U.S. Markets closed

Remodelar tu casa, 3 apuntes para reflexionar

Mike Periu
Tu seguro
Antes de hacer cualquier gasto, piensa si tu casa necesita un cambio o no / Foto: Thinkstock

Todos queremos vivir una vida cómoda y la manera en que tenemos arreglada la casa afecta mucho esa comodidad. La realidad es que comprar una casa más grande o más nueva, no está al alcance de millones de latinos. La posibilidad de financiar la compra de una casa sigue siendo muy difícil, dadas las estrictas normas que mantienen los bancos al momento de aprobar préstamos. Tampoco ayuda que los latinos sufrimos de sueldos más bajos y mayores deudas en las tarjetas de crédito, en comparación con otros grupos. Con un panorama financiero difícil, por lo menos a corto plazo, muchos optan por arreglar o remodelar sus casas en vez de comprar algo mejor. La pregunta es si esto realmente vale la pena o si es mejor simplemente ahorrar el dinero y esperar a que la situación económica mejore.

[Relacionado: Ahorra dinero en la compra de muebles]

Primero, pregunta por qué quieres remodelar tu casa. Una remodelación –por pequeña que esta sea– requiere dinero, tiempo y esfuerzo. Es una inversión grande. Una remodelación sencilla de un baño pequeño puede costar varios miles de dólares y eso asumiendo que no hay problemas. Así que es importante saber por qué vas a hacer esta remodelación. La mejor respuesta es porque quieres mayor comodidad para tu familia. Si necesitan más espacio, mejor organización, un baño más amplio, etc., entonces es un buen motivo. Si haces una remodelación para aumentarle el precio de venta de tu casa o para generar un retorno alto en la inversión que haces, entonces debes pensarlo dos veces.

Segundo, considera la realidad económica de la remodelación. La realidad económica de una remodelación es que no genera un beneficio financiero. En la gran mayoría de casos, uno no puede recuperar el costo de remodelación al momento de vender la casa. Según varios estudios realizados por Remodeling Magazine, por cada dólar que uno gasta en remodelación solo se recuperan entre 40 y 85 centavos al momento de vender la casa. Simplemente no es una inversión rentable.

[Relacionado: Simplifica tu vida financiera]

Tercero, opta por remodelaciones con los mejores rendimientos. Si el propósito de la remodelación es mejorar la calidad de vida de tu familia y a pesar de la realidad económica quieres seguir adelante, entonces debes considerar aquellos proyectos con el rendimiento más alto para que no le cueste tanto a tu bolsillo. Los proyectos de bajo presupuesto, que recuperan al menos 75 centavos por cada dólar invertido incluyen el reemplazo de la puerta de entrada, la construcción de una terraza de madera, el reemplazo de la puerta del garaje y cambios leves a una cocina como actualizar el “look” de los gabinetes. Con respecto a proyectos de presupuesto alto (más de $10,000), el único que recupera al menos 75 centavos por dólar invertido es el cambio del revestimiento (siding, en inglés) de la casa. Los demás proyectos como: hacer un baño nuevo o hacer totalmente una cocina u otra expansión recuperan menos de 60 centavos por cada dólar gastado.

[Relacionado: Gasta menos y disfruta más la primavera]

Entonces, ¿vale o no vale la pena? Desde el punto de vista estrictamente financiero, la respuesta es no, no vale la pena. ¡Pero nosotros no somos robots económicos! Somos personas y tenemos derecho a disfrutar nuestras casas. Mientras que entiendas claramente la realidad económica, entonces puedes seguir adelante con tu proyecto.