U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,585.62
    -54.85 (-1.51%)
     
  • Dow Jones

    28,725.51
    -500.10 (-1.71%)
     
  • Nasdaq

    10,575.62
    -161.89 (-1.51%)
     
  • Russell 2000

    1,664.72
    -10.21 (-0.61%)
     
  • Petróleo

    79.74
    -1.49 (-1.83%)
     
  • Oro

    1,668.30
    -0.30 (-0.02%)
     
  • Plata

    19.01
    +0.30 (+1.62%)
     
  • dólar/euro

    0.9801
    -0.0018 (-0.19%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8040
    +0.0570 (+1.52%)
     
  • dólar/libra

    1.1166
    +0.0043 (+0.38%)
     
  • yen/dólar

    144.7200
    +0.2770 (+0.19%)
     
  • BTC-USD

    19,206.29
    -92.22 (-0.48%)
     
  • CMC Crypto 200

    443.49
    +0.06 (+0.01%)
     
  • FTSE 100

    6,893.81
    +12.22 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    25,937.21
    -484.84 (-1.83%)
     

3 decisiones que los padres de chicos tienen que tomar hoy

Los padres de niños pequeños tienen una responsabilidad única de cuidarlos y criarlos hasta que sean independientes. Esto no es nada fácil y menos hoy en día cuando la vida es tan complicada. El día a día de bañarlos, vestirlos, darles de comer, llevarlos a la escuela, llevarlos al doctor nos consume. Pero, de vez en cuando, tenemos que apartarnos de las tareas cotidianas y pensar qué pasaría con ellos si por un accidente ya no estamos.

Si bien son pocas las personas que piensan en la muerte prematura, los padres de niños pequeños no pueden darse el lujo de evitar una conversación incómoda. Tienen que tenerla. Según un estudio reciente de Harris Interactive, la mayoría de adultos en el país no tienen un testamento y para nosotros los latinos, la estadística es escalofriante: solo 1 de cada 4 adultos latinos tiene un testamento.

Si tienes niños pequeños son tres las preguntas que debes hacerte cuanto antes para asegurarte de que tu muerte repentina no se convierta en una pesadilla interminable para tus hijos:

¿Quién será el beneficiario de nuestras pólizas de seguro de vida?

Por lo general, uno pone a su cónyuge como el beneficiario de una póliza de seguro de vida. Pero, ¿qué tal si ambos mueren? Por eso, deben tener un beneficiario contingente nombrado que reciba el dinero si el primer beneficiario fallece antes (o al mismo tiempo). Pero, si tienes niños pequeños tampoco puedes dejarles el dinero directamente porque obviamente no pueden administrarlo. Una solución es establecer un fideicomiso ("trust" en inglés) y que el fideicomiso sea el beneficiario. Las personas que se benefician de los bienes del fideicomiso son tus hijos pero un fideicomisario ("trustee" en inglés) es un adulto responsable que ustedes nombran para administrar los bienes de sus hijos hasta que alcancen la mayoría de edad. Hacer esto requiere un abogado experimentado en fideicomisos pero no es tan caro y vale la pena si hay cientos de miles o millones de dólares en juego con la póliza de seguro.

¿Quién debe tener la custodia de nuestros hijos si ambos morimos?

Esta pregunta es quizás la más difícil que unos padres deben plantearse pero también es la más importante. Si tú y tu pareja no toman esta decisión, entonces estarán exponiendo a tu familia a discusiones y divisiones justo cuando están sufriendo la pérdida de dos parientes. Siempre deben de consultar con las personas a quienes piensan darle la custodia para asegurarse de que están cómodos con su decisión. Si no lo están, no se molesten con ellos; es una gran responsabilidad y no todos son valientes.

¿Qué tratamientos deseamos en caso de que tengamos un accidente muy grave?

Los accidentes no siempre causan la muerte repentina. Muchas veces pueden dejar a las personas en un estado de salud crítico donde no pueden tomar decisiones por sí mismos. En esos casos, los doctores necesitan saber qué tratamientos extraordinarios uno quiere (o no quiere) si está imposibilitado de comunicarse. Estas situaciones ya han sido contempladas y existen formularios estándares que uno puede llenar conocidos como "Advanced Directives" (también tienen otros nombres). Estos formularios te dan la oportunidad de indicar con exactitud qué tratamiento quieres y no quieres en distintas situaciones. Estos se debe llenar, firmar delante de un notario y luego dejar copias en la casa, con un pariente de confianza, en tu hospital local y en la oficina de tu doctor para que sea fácil revisarlos en caso de que ocurra un accidente. Así tus hijos no tendrán que vivir con las consecuencias de decisiones tomadas bajo presión.

Estos temas no son fáciles pero son muy importantes. No esperes para tomar estas decisiones porque una vez que ocurra un accidente ya no habrá nada qué hacer. Tus hijos te lo agradecerán.