U.S. Markets closed

Cómo afecta a Huawei (y a Apple) el bloqueo del gobierno estadounidense

Ricardo Sametband

Como parte de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el gobierno de Donald Trump amplió el veto hacia Huawei y ordenó a las empresas estadounidenses anular toda operación conjunta. Esto significa que ni Google, ni Qualcomm, ni Microsoft (por citar algunas empresas) pueden venderle nada, ni cooperar con ellos, sin la autorización previa del gobierno estadounidense.

El impacto para Huawei es enorme: la compañía fue la tercera en ventas a nivel mundial en 2018, había superado a Apple en el inicio de este año y muchos la veían como la número 1 para 2021. Esta orden frenará notablemente este crecimiento. Pero: ¿de qué manera?

Qué pasa con los teléfonos que están en uso

Para los teléfonos que hoy están en el mercado en manos de clientes (tanto de marca Huawei como Honor, su otra línea), el único impacto conocido por ahora es el fin de las actualizaciones de seguridad que provee Google en forma mensual; el resto de los servicios seguirá funcionando normalmente, llegarán actualizaciones de las apps vía Google Play, etcétera.

Huawei, por su parte, ya prometió que ofrecerá las actualizaciones de seguridad por su cuenta, aunque no indicó cuándo ni cómo; es probable que use la herramienta de actualización que ya tenía, pero también es casi seguro que habrá una demora entre la publicación del parche, su disponibilidad general en el ecosistema Android, y su publicación para equipos de Huawei.

Qué sucederá a futuro

Para los equipos venideros, Google no puede dejar, por orden del gobierno estadounidense, que Huawei use sus servicios. La firma china puede usar Android (que es un sistema operativo de código abierto), pero "pelado", en la versión que se conoce como AOSP: no puede instalar la tienda de apps de Google, ni usar sus mapas, Google Assistant, etcétera. Para Huawei no es inédito: así es como funcionan sus equipos en China, donde -al igual que los dispositivos de Xiaomi, Oppo, Vivo, etcétera- reemplazan toda la oferta de servicios de Google por una propia.

Amazon hace lo mismo con su línea de dispositivos Fire: es compatible con el resto de Android, pero usa sus propia tienda.Lo mismo va para Microsoft, Facebook, etcétera: son empresas estadounidenses y no pueden comercial de forma alguna con Huawei si el gobierno de EE.UU. no lo permite.

En lo que refiere al hardware la situación es la misma (Qualcomm no puede venderle chips ni tecnología), pero aquí Huawei tiene su plataforma propia, con los chips Kirin que ya usa en sus teléfonos, y su propia línea de módems, es decir, las dos piezas clave en un teléfono; no tendrá problemas en encontrar proveedores de pantallas, baterías y memorias en la propia China.

Europa y el resto del mundo

Para Huawei el problema no está en Estados Unidos, donde ya casi no tenía presencia, ni su futuro en China, donde la prohibición no la afecta, sino en el resto del mundo. En Europa, por ejemplo, fue el mayor vendedor de teléfonos en 9 países en el primer trimestre del año, según IDC. Ahora podrá vender un equipo en esos países, pero si no incluye la tienda oficial de Google pierde muchísimo valor, aún si encuentra cómo reemplazar los servicios por los de otras empresas.

Aunque Android es abierto y cualquiera puede montar su tienda de aplicaciones sobre él, la enorme mayoría del software asume que los servicios de Google están presentes, y los buscará en el equipo; si no los encuentra, emitirá un mensaje de error. Aunque los creadores de aplicaciones pueden hacer una versión que busque alternativas (como los títulos compatibles con la tienda de Amazon), lograrlo lleva tiempo.

Es decir: para Huawei el principal problema no es Android (y de hecho muchos rumores dicen que hace años viene trabajando en su propia versión) ni el hardware, sino el acceso a las aplicaciones de las que dependen sus usuarios en todo el mundo.

Y el hecho -crucial- que la compañía tiene que cambiar sobre la marcha un sistema que lleva años de previsión; no está claro qué sucederá con los modelos que la compañía tenía planeados para el resto del año, por ejemplo (dependerá de cómo sean los acuerdos entre Google y Huawei previos a la decisión del gobierno de Donald Trump).

Es probable que afecte a Apple también

Los usuarios de Apple que festejen la decisión, recordando que muchas de las funciones y el diseño que está en los equipos de Huawei son calcadas de los de Apple, deberán tener en cuenta que una represalia obvia para el gobierno chino es impedir la venta de iPhones y otros productos de la compañía en ese país. China es un mercado clave para Apple, ya que le suministró 13.200 millones de dólares en el primer trimestre del año, sobre 84.300 millones facturados por la empresa en todo el mundo.

La cosa no está tan clara para el resto de los fabricantes chinos (Xiaomi; los hermanos Oppo, Vivo y OnePlus, todos del conglomerado BBK; Lenovo; Alcatel, etcétera), pero entre todos ellos controlaban el 43 por ciento del mercado mundial de smartphones en el primer trimestre del año. Samsung se llevó el 23 por ciento y Apple el 12 por ciento de las ventas, según IDC.

El gobierno chino también podría ordenar a los fabricantes de su país dejar de usar procesadores de Qualcomm, Intel o AMD, por citar sólo algunos ejemplos, con lo que afectaría a las ventas de todos ellos en el mercado más grande del mundo.

Xi Jinping y Donald Trump se verán las caras el mes próximo en la Cumbre del G-20, en Japón. Mientras tanto, los usuarios de Huawei de todo el mundo sufren por un pleito del que no tienen la culpa.