U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,647.29
    -7.75 (-0.21%)
     
  • Dow Jones

    29,134.99
    -125.82 (-0.43%)
     
  • Nasdaq

    10,829.50
    +26.58 (+0.25%)
     
  • Russell 2000

    1,662.51
    +6.63 (+0.40%)
     
  • Petróleo

    78.43
    -0.07 (-0.09%)
     
  • Oro

    1,636.30
    +0.10 (+0.01%)
     
  • Plata

    18.35
    +0.02 (+0.10%)
     
  • dólar/euro

    0.9590
    -0.0007 (-0.08%)
     
  • Bono a 10 años

    3.9640
    +0.0860 (+2.22%)
     
  • dólar/libra

    1.0710
    -0.0021 (-0.20%)
     
  • yen/dólar

    144.8540
    +0.0630 (+0.04%)
     
  • BTC-USD

    19,136.30
    +5.84 (+0.03%)
     
  • CMC Crypto 200

    436.57
    -22.57 (-4.92%)
     
  • FTSE 100

    6,984.59
    -36.36 (-0.52%)
     
  • Nikkei 225

    26,571.87
    +140.32 (+0.53%)
     

Revlon, la marca de cosméticos de actrices y modelos, en bancarrota para salvarse

·3  min de lectura

Cindy Crawford, Elle Macpherson, Audrey Hepburn, Melanie Griffith, Julianne Moore y Emma Stone son solo algunos de los nombres de supermodelos y actrices que a lo largo de los años han estado vinculadas a Revlon por sus campañas publicitarias. Ahora, nueve década después de su fundación y no sin algún que otro tropiezo por el camino, la conocida marca de cosméticos se ha declarado en bancarrota acuciada por unas cuentas que no le salen.

Revlon espera poder seguir operando tras declararse en bancarrota y ganar tiempo para solucionar sus problemas económicos. (Foto: Justin Sullivan/Getty Images)
Revlon espera poder seguir operando tras declararse en bancarrota y ganar tiempo para solucionar sus problemas económicos. (Foto: Justin Sullivan/Getty Images)

Su aspiración, explican en The Guardian, en refinanciarse con la obtención de unos 575 millones de dólares y poder seguir operando aferrándose a la protección por bancarrota del Capítulo 11 en los EE. UU. La deuda, el aumento del coste de producción, la competencia y los problemas en la cadena de suministros le han llevado hasta este punto.

“La presentación de hoy permitirá a Revlon ofrecer a nuestros consumidores los productos icónicos que hemos entregado durante décadas, al tiempo que brinda un camino más claro para nuestro crecimiento futuro”, ha dicho a través de un comunicado Debra Perelman, presidenta y directora ejecutiva de Revlon desde 2018. Su padre, el multimillonario Ron Perelman, adquirió la compañía en los ochenta a través de una adquisición hostil, recuerdan en el mencionado diario británico.

Fundada en Nueva York en 1932 por los hermanos Revson y el químico Charles Lachman, informa El País, salieron al mercado con un esmalte de uñas y después fueron ampliando su catálogo pasando de la manicura a la barra de labios. Con la adquisición de otras marcas y nuevos lanzamientos su catálogo se ha ido incrementando a lo largo del tiempo. A día de hoy bajo su sello se pueden adquirir también productos para el cabello, por ejemplo.

Una de sus mejores épocas fue después de la Segunda Guerra Mundial, cuando ocupaba el segundo puesto dentro del mercado de los cosméticos en Estados Unidos. Desde ahí empezó su expansión internacional. Fueron buenas décadas para la marca que en los años ochenta y noventa recurrió a muchos rostros conocidos del cine y la pasarela (siguió haciéndolo después) para sus anuncios.

Actualmente, donde la competencia en el mundo de la cosmética es mucho más feroz que en el momento de su nacimiento y expansión, su marca se encuentra en el puesto 22, según la revista especializada en moda WWD, citada por The Guardian. Los problemas que le han llevado a declararse en bancarrota provienen de antes de la pandemia, pero se intensificaron con ella. Señalan en el diario británico que el uso de mascarillas hizo caer las ventas de pintalabios y que en el caso Revlon en 2020 sus ventas cayeron un 20%. Aquel año evitaron la bancarrota, pero este y tras un repunte de las ventas en el primer trimestre de alrededor de un 8%, no han podido.

En los últimos meses, además de al descenso de las ventas, han tenido que hacer frente a problemas con la cadena de suministros que llegaron a impedirles cumplir con los plazos de algunos clientes. El aumento de los costes de producción y de las materias primas también les ha afectado. Con este movimiento, Revlon confían en poder salvarse.

EN VÍDEO | La pastelería de Madrid donde degustar dulces neoyorquinos a más de 5.000 kilómetros de la Gran Manzana