Fatkini y polémica XXL

Texto: Mariana Israel


“¡Me has inspirado tanto, Gabi!”, “¡Fatkini, revolución!”, “¡Me encanta!”, son solo un puñado de los comentarios que la bloguera Gabi Gregg recibe a diario en su cuenta de Facebook, Gabifresh. ¿El motivo? Su creación, el Fatkini, un traje de baño para mujeres curvilíneas que lanzó con la marca Swimsuits For All, y que se ha convertido en el boom de la temporada.

Gabi Gregg luce su Fatkini. / Foto: Facebook GabifreshGabi Gregg luce su Fatkini. / Foto: Facebook Gabifresh



Hay mujeres que se sienten representadas en esta prenda (“¡por fin algo para nosotras, las rellenitas!”). Otras, perciben el nombre –una combinación entre fat (gordo) y bikini– como una ofensa. Y están los que ven detrás de este fenómeno de la moda de tallas grandes en general, un mensaje en favor de la obesidad. Fatkini y polémica.


[Relacionado: No creas en falsos milagros de salud]


¿Un nombre desafortunado?

“¿Por qué no Bigkini en lugar de Fatkini? En serio, ¿nos insultan a la vez que tratan de alentarnos?”, opinó una lectora de Yahoo! Shine, Suebaru, en los comentarios de una nota publicada en el sitio sobre el tema. No es la única: muchas mujeres se sintieron ofendidas por el nombre de la marca, que ni siquiera fue autoría de Gregg.


¿Es realmente un bikini?

“No entiendo. Si un dos piezas es más manejable, hay muchos tankinis disponibles en el mercado… Exhibir una franja de piel entre el busto y la prenda inferior, no parecería valer la pena. Este no es realmente un bikini… es un dos piezas”, comentó otra lectora, Rue riposte. Algunas usuarias no ven la originalidad del Fatkini; no piensan que sea estrictamente un bikini para curvilíneas, sino un traje de dos prendas rebautizado.


[Relacionado: ¿Es posible ser una gordita feliz?]


Sin stock

Otro de los problemas que tuvo que afrontar Gabi fue el furor por el Fatkini, que llevó a que colapsaran las ventas. “Los trajes se estaban vendiendo tan rápidamente y los niveles de inventario se movían a tal velocidad que el sistema no fue capaz de detectar que (uno de los modelos) se había agotado, hasta que ya era tarde y seguía aceptando órdenes de compra”, explicó Gregg desde su Facebook. En resumen, comprabas el Fatkini y no lo recibías, simplemente porque no quedaban más. Inmediatamente, la firma Swimsuits For All les ofreció un descuento a los compradores y les aseguró que no se les cobraría nada que no hubieran recibido.


¿Mensaje a favor de la obesidad?

La última polémica que el Fatkini está surfeando es si porta un mensaje proobesidad o no. Esta controversia no es nueva: cada tanto resurge impulsada por el lanzamiento de tallas grandes. Mientras que algunas lo interpretan como un signo de inclusión, otras creen que se está promoviendo la gordura y un estilo de vida poco saludable.


[Relacionado: ¿Qué ves cuando te miras desnuda frente al espejo?]


En este caso, lo que nos queda por preguntarle a estos críticos es: ¿qué tienen para decir de las firmas de moda internacionales que suben a sus pasarelas a modelos raquíticas? Ese tampoco es un estilo saludable de vida, ¿o sí?

La respuesta de Gregg ante este dilema es muy práctica: “No importa cómo te sientas con respeto a la obesidad; si las norteamericanas están engordando tiene sentido que las empresas amplíen sus tallas. Si no, no sobrevivirán”, señaló la bloguera al diario New York Post.


¿Tú qué piensas del Fatkini? ¿Crees que está promoviendo la obesidad o es solo una respuesta a un mercado de mujeres que quieren lucir bien, con todo y libras de más?

Fuente: Yahoo! Shine (shine.yahoo.com) y New York Post (nypost.com).

Cargando...

 
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribe el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debe activar los cookies de su explorador para ver sus citas más recientes.
 
Inicia sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.