U.S. Markets open in 4 hrs 11 mins
1 / 10

Megamansión sobre un acantilado en México

Sin contar la casa de un cuidador de 186 metros cuadrados en la entrada de la propiedad, la casa tiene seis dormitorios y ocho baños. Fuente de la imagen: Christie’s International Real Estate via Bloomberg.

FOTOS | Megamansión sobre acantilado de 13 millones de dólares, a la venta en México

James Tarmy. Bloomberg

Dick Butera, promotor inmobiliario y alguna vez propietario del Hotel Jerome de Aspen, regularmente sale de la ciudad con destino a México durante la Navidad.

Hace catorce años compró una casa en Careyes, México, ubicada en la costa del Pacífico al sur de Puerto Vallarta, y un año más tarde descubrió que estaba a la venta una península cercana de poco más de una hectárea, así que también la compró. “No me costó mucho decir: ’este es un terreno inusual’”, comentó.

Trajo al arquitecto Manolo Mestre, de Ciudad de México, cuya primera reacción según Butera, fue “oh, Dios mío”.

Butera decidió construir una casa en la propiedad y quería hacerlo rápido. “Tuve una reunión en el lugar con el superintendente y le dije: ’debe entender que a mi edad [Butera ahora tiene 82 años], cada Navidad es un gran porcentaje de las que me quedan y si puede hacer que se construya antes de esta próxima Navidad, le daré un bono del 5 por ciento a todos’”.

Reunió a 250 constructores y artesanos para completar el proyecto, construyó una aldea cercana donde los trabajadores pudieran dormir y comer, “y se convirtió en una especie de secta, tratando de terminar esta casa a tiempo”, detalló Butera. En total, la mansión de casi 1.700 metros cuadrados se completó en 11 meses.

Momento de vender

Ahora, Butera la pondrá a la venta con Scott Davidson de Christie’s International Real Estate por US$13 millones, “aunque luego veo los videos de la propiedad y me hacen no querer venderla”, admitió.

Por un tiempo, Butera pasaba de 12 a 16 semanas al año en la casa. El resto del año, la propiedad estaba casi vacía. La familia se quedaba en ella ocasionalmente y con menos frecuencia la alquilaba durante una semana para una subasta de caridad.

Butera decidió desprender de la propiedad una vez que su hijo se enamoró del golf. No hay una cancha cerca de la casa en Careyes, indicó, “y tengo 82 años, y no soy un multimillonario, y no soy de ir a fiestas. No puedo tener esa propiedad inmobiliaria allí”. Su plan es vender la casa y comprar otra en Estados Unidos con un campo de golf, para que su hijo pueda desarrollar su pasión.

“Sin embargo, todos están sorprendidos de que yo la esté vendiendo”, aseguró Butera. “Es más que una casa”.

Otras galerías de fotos relacionadas que te pueden interesar:

Esta casa inteligente de Los Ángeles puede ser manejada con un móvil

La mejor villa privada de Europa está en Ibiza y cuesta 220.000 euros a la semana

Así es la casa más cara que jamás se ha ofertado en una subasta