Mercados cerrados

Lo que deberías saber sobre un anticipo del 20% en la hipoteca

Un 20% de anticipo es mucho (conocido como entrada en algunos países como España o down payment en inglés). Es lo que la mayoría de bancos quieren por parte de un posible comprador de vivienda.

Para quien está dispuesto a comprar una casa, probablemente signifique una tasa hipotecaria más baja, unos pagos mensuales más reducidos y un mayor capital para la vivienda. Para los prestamistas, esto es una señal de que el comprador cuenta con los medios necesarios para poseer una residencia.

Pero no todo comprador puede poner un 20% del valor de una vivienda como anticipo, especialmente con el aumento de los precios a nivel nacional en Estados Unidos. En agosto, el precio promedio de una vivienda escaló un 5,6% desde el año anterior, hasta los 253.500 dólares. Esto supone el 66º aumento de precio anual consecutivo.

Aquí van tres cosas que deberías saber sobre los anticipos del 20%.

[También te puede interesar: Si deseas comprar una casa, asegúrate de haber hecho esto primero]

Foto de Getty Images.

1. Sin él, pagas más

La mayoría de prestamistas quieren ver un anticipo considerable, y no es porque traten de poner las cosas difíciles. Están dando mucho dinero para ayudarte a acceder a tu vivienda y un 20% del precio de venta les da la confianza de que tú, comprador, puedes afrontar el préstamo hipotecario. La mayoría de compradores primerizos ni siquiera son conscientes de que la norma es un pago anticipado del 20%. Un informe del Bank of America reveló que solo el 29% de posibles compradores saben que es necesario un 20% de anticipo. Algo más de dos de cada cinco personas piensan que el anticipo debe ser de un 10% o menos.

Por supuesto, si pones menos dinero, pagarás más cada mes y durante el resto de tu vida en intereses. Aunque sin poner menos de un 20%, la mayoría de compradores tienen que pagar el seguro privado de la hipoteca (PMI). El PMI es una medida de protección para los prestamistas en caso de incumplimiento de pago, y supone un costo extra mensual. “El costo total depende de la relación préstamo-valor y del puntaje de crédito, por no hablar de la geografía”, dice Lynn Fisher, vicepresidente de investigación y economía en Mortgage Bankers Association (MBA). Fisher dice que el costo habitual oscila entre 75 y 100 puntos básicos, o alrededor de un 0,75 a un 1% del préstamo.

2. Muchos compradores de viviendas no lo hacen

A pesar de que el pago de una vivienda con un anticipo más bajo implica más costos a largo plazo, muchos estadounidenses no pagan un anticipo del 20%. De acuerdo a la National Association of Realtors (NAR), menos de 6 de cada 10 compradores de viviendas que adquirieron una casa con hipoteca en el mes de julio lo hicieron poniendo un 20% de anticipo. El anticipo promedio hasta ahora, en el año actual, es del 10% del precio total de venta. En el caso de los compradores primerizos, este porcentaje es mucho menor, un 6%, dice la NAR.

Existen muchas opciones que requieren anticipos más bajos. Tanto FHAVA como USDA ofrecen préstamos hipotecarios por poco o ningún dinero a compradores cualificados.

“Desde el punto de vista de los consumidores, lo más importante es mantenerse dentro del presupuesto”, dice Lawrence Yun, economista jefe y vicepresidente de investigación en la NAR. “Aún se puede llegar a poseer una vivienda con anticipos bajos”.

3. Unos anticipos mayores ofrecen una ventaja a los compradores

Los prestamistas no son los únicos a los que les gusta ver un anticipo del 20% para comprar una vivienda. A los vendedores también les gusta. El inventario de viviendas es reducido, especialmente en el caso de las viviendas nuevas. De hecho, lleva cayendo los últimos 27 meses.

Con la caída del inventario, un informe de Trulia reveló que hay un desajuste entre el número de compradores y viviendas nuevas o de segunda mano disponibles en el mercado. Si bien las listas de precios más altos están “saturando el mercado a nivel nacional”, Trulia dice que ha visto búsquedas de viviendas nuevas o de segunda mano que constituyen una parte creciente de toda la actividad de búsqueda.

Eso significa más competición para viviendas del rango de precios más bajos, y más guerra de ofertas. En las guerras de ofertas estancadas, los vendedores tienden a quedarse con un comprador que pone más dinero de anticipo.

“Poner un 20% de anticipo ayudará porque para el vendedor es señal de que eres económicamente solvente”, dice Cheryl Young, economista en Trulia. “Si pones menos de anticipo, tendrás que pasar por el aro más veces para conseguir financiación”.

Grandes decisiones

Entonces, ¿debes juntar alrededor de un 20% para el anticipo de una nueva casa, pedir prestado a los planes 401(k) o el IRA, pedir dinero a la familia y a los amigos? ¿Poner menos de anticipo? ¿Esperar para comprar una vivienda? Eso depende de tu presupuesto y de si puedes afrontar los costos mensuales para tener esa casa en propiedad.

Pero también depende de en qué momento de la vida te encuentres, dice Lynn Fischer de MBA. “Si estás cerca de la jubilación, tal vez necesites que el pago mensual se mantenga en un cierto nivel, o quizás quieras saldar tu deuda lo más rápido posible”. En este caso, dice, un anticipo considerable tiene bastante sentido, pero si eres joven y tienes un ingreso estable, entonces se trata de una decisión de invertir a largo plazo, dice.

“Tienes que pensar en el coste alternativo de poner más dinero como anticipo, es decir, la tasa de retorno si inviertes ese dinero en otro lugar”, afirma.

Video: lo que deberías saber sobre un anticipo del 20% (en inglés)