Mercados cerrados

La forma más rápida y legal de comprarse un pasaporte

Maribel Rodrigo.- Mientras en Cataluña las espadas siguen en alto a cuenta de la proclama independentista ilegal y el Gobierno británico busca maneras para mantener abierta la puerta de Europa tras el Brexit, algunos ciudadanos han dado con una fórmula sencilla para moverse por el mundo con soltura. Y es que hacerse con determinados pasaportes es sinónimo de abrirse las puertas a países interesantes para vivir, viajar y hacer negocios.

Hablamos de una fórmula sencilla, que no barata. Pero si el dinero no da la felicidad, ayuda a comprar cosas que nos hacen un poco más felices… y libres. Como explica CNN, los viajeros más adinerados del mundo no tienen que preocuparse por las filas de inmigración en los aeropuertos. Su participación en los denominados programas de ciudadanía por inversión (CIP, por sus siglas en inglés) les permite hacerse con pasaportes para viajar casi sin límites.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Los mejores pasaportes para viajeros adinerados
¿Cuál es el pasaporte más poderoso del mundo?

Pasaporte y dinero. Foto de Getty Images

Estos programas permiten a los extranjeros conseguir la ciudadanía a cambio de invertir en la economía del país, generalmente en el desarrollo de las infraestructuras o comprando deuda pública. La inversión requerida varía según las necesidades del país y las ventajas que dé su pasaporte.

El problema es que este ‘mercado’ no está al alcance de cualquiera. La mayoría de personas que hacen este tipo de inversiones son empresarios con un alto patrimonio neto, de entre los 2 y los 15 millones de dólares. Así que quienes tengan dinero pero su pasaporte no sea demasiado ‘diplomático’, tienen en estos programas CIP una solución para viajar por el mundo con más libertad.

¿Cuál es el pasaporte más atractivo hoy, el que da entrada a más países? Sin duda alguna, el alemán. Las personas que lo consigan pueden viajar a 177 países de todo el mundo sin necesidad de visa. Le sigue Suecia (175) y, en tercer lugar, el grupo integrado por Dinamarca, Finlandia, Italia, España (¡¡sorpresa!!) y Estados Unidos, cuyo pasaporte permite circular libremente por 174 países. Resulta curioso ver que la siempre diplomática y cosmopolita Suiza queda bastantes puestos más abajo.

Son datos del ranking que desde hace 12 años publica Henley & Partners en colaboración con la asociación de transporte aéreo IATA. Los pasaportes que menos movilidad dan corresponden a países conflictivos y de ideas radicalizadas, tales como Afganistán (sus ciudadanos apenas pueden viajar libremente a 24 países), Irak, Pakistán, Siria y Somalia.

Si alguien duda del mecanismo, dejemos claro que el concepto empezó en 1984 en el Caribe como una forma de atraer inversión extranjera directa, pero durante los últimos años se han estandarizado en países desarrollados como Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Asutria y otros países en Europa.

La riqueza no siempre está vinculada al respeto de la legalidad internacional, en particular por parte de países donde no se respetan los derechos humanos. Teniendo en cuenta esto, habrá que vigilar que estas nuevas fórmulas de adquirir la ciudadanía no se conviertan en un coladero para radicales.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias