U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,070.56
    +10.13 (+0.25%)
     
  • Dow Jones

    33,978.08
    +28.67 (+0.08%)
     
  • Nasdaq

    11,621.71
    +109.30 (+0.95%)
     
  • Russell 2000

    1,911.46
    +8.39 (+0.44%)
     
  • Petróleo

    79.38
    -1.63 (-2.01%)
     
  • Oro

    1,927.60
    -2.40 (-0.12%)
     
  • Plata

    23.73
    -0.30 (-1.23%)
     
  • dólar/euro

    1.0874
    -0.0018 (-0.16%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5180
    +0.0250 (+0.72%)
     
  • dólar/libra

    1.2395
    -0.0012 (-0.10%)
     
  • yen/dólar

    129.8000
    -0.3530 (-0.27%)
     
  • BTC-USD

    23,044.90
    -144.27 (-0.62%)
     
  • CMC Crypto 200

    526.66
    +9.65 (+1.87%)
     
  • FTSE 100

    7,765.15
    +4.04 (+0.05%)
     
  • Nikkei 225

    27,382.56
    +19.81 (+0.07%)
     

Agentes antidrogas deben caminar por una ‘línea muy delgada’. En Florida, más de uno la ha cruzado

Desde que Estados Unidos declaró la guerra a las drogas durante la presidencia de Nixon, la agencia federal encargada de dirigir la batalla —la DEA— se ha visto salpicada de escándalos, más de uno de ellos con conexiones en la Florida.

Para los agentes en primera línea, la tentación de sacar provecho de todo el dinero sucio es casi un riesgo laboral.

José Ismael Irizarry, de 48 años, antigua estrella de la oficina de la DEA en Miami, comenzó a cumplir una condena de 12 años de prisión en enero después de declararse culpable de varios cargos relacionados con un plan a largo plazo para desviar más de $9 millones de investigaciones encubiertas relacionadas con el tráfico de drogas a cuentas bancarias controladas por él y sus cómplices, incluido el líder de un sindicato colombiano de contrabando de cocaína que se convirtió en el padrino de los hijos de Irizarry, según los fiscales. Su esposa, Nathalia Gómez-Irizarry, se declaró culpable de un único cargo de conspiración para el lavado de dinero, fue condenada a libertad condicional y se le ordenó renunciar a un anillo de diamantes Tiffany.

Pero Irizarry, en entrevistas con The Associated Press (AP) en torno a sus actividades ilícitas encubiertas para la DEA, dijo que no actuó solo mientras trabajaba para las oficinas de la agencia en Miami y Cartagena, Colombia, de 2009 a 2017, antes de su renuncia al año siguiente. La agencia de noticias AP descubrió que la investigación federal de las hazañas de Irizarry ha expuesto las relaciones acogedoras entre los agentes de la DEA y los informantes, junto con los controles poco estrictos sobre las operaciones encubiertas de lavado de dinero.

Una investigación dirigida por el FBI sigue profundizando en el caso de Irizarry en busca de posibles infracciones por parte de otras personas, incluidos antiguos colegas y traficantes. Mientras tanto, la DEA dijo que ha reforzado las políticas disciplinarias para las faltas graves y las prácticas de contratación que implican pruebas de polígrafo, al tiempo que ha reforzado los controles sobre el uso de fondos en las operaciones encubiertas de tráfico de drogas. La agencia también está completando una revisión independiente de sus operaciones en el extranjero, centrándose en Sudamérica.

Un portavoz de la DEA dijo en una declaración proporcionada a Miami Herald que Irizarry es un “delincuente que infringió su juramento como agente de la ley y violó la confianza del pueblo estadounidense”. Desde ese escándalo y otros problemas, la DEA dijo que ha adoptado reformas “para fortalecer aún más nuestras políticas de disciplina y contratación para garantizar la integridad y la eficacia de nuestro trabajo esencial”.

Puede que Irizarry sea el peor agente de la DEA acusado de pasarse de la raya en los 50 años de historia de la agencia, pero ha habido varios agentes implicados en el mal uso de los beneficios de la droga durante las operaciones encubiertas o mientras se relacionaban con los narcotraficantes, incluyendo, en un ejemplo infame, la participación en fiestas sexuales en Colombia.

