U.S. markets open in 3 hours 7 minutes
  • F S&P 500

    3,736.00
    -8.25 (-0.22%)
     
  • F Dow Jones

    30,187.00
    -2.00 (-0.01%)
     
  • F Nasdaq

    12,991.25
    -114.25 (-0.87%)
     
  • RTY=F

    2,113.60
    +9.30 (+0.44%)
     
  • Petróleo

    52.77
    -0.08 (-0.15%)
     
  • Oro

    1,845.10
    -3.80 (-0.21%)
     
  • Plata

    25.40
    +0.01 (+0.04%)
     
  • dólar/euro

    1.2108
    -0.0003 (-0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    1.0140
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    33.73
    +10.71 (+46.52%)
     
  • dólar/libra

    1.3672
    -0.0019 (-0.14%)
     
  • yen/dólar

    104.2980
    +0.2260 (+0.22%)
     
  • BTC-USD

    31,678.52
    +334.64 (+1.07%)
     
  • CMC Crypto 200

    638.52
    +10.86 (+1.73%)
     
  • FTSE 100

    6,492.47
    -74.90 (-1.14%)
     
  • Nikkei 225

    28,197.42
    -437.79 (-1.53%)
     

El cuidado de los ancianos: un reto para las familias latinas

Según las últimas cifras del Departamento de Salud y Servicios Humanos del gobierno federal, la población de personas mayores de 60 años de edad supera los 41 millones, lo que representa el 13.2% de la población total. Se espera que para el 2020, esta cifra aumente hasta llegar a más de 72 millones de personas de la tercera edad. Los estados con mayor índice de personas de 60 años o más son California, Florida, Texas y Nueva York.

Debido a este incremento, muchas familias — especialmente familias latinas — han tenido que tomar un papel activo en el cuidado de sus padres. Esto crea un nivel de estrés y presión muy grande para las personas que tienen esta responsabilidad. Imagínate por un momento como es un dia típico para un hija quien tiene que cuidar de sus padres y sus hijos:

Escuchas el despertador, te levantas como si no hubieras dormido nada. Preparas el desayuno de tu esposo, de tu hijo, de tu bebé, de tus padres, de tu perro y solo te tomas un café para aumentar la adrenalina y comenzar el día. Te das cuenta de que tu hijo tiene la camisa al revés y todavía te falta amarrarle los cordones de los zapatos. Tu esposo se despide apurado para ir a trabajar y tratar de evadir el tráfico. Tus padres te ayudan en lo que pueden, debido a las limitaciones de su avanzada edad. Te preparas en 10 minutos incluyendo: ropa, accesorios y maquillaje. Agarras tu cartera, montas a los niños en el carro y te despides de tus padres. Tus hijos ya llegaron sanos y salvos a la guardería y a la escuela. De camino al trabajo, te invade una sensación de tristeza por dejar a tus padres ancianos, solos en una casa llena de tecnología que sabes que no van a comprender.

¿Qué se puede hacer para aliviar un poco el estrés des esta situación? Existen varias alternativas que ofrecen una mejor calidad de vida para los abuelos, las cuales detallamos a continuación.

Actividades sin costo para los ancianos

Existen lugares que ofrecen actividades gratuitas como las bibliotecas públicas y los centros comerciales. Las primeras ofrecen clubes de literatura para adultos, mientras que los segundos organizan caminatas matutinas para empezar el día ejercitado y con ganas de unirse a los clubes de ajedrez o juegos de mesas que también tienen. Los líderes de las actividades están entrenados para enfrentar cualquier situación que ocurra, teniendo en cuenta el movimiento físico limitado de las personas ancianas. Estos lugares permiten que los ancianos socialicen y reciban el afecto que tanto necesitan. Además, las grandes cadenas minoristas ofrecen talleres de manualidades, jardinería y pintura para fomentar el ejercicio físico y mental.

Los centros de actividades y de cuidado también son una opción

Existen varios centros que brindan servicios médicos, actividades y excursiones para las personas de edad avanzada. Sin importar el tipo o la ubicación de los centros de ancianos, las actividades juegan un papel vital en ayudar a los residentes con sus capacidades físicas y a vivir con la mayor plenitud posible. Las actividades deben ser diseñadas no solo para respetar las preferencias y necesidades de los residentes, sino también para ayudarlos a nivel corporal, mental y espiritual.

Es evidente que una mezcla de actividades físicas, desafío intelectual, socialización, espiritualidad o contemplación silenciosa contribuyen a una vida plena.

También incorporar actividades dentro del hogar como invitarlos a ver una película, cocinar juntos, leer un libro o hasta jugar con la consola de juegos de video como el Wii, son dinámicas que estimulan y garantizan que sus mentes y cuerpos se mantengan activos, saludables y alertas.


Quizás te interese:

Una vida saludable puede reducir el costo del seguro

Cómo disfrutar el verano sin gastar mucho dinero

La nueva realidad: somos más pobres