U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,326.51
    -23.42 (-0.54%)
     
  • Dow Jones

    34,160.78
    -7.31 (-0.02%)
     
  • Nasdaq

    13,352.78
    -189.34 (-1.40%)
     
  • Russell 2000

    1,931.29
    -45.18 (-2.29%)
     
  • Petróleo

    87.09
    -0.26 (-0.30%)
     
  • Oro

    1,795.10
    -34.60 (-1.89%)
     
  • Plata

    22.75
    -1.06 (-4.46%)
     
  • dólar/euro

    1.1151
    -0.0094 (-0.84%)
     
  • Bono a 10 años

    1.8070
    -0.0410 (-2.22%)
     
  • dólar/libra

    1.3380
    -0.0082 (-0.61%)
     
  • yen/dólar

    115.3500
    +0.6900 (+0.60%)
     
  • BTC-USD

    35,676.20
    -1,418.39 (-3.82%)
     
  • CMC Crypto 200

    807.74
    -11.77 (-1.44%)
     
  • FTSE 100

    7,554.31
    +84.53 (+1.13%)
     
  • Nikkei 225

    26,170.30
    -841.03 (-3.11%)
     

Ahora entiendo el enfado de la casa real británica con la BBC

·6  min de lectura

La casa real británica está viviendo una guerra abierta con la cadena BBC después de la emisión de una serie documental que ha desempolvado unas cuantas espinas del pasado. Espinas que apuntan directamente a la división familiar, los príncipes y sus esposas, dando voz a periodistas dedicados a la crónica real y de diferentes medios (incluyendo tabloides) a contar, debatir y exponer sus experiencias y titulares polémicos.

Y tras ver la serie en su totalidad puedo comprender perfectamente el enfado de la corona.

Príncipe Harry y el príncipe William en la revelación de la estatua dedicada a la madre, la princesa Diana en el Jardín Sunken en el Palacio de Kensington el 1 de julio de 2021 (Photo by Dominic Lipinski / POOL / AFP) (Photo by DOMINIC LIPINSKI/POOL/AFP via Getty Images)
Príncipe Harry y el príncipe William en la revelación de la estatua dedicada a la madre, la princesa Diana en el Jardín Sunken en el Palacio de Kensington el 1 de julio de 2021 (Photo by Dominic Lipinski / POOL / AFP) (Photo by DOMINIC LIPINSKI/POOL/AFP via Getty Images)

La serie, titulada The princes and the press (que traduciríamos como Los príncipes y la prensa), emitió su primer episodio el 22 de noviembre y el segundo una semana más tarde en la cadena pública británica. Sin embargo, la polvareda comenzó a enturbiar la actualidad real desde antes de su estreno.

Por un lado, la abogada de Meghan Markle se metió en el ajo defendiéndola en la serie, la casa real (en su totalidad: desde Clarence House del príncipe Carlos, Kensington Palace de William y Buckingham Palace) ha emitido un comunicado conjunto señalando a la cadena de dar “credibilidad” a “afirmaciones exageradas e infundadas” mientras la BBC se ha quedado sin la emisión del concierto navideño que produce la propia cadena -donde estará Kate Middleton- la próxima semana porque de repente y sin aviso la casa real se lo habría ofrecido a la competencia, ITV. 

Es más, según informan varios medios, los abogados de la familia están en pie de guerra sin descartar que la familia tome acciones legales contra la BBC. Una táctica poco usual en la casa real británica, cuyos pleitos legales suelen ser menos escandalosos y donde, en principio, Harry y Meghan -ya sin ser miembros oficiales activos de la corona- son los que están actuando activamente contra los tabloides a través de los juzgados. La repercusión es tan llamativa que la BBC habría puesto en pausa el estreno de un podcast que iba a acompañar a la serie ante “preocupaciones sobre cómo pueda responder el Palacio de Buckingham” tras el estreno del segundo capítulo (Express).

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Imagino que más de uno se estará preguntando “pero, ¿es para tanto?” Pues, en mi opinión, creo que sí. Si bien es cierto que existen decenas de documentales, biografías y series sobre la historia de esta familia; y que la realeza del país vive una relación tensa con los tabloides desde la era de Diana de Gales, que la cadena pública eleve la plataforma para esos mensajes resulta un tanto cuestionable.