El fiscal federal retirado Dick Gregorie, quien durante su histórica carrera en Miami detuvo a los infames jefes de los carteles de Medellín y Cali y al dictador de Panamá, Manuel Noriega, dijo que existe un desafío inherente para la agencia. Opera “muchos agentes en otros países” donde gozan de una amplia libertad para cultivar informantes del narcotráfico sin una supervisión atenta.

El fiscal federal Dick Gregorie sosteniendo una foto del general Manuel Noriega y el sombrero de Noriega en la oficina del fiscal federal de Miami.
El fiscal federal Dick Gregorie sosteniendo una foto del general Manuel Noriega y el sombrero de Noriega en la oficina del fiscal federal de Miami.

“Cuando se trata de ese tipo de negocio en el extranjero, se eliminan algunos de los controles locales de las normas y reglamentos tradicionales de Washington DC”, le dijo Gregorie a Miami Herald. “El riesgo es que los [agentes] están operando prácticamente por su cuenta sin ningún tipo de control sobre ellos. Están caminando por una línea muy delgada y trabajando en un mundo que es muy nefasto”.

“La mayoría de ellos se ciñen a la línea, pero tienen que controlar a los que no lo hacen”, dijo Gregorie. “Saben que [el mal comportamiento] existe y no participan en él, pero, si necesitan algo de un agente que trata con un informante, cierran los ojos. No se puede hacer un gran caso sin un informante”.

En privado, algunos ex agentes de la DEA que declinaron ser identificados defendieron a la agencia, diciendo que la gran mayoría de los agentes de campo ven su trabajo como un servicio público, juegan según las reglas y se dedican a detener el flujo de drogas en Estados Unidos, pero dijeron que están asqueados por las revelaciones del caso Irizarry y por la falta de controles sobre su manejo de informantes y cuentas bancarias en operaciones encubiertas de lavado de dinero.

El dinero corrompe y es mucho

El caso de Irizarry —junto con varios otros solo este año— refleja el poder de corrupción de la enorme cantidad de dinero que circula continuamente en el mundo de la droga.

En mayo, dos antiguos colegas de Irizarry en la oficina de la DEA en Miami —un agente actual y otro retirado— se entregaron por cargos de corrupción relacionados con el pago de miles de dólares en sobornos a cambio de información confidencial sobre sospechosos de tráfico de drogas. Los cargos no están relacionados con el caso de fraude y blanqueo de dinero de Irizarry.

Los dos acusados, que se han declarado no culpables y están en libertad bajo fianza, fueron acusados por los fiscales federales de Nueva York por conflictos de interés en el sur de la Florida.

Manuel Recio, de 53 años, se retiró de la DEA en 2018 y había sido agente especial adjunto a cargo de la oficina de Miami junto con otras oficinas durante 20 años. Actualmente trabajaba como asesor de investigaciones en el sur de la Florida, donde ocurrió la supuesta confabulación penal . John Costanzo Jr., de 47 años, trabajaba recientemente en la sede de la DEA en el área de Washington DC y anteriormente había trabajado de supervisor en la oficina de la agencia en Miami, dijeron las autoridades.

Al retirarse en noviembre de 2018, Recio comenzó a operar un servicio de investigación privada en Miami, Global Legal Consulting LLC, que atendía a los abogados defensores del sur de la Florida y también los ayudaba a reclutar clientes. Según una acusación, Recio acordó sobornar a Costanzo, quien era un supervisor de la DEA en Miami, a cambio de que proporcionara al investigador privado información confidencial sobre investigaciones de narcóticos hasta noviembre de 2019.

Costanzo le dio a Recio información relacionada con acusaciones selladas e investigaciones secretas, incluyendo las identidades de los sospechosos y el momento previsto para sus arrestos, según la acusación.

Costanzo también compartió información del Sistema de Información de Narcóticos y Drogas Peligrosas (NDDS), una base de datos de la DEA que contiene información sobre objetivos bajo investigación, según la acusación. Recio supuestamente pagó a Costanzo decenas de miles de dólares por esta información, que a su vez Recio usó para ayudar a reclutar nuevos clientes para dos abogados defensores no identificados en Miami. Se les describe como “Abogado-1” y “Abogado-2” en la acusación.

Los abogados de los acusados dijeron que planean luchar contra los cargos en el juicio; el abogado de Costanzo en Nueva York, Marc Mucasey, dijo que “la teoría de este caso es errónea y él será reivindicado”.

