U.S. Markets closed

Las claves para entender lo que está pasando con los supermercados Dia

Jaime Quirós – La empresa de supermercados Dia (DIA) ha entrado en barrena. En mayo sus acciones cotizaban por encima de los 4 euros y hoy están por debajo de los 0,8 después de sufrir la semana pasada una auténtica debacle que parece que continúa este lunes.

Evolución de las acciones de Dia. Fuente: Yahoo Finanzas.

El banco JP Morgan sostiene que, a pesar de que Dia “opere con el formato más atractivo en el sector del retail alimenticio, está rindiendo por debajo de competidores locales como Mercadona, Carrefour, Lidl, Pingo Doce y Sonae”. Efectivamente, el grupo ha tenido que anunciar un “profit warning” (revisión a la baja de sus previsiones de resultados), suspender su dividendo para el 2019 y aceptar la dimisión prematura de su presidenta, Ana María Llopis.

Este desplome se ve reflejado en las ganancias: el ebitda (beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) del año pasado fue de 568 millones de euros, mientras que el de este año se quedaría entre 350 y 400 millones. Y sus acciones han pasadode más de 4 euros en enero a poco más de 1 euro a mediados de este mes.

Dia fue fundada en 1979, con su primera tienda en la Calle Valderrodrigo de Madrid. Se fue expandiendo a países como Portugal, Argentina y Brasil, donde todavía permanece, pero en otros como Francia, China y Turquía, no fue viable y tuvo que vender. Hoy es la tercera cadena de supermercados más escogida por los españoles y una de las empresas más importantes del país, siendo miembro del Ibex 35, el índice de referencia de la Bolsa española. Su cuota de mercado es del 7,8%, sólo un poco menos que Carrefour, pero muy por detrás del 25,2% de Mercadona.

[También de interés: Los supermercados, ¿próxima burbuja de la economía española?].

Foto REUTERS/Juan Medina

Dia se asocia a precios bajos y calidad regular. La cadena invirtió copiosamente para atender la demanda de productos frescos y de calidad, transformando sus tiendas en La Plaza de Dia o Dia & Go. Además, compró las droguerías Schlecker, renombrándolas Clarel, 450 supermercados de El Árbol (para transformarlos en La Plaza de Dia), y 144 supermercados del grupo Eroski.

A corto plazo, estos cambios parecieron dar resultado, pero Dia no tardó en registrar pérdidas. Sus inversores no creen en este nuevo modelo de negocio, ni tampoco, aparentemente, los consumidores. Combinados con la devaluación del peso argentino y el real brasileño, las malas noticias parecen acumularse.

¿Qué futuro le espera?

El mayor accionista de Dia, el multimillonario ruso Mikhail Fridman, ha orquestado una restructuración extensiva al gobierno corporativo. Con un 29% de las acciones, en pocas semanas ha forzado la salida de la presidenta, de su mano derecha Stephan DuCharme, el consejero delegado Ricardo Currás y buena parte del equipo directivo.

¿Qué significan todos estos cambios? Más allá de ser una nueva estrategia para recuperarse de las pérdidas, esta reestructuración afianza la autoridad de Fridman a pocos pasos de verse obligado a lanzar una opa, algo que podría ocurrir en unos meses. En tal situación, es posible que incluso termine en manos del ‘Mecadona ruso’, el X5 Retail Group, cuyo dueño ya ha dicho que la compra de Dia les permitiría expandir sus negocios eficazmente a España, Portugal, Argentina y Brasil.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias