U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,026.12
    -1.14 (-0.03%)
     
  • Dow Jones

    34,347.03
    +152.97 (+0.45%)
     
  • Nasdaq

    11,226.36
    -58.96 (-0.52%)
     
  • Russell 2000

    1,869.19
    +5.67 (+0.30%)
     
  • Petróleo

    76.28
    -1.66 (-2.13%)
     
  • Oro

    1,754.00
    +8.40 (+0.48%)
     
  • Plata

    21.43
    +0.06 (+0.29%)
     
  • dólar/euro

    1.0405
    -0.0008 (-0.07%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6910
    -0.0150 (-0.40%)
     
  • dólar/libra

    1.2091
    -0.0023 (-0.19%)
     
  • yen/dólar

    139.1000
    +0.5100 (+0.37%)
     
  • BTC-USD

    16,580.59
    +9.05 (+0.05%)
     
  • CMC Crypto 200

    386.97
    +4.32 (+1.13%)
     
  • FTSE 100

    7,486.67
    +20.07 (+0.27%)
     
  • Nikkei 225

    28,283.03
    -100.06 (-0.35%)
     

Las galletas Chiquilín se inspiraron en un niño prodigio con una vida increíble

Hace más de un siglo, concretamente en 1907, nació en Bilbao la reconocida empresa de galletas Artiach. No puede decirse que les fueran mal las cosas en sus primeros años, pero el negocio familiar dio un gran impulso un par de décadas después gracias al amor por el cine de uno de sus miembros y a una brillante decisión de marketing. Así fue como nació una de las marcas más reconocidas en España y que hoy en día sigue vigente: las galletas Chiquilín.

Logotipo de las galletas Chiquilín, claramente inspirado en la figura de Jackie Coogan y sus papeles como niño humilde y simpático. Fuente: Artiach
Logotipo de las galletas Chiquilín, claramente inspirado en la figura de Jackie Coogan y sus papeles como niño humilde y simpático. Fuente: Artiach

Su artífice fue Gabriel Artiach Gárate, responsable de la expansión de la compañía y gran cinéfilo, una pasión que le sirvió para escoger un naming y una imagen de marca que han pasado a la historia.

Gabriel solía acudir al cine para despejarse después del trabajo, y fue allí donde descubrió a Jackie Coogan, un jovencísimo actor que deslumbró al mundo con su papel en la película “El Chico”, nada menos que junto a Charles Chaplin. En la cinta, el niño prodigio hacía el papel de un tierno huérfano, vestido con un característico peto de tirantes y una gorra de gran tamaño.

Escena de la película
Escena de la película "El Chico", uno de los éxitos que lanzó a la fama a 'Chiquilín' y que enamoró al mismísimo Chaplin. Fuente: A contracorriente films

En los años 20 era bastante habitual en España poner apodos a los actores de moda: a Buster Keaton le llamaban ‘el Pamplinas’, Laurel y Hardy eran ‘el Gordo y el Flaco’… y al joven Jackie Coogan lo bautizaron como ‘Chiquilín’.

La combinación de nombre y estilo le pareció a Gabriel Artiach que funcionaría para una galleta, así que se lanzó a registrar la marca ‘Chiquilín’. En 1927 el producto ya era una realidad, que pronto se convirtió en todo un éxito de la compañía bilbaína apoyado por una inconfundible línea gráfica. Basta con fijarse en el logo para apreciar claramente que evoca a la joven estrella de Hollywood.

Histórico cartel de Chiquilín realizado por Emilio Ferrer y presente en el museo BBAA de Bilbao. Fuente: Bilbao Museoa
Histórico cartel de Chiquilín realizado por Emilio Ferrer y presente en el museo BBAA de Bilbao. Fuente: Bilbao Museoa

Curiosamente, la evolución en las décadas posteriores de las galletas Chiquilín y del Chiquilín actor guardan bastantes similitudes, alternando éxitos, fracasos y ‘resurrecciones’. Como si del guión de una película se tratase…

Artiach experimento un gran crecimiento y llegó a tener hasta 800 trabajadores en su fábrica, pero las terribles inundaciones que azotaron Bilbao a principios de los 80 la dejaron seriamente dañada. La familia Artiach tuvo que vender la empresa al grupo Nabisco, que trasladó el negocio al actual emplazamiento de Orozco. Tras pasar por manos de diversas multinacionales, las galletas Chiquilín siguen más vivas que nunca y guardan un lugar de privilegio en el corazón de los consumidores (y en su cesta de la compra).

La publicidad de las galletas Chiquilín solía tener como protagonistas a jóvenes sonrientes, una asociación con lo que transmitía el actor en el que se inspiró su nombre. Fuente: Antiguos anuncios de antes
La publicidad de las galletas Chiquilín solía tener como protagonistas a jóvenes sonrientes, una asociación con lo que transmitía el actor en el que se inspiró su nombre. Fuente: Antiguos anuncios de antes

Jackie Coogan, por su lado, pasó de ser una estrella a nivel mundial a prácticamente caer en el olvido, eclipsado por nuevos rostros infantiles como Shirley Temple. Pero lo peor estaba por llegar, ya que su familia le estafó y dilapidó la fortuna que había acumulado con sus actuaciones siendo menor de edad. Tras desaparecer de los focos se alistó en el ejército y combatió en importantes batallas de la Segunda Guerra Mundial. El que fuera Chiquilín tuvo un inesperado regreso a la fama muchos años después, interpretando al tío Fétido en la serie La familia Addams. Una vida de película...

Imágenes de Jackie Coogan caracterizado como Fétido Addams, su último gran papel. Fuente: Wikipedia
Imágenes de Jackie Coogan caracterizado como Fétido Addams, su último gran papel. Fuente: Wikipedia

Vídeo | Cómo abrir una lata de refresco gracias a la ayuda de un rotulador