En el primer episodio, la serie liderada por el editor Amol Rajan, explora la relación de la prensa con el rol mediático de los jóvenes príncipes a medida que iban ganando peso como personajes adultos dentro de la casa real. Sobre todo en la persecución de la vida privada de Harry y sus novias como un personaje que generaba más interés que William y Kate. A través de varios periodistas de prensa escrita que cubrieron la crónica real por entonces, examinan las actividades ilegales de algunos periódicos para conseguir información mientras siembran la conversación hacia el debate sobre la relación de William y Harry con la prensa, cada uno a su manera. 

Y aunque no revelaba nada nuevo, el episodio era más bien un resumen del pasado inofensivo y no terminaba por generar debate. Pero entonces llegó el segundo capítulo donde la extensión se antoja completamente innecesaria. Aquí entra en escena Meghan Markle y el análisis diferenciador entre los príncipes. Por un lado se habla del trato amable de William, manejando con inteligencia estratégica su supuesta intención de controlar a la prensa desde una narrativa elegante y con una esposa que transpira perfección pública, en contraste con Harry. Varios periodistas destacan el rechazo del hijo menor de Diana hacia ellos, girando el rostro cuando las cámaras lo apuntan en eventos públicos y haciendo comentarios que destilan su rechazo hacia los periodistas que lo acompañaron en viajes oficiales. Algo que el propio Harry ya comentó en su serie sobre salud mental con Oprah, confesando lo mucho que la persecución mediática que sufrió su madre lo marcó para siempre, hasta el punto de sufrir pánico cuando se veía obligado a participar en eventos con prensa. 

A su vez, el episodio remueve los rumores publicados en tabloides que señalaron a Meghan de hacer bullying a personal de su equipo, se habla del cuestionamiento mediático constante que esos mismos medios titulaban al compararla con Kate, etc. En resumen, derivando en una serie que simplemente remueve información pasada sin aportar nada nuevo, poniendo las miras en los personajes que más interés público generan (Harry y su esposa) y dando voz a periodistas con fuentes dentro del palacio pero sin desvelarlas. Es decir, un nido de rumores, dimes y diretes que refuerzan la conclusión que el presentador señala al final del programa y es que, en definitiva, estaríamos ante una lucha de poder entre la prensa y la casa real por ver quien dirige la narrativa para convencer al público. Pero sin posicionarse, sentenciar, aportar o debatir. 

Porque la serie no aporta nada nuevo sino que simplemente remueve el avispero dando voz a rumores, polémicas publicadas en tabloides, anécdotas de periodistas y meras opiniones, dando cabida al velo cuestionable que varios de esos medios pintaron sobre Meghan y Harry. Pero, sobre todo, dividiendo el perfil mediático de los dos príncipes justo cuando existe división tras la salida de Harry de su rol oficial y sus entrevistas.

Viendo la serie uno puede comprender el enfado de la realeza ante una pieza documental que sacude dimes y diretes actuales o recientes, poniéndolos en la palestra de la crónica rosa en lugar de la seriedad que se espera de la cadena. Y es que no podemos olvidar que la BBC es la cadena pública británica que opera con independencia de controles políticos o comerciales, pero financiada principalmente por un impuesto anual televisivo que pagan los contribuyentes que tengan un receptor en sus hogares. Es decir, un documental anecdótico o debate en España como sería un especial de la realeza nacional en Lazos de sangre de TVE sería de lo más válido, pero que la cadena de voz a esos tabloides y rumores resulta cuestionable. Es más, uno de los entrevistados llega a señalar al palacio como un nido de víboras donde cada casa actuaría en su propio beneficio.

La serie divide opiniones y a la familia ante el ojo público, en lugar de acercar posturas. Y justo cuando Netflix está haciendo mella con las temporadas de The Crown más turbulentas y la familia vive su propia división ante la disponibilidad de Harry de contar su historia mientras Meghan busca su hueco mediático a su manera. Viendo el especial resulta imposible no preguntarse cuál sería la necesidad o intención de la cadena de remover estas historias sin aparentemente venir a cuento.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.