Mercados cerrados
1 / 12

Game of Thrones

Coste por episodio: más de 15 millones de dólares
Cuando se estrenó GoT en 2011, se dijo que cada episodio costaba alrededor de 6 millones de dólares, pero para la próxima entrega en 2018-2019 esta cifra se ha más que duplicado. A pesar de que la octava y última temporada serán las más cortas (solo seis episodios), con capítulos casi tan largos como un largometraje -que cuestan 15 millones de dólares cada uno-, seguramente seguirá siendo una de las joyas de la corona de HBO.

Cuánto cuesta hacer un episodio de los programas que ves

La temporada televisiva de otoño ya está en marcha y mientras todos nos instalamos cómodamente frente al televisor, ¿podemos reflexionar acerca de cuánto cuesta hacer algunos de los programas de televisión que vemos actualmente?

Gracias al hecho de que hay plataformas no convencionales que están invirtiendo en producción propia (se estima que Netflix gastará alrededor de 6.000 millones de dólares en contenido original o adquirido este año), cada vez más programas están encontrando su grupo de seguidores sin que sea necesaria la ayuda de Hollywood.

Apple, HBO, Amazon, Netflix y otros están abarcando gran parte del contenido con programas como Game of Thrones, The Crown y Stranger Things. En relación a Game of Thrones, un número de Variety publicado recientemente sugiere que cada episodio de las últimas temporadas de las series cuesta más de 15 millones de dólares. Aunque estos casos son un extremo, hay otros programas que también tienen precios considerables.

Apple invierte cada vez más en este ámbito: la compañía declaró un presupuesto de 1.000 millones de dólares para programas de televisión originales. HBO gastó aproximadamente 2.000 millones de dólares en contenido en 2016, y está previsto que Amazon invierta 4.500 millones en contenido audiovisual esta temporada.

Este es el presupuesto que, de acuerdo a los hallazgos de Variety, es necesario para producir cada episodio de algunos de tus programas favoritos.

Todas las cifras están en dólares estadounidenses.

Kathryn Kyte