También este año, un ex agente de la DEA en la Florida que admitió haber aceptado miles de dólares en sobornos de un narcotraficante fue condenado a más de 11 años de prisión.

Nathan Koen, quien se había trasladado de Jacksonville a Little Rock, Arkansas, en 2016, se declaró culpable de un cargo de soborno el año pasado. Admitió haber aceptado los sobornos a cambio de proporcionar información sensible que le permitía al narcotraficante evitar ser detectado por las fuerzas del orden y dirigir su organización.

MV Manzanares con bandera panameña fue incautado por las autoridades haitianas tras descubrirse que transportaba cargas de cocaína y heroína en 2015. En la foto aparece en Port Everglades, en Fort Lauderdale.
MV Manzanares con bandera panameña fue incautado por las autoridades haitianas tras descubrirse que transportaba cargas de cocaína y heroína en 2015. En la foto aparece en Port Everglades, en Fort Lauderdale.

Escándalo del “barco de azúcar” en Haití

El año pasado, la DEA sufrió otro golpe cuando un abogado especial estadounidense descubrió que su oficina en Haití había gestionado mal una importante investigación sobre un barco colombiano cargado con cientos de kilos de cocaína y heroína, incluyendo la ayuda y el pago a funcionarios haitianos para que destruyeran algunas de las pruebas de la droga.

Los procedimientos fallidos de la DEA fueron puestos de manifiesto por la Oficina del Asesor Especial en una carta dirigida al presidente Joe Biden, en la que se consideraban “irrazonables” las propias conclusiones y el informe de la agencia antidroga sobre el caso de narcotráfico de 2015 relacionado con el barco MV Manzanares.

“Como el gobierno de Estados Unidos gasta recursos para que la DEA opere en Haití, le corresponde a la agencia ser lo más efectiva posible en su misión de interrumpir el flujo de drogas ilegales hacia Estados Unidos”, escribió el consejero especial Henry Kerner, encargado de evaluar las acusaciones de irregularidades de dos ex agentes de la DEA que habían estado destinados en Haití.

Kerner criticó la afirmación de la agencia de que, como tiene un “papel limitado” en la promoción de la seguridad de los puertos marítimos, “no es responsable de la eficacia de su trabajo en Haití”, calificando esa afirmación de “no razonable”. También dijo que la DEA “no explica adecuadamente su destrucción de drogas en la investigación de Manzanares” y que la agencia “no explicó por qué hubo un retraso significativo en la ruptura de los lazos con un funcionario haitiano corrupto”.

La DEA no solo ayudó a la Policía Nacional de Haití a destruir algunas de las pruebas de la droga y les pagó $1,500 por los costos, sino que la mayor parte de la cocaína y la heroína introducida de contrabando en el barco en un puerto privado cerca de Puerto Príncipe desapareció. Los 700 u 800 kilos de cocaína y los 300 kilos de heroína —escondidos entre sacos de azúcar en el casco del barco— tenían un valor en la calle estimado en $100 millones, de acuerdo con las autoridades.

Tal vez lo más significativo sea que, debido a la mala gestión del caso Manzanares por parte de la DEA, los fiscales federales de Miami solo pudieron presentar cargos penales contra un estibador de bajo nivel que estaba implicado en la investigación sobre los estupefacientes. El estibador cooperó con los fiscales federales, recibió una sentencia indulgente de un año de prisión y luego se le concedió asilo en Estados Unidos después de establecer un temor de persecución en su país de origen.

“Fiestas sexuales” de los cárteles

Ha habido otros problemas sistémicos con los agentes de la DEA que trabajan en países extranjeros. En 2015, un informe del inspector general del Departamento de Justicia (DOJ) criticó a los agentes de la DEA por participar en “fiestas sexuales” con prostitutas contratadas por los cárteles colombianos. Eso provocó la suspensión de varios agentes y la jubilación de Michele Leonhart, la administradora de la DEA en ese momento.

El organismo federal acusó a la DEA de asistir a fiestas sexuales con prostitutas en propiedades alquiladas por el gobierno mientras estaban destinados en el extranjero. Las fiestas fueron supuestamente organizadas a lo largo de varios años por un funcionario extranjero, que también alegó que varios agentes recibieron dinero, regalos caros y armas.

