U.S. Markets closed
1 / 11

The Equanimity por dentro

Foto: AP Photo/Ambros Boli Berani

FOTOS | Dentro del súperyate de 130 millones de dólares que nadie quiere comprar

(Bloomberg) — Tiene gimnasio, piscina, galería, salón de belleza y helipuerto, por no mencionar el espacio para 22 invitados, y se vende a la mitad del precio de compra. Sin embargo, encontrar un comprador para el súperyate Equanimity, uno de los activos más llamativos en el corazón del escándalo de 1MDB, no es tarea fácil.

El barco se destaca entre las posesiones vendidas por las autoridades de Malasia, dispuestas a recuperar fondos supuestamente perdidos por el fraude masivo que provocó investigaciones en todo el mundo y envolvió a Goldman Sachs y al exprimer ministro de Malasia, Najib Razak.

El antiguo propietario del yate, el empresario fugitivo Low Taek Jho, ha sido descrito como una figura central en el escándalo de miles de millones de dólares. Jho Low y otros son acusados por las autoridades de desviar fondos de 1MDB para uso personal, incluido Equanimity, comprado en 2014 por un valor estimado de US$250 millones.

Con un precio base de US$130 millones, el especialista en yates Burgess, el único corredor de la venta, asegura que actualmente hay pocas embarcaciones de igual tamaño en el mercado. Sin embargo, un esfuerzo inicial para vender el barco durante una subasta en noviembre de 2018, después de que el Tribunal del Almirantazgo de Malasia dictaminara que el gobierno de Malasia y el 1MDB eran los legítimos propietarios del barco, no logró conseguir un comprador.

Los posibles compradores presentaron ofertas selladas al Comisario del Tribunal Superior de Malaya. Solo después de que se presentaron las ofertas, se reveló el valor de tasación de US$130 millones. “Algunos oferentes fueron oportunistas en sus precios”, asegura Sitpah Selvaratnam, un consultor de la firma de abogados Tommy Thomas y asesor de la transacción.

“Tal como está ahora, la orden es que no estamos negociando nada por debajo de los US$100 millones”, explica Selvaratnam. “Claramente no es una venta urgente. Vamos a conseguir lo que vale”.

Algunos compradores potenciales acostumbrados a medir súperyates a lo largo de las costas del sur de Europa no han estado dispuestos a viajar a la base naval cerca de Kuala Lumpur que alberga a Equanimity. Pero Burgess sigue hablando con hasta 20 compradores interesados en el barco, según el corredor principal de la venta, Rupert Nelson, con intereses en Medio Oriente, Rusia y otras partes de Asia. “Algunos de ellos son grandes nombres en la familia de la navegación”, dice. “Algunos también son grandes nombres en otras áreas”.

La venta no ocurrirá lo suficientemente pronto para el gobierno de Malasia, que actualmente está gastando hasta US$500.000 al mes en el mantenimiento del barco.

Equanimity es parte de un tesoro de posesiones ostentosas que una vez fue propiedad de Low y ahora es objeto de disputas legales y confiscaciones de activos en todo el mundo. EE.UU. ha presentado demandas de decomiso contra US$1.700 millones en activos que supuestamente fueron adquiridos con dinero malversado de 1MDB, incluyendo un diamante en forma de corazón de US$1,29 millones y un colgante de diamantes de US$3,8 millones que Low regaló a la modelo australiana Miranda Kerr, así como una pintura de Picasso de US$3,2 millones que Low regaló al actor Leonardo DiCaprio. Ambas celebridades han entregado los regalos a las autoridades estadounidenses.

Low ha reiterado su inocencia y enfrenta cargos que incluyen lavado de dinero en Malasia. Fue acusado en ausencia, ya que se desconoce su paradero.