Siete agentes admitieron finalmente haber asistido a fiestas con prostitutas. La DEA dictó suspensiones de entre dos y diez días y un agente fue absuelto de sus cargos, según la AP.

Pero las acusaciones contra Irizarry —el robo de millones en operaciones de lavado de dinero— empañaron profundamente a la DEA porque revelaron que él y posiblemente otros agentes estaban infringiendo la ley para enriquecerse y vivir como narcotraficantes.

Cada año, la DEA blanquea decenas de millones de dólares en nombre de los cárteles de la droga más violentos del mundo a través de empresas ficticias, una táctica pregonada en investigaciones de larga duración en el extranjero como la Operación White Wash, que se saldó con más de 100 detenciones y la incautación de más de $100 millones y una tonelada de cocaína.

Pero la DEA también se ha enfrentado a duras críticas por permitir que enormes cantidades de dinero en las operaciones queden sin contabilizar, lo que permite a los carteles seguir ejerciendo su actividad y, por no hacer un seguimiento estricto de las operaciones, lo que dificulta la evaluación de los resultados.

Un informe del inspector general del Departamento de Justicia de 2020 le reprochaba a la DEA no haber presentado, al menos desde 2006, informes anuales al Congreso sobre estas operaciones, conocidas como operaciones exentas del fiscal general. Esa reprimenda, unida al bochorno provocado por la confesión de Irizarry, hizo que la administradora de la DEA, Anne Milgram, ordenara una revisión externa de las operaciones de la agencia en el extranjero, que está en curso.

El fotógrafo de moda y ex informante del gobierno Baruch Vega en una foto de archivo de 2014.
El fotógrafo de moda y ex informante del gobierno Baruch Vega en una foto de archivo de 2014.

La doble vida de un informante de Miami Beach

En una línea similar, uno de los mayores escándalos de la DEA salió a la luz en el sur de la Florida hace más de dos décadas, cuando se descubrió que un fotógrafo de moda de Miami Beach llevaba una doble vida como informante de la agencia.

Baruch Jairo Vega ganó decenas de millones de dólares como intermediario con los líderes de los carteles al organizar la entrega de decenas de traficantes de cocaína colombianos a cambio de una comisión y de penas de prisión más cortas.

“Traje a 114 individuos, los más grandes. Los más grandes. Nadie más lo hacía”, le dijo Vega a “Primetime” de ABC News.

Pero su presunta trama de extorsión, que incluía sobornos y fiestas en Panamá, implicó a dos agentes de la DEA que le supervisaban, lo que provocó la pérdida de sus puestos de trabajo y el fin de su actuación como flamante informante federal.

La caída de Baruch se selló después que los abogados defensores del jefe del Cártel de Medellín, Fabio Ochoa Vásquez, alegaran que Ochoa fue acusado después de rechazar una oferta de $30 millones de Vega a cambio de entregarse y cooperar con los fiscales en Miami.

Ochoa, quien ayudó a transformar el contrabando de cocaína en un negocio multimillonario y bien gestionado en la década de 1980, suscitó una gran controversia en las fuerzas del orden federales con sus acusaciones contra Vega.

“Este programa sacude la conciencia del tribunal”, dijo el abogado defensor de Ochoa, Roy Black, en una audiencia judicial. “No hay duda de que hubo una conspiración para obstruir la justicia. La pregunta es, ¿hasta dónde llegó esta conspiración y hasta dónde fue responsable el gobierno?”

Al final, sin embargo, Ochoa no pudo conseguir que se desestimara su caso de narcotráfico y fue condenado en el juicio y enviado a prisión durante 30 años.

“En este mundo del narcotráfico y lo que hizo a este país, el acusado es una de las cuatro o cinco personas que literalmente cambiaron el mundo tal y como lo conocíamos”, dijo el principal fiscal federal de Miami, Ed Ryan, luego de la sentencia de Ochoa en 2003.

Al año siguiente, Vega, que vivía en un ático de Miami Beach, fue condenado a cuatro meses de prisión por no declarar algunos de sus ingresos y entregó $1.5 millones a los federales. Fue un trato de favor que los fiscales tuvieron que hacer después de reconocer que la DEA lo había mantenido con una correa tan floja que no podían seguir acusándolo de lavado de dinero y obstrucción de la justicia.