U.S. markets close in 4 hours 7 minutes
  • S&P 500

    4,042.28
    +24.51 (+0.61%)
     
  • Dow Jones

    33,782.71
    +65.62 (+0.19%)
     
  • Nasdaq

    11,502.30
    +108.48 (+0.95%)
     
  • Russell 2000

    1,918.06
    +32.34 (+1.71%)
     
  • Petróleo

    78.75
    +0.85 (+1.09%)
     
  • Oro

    1,944.20
    +5.00 (+0.26%)
     
  • Plata

    23.82
    +0.08 (+0.35%)
     
  • dólar/euro

    1.0859
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5140
    -0.0370 (-1.04%)
     
  • dólar/libra

    1.2316
    -0.0038 (-0.30%)
     
  • yen/dólar

    130.1540
    -0.2040 (-0.16%)
     
  • BTC-USD

    23,131.29
    -47.87 (-0.21%)
     
  • CMC Crypto 200

    525.44
    +6.65 (+1.28%)
     
  • FTSE 100

    7,771.70
    -13.17 (-0.17%)
     
  • Nikkei 225

    27,327.11
    -106.29 (-0.39%)
     

El aire acondicionado en viviendas sociales de Miami no debe ser un lujo | Opinión

Jose A. Iglesias/jiglesias@elnuevoherald.com

A medida que la Florida se calienta y el verano se alarga, el aire acondicionado deja de ser un lujo. Es imprescindible, sobre todo para las personas mayores o enfermas.

Por eso, el anuncio hecho la semana pasada por el Condado Miami-Dade de que destinará $2.3 millones del Plan de Rescate Estadounidense a instalar aparatos de aire acondicionado en unas 1,700 viviendas públicas federales gestionadas por el condado es tanto un alivio para esos habitantes como una medida que puede salvarles la vida.

Muchos de nosotros en Miami tememos quedarnos sin aire acondicionado durante una o dos semanas después de un huracán. Pero algunas personas que viven en viviendas públicas han estado sufriendo sin la esperanza de que llegara un camión eléctrico y les diera un respiro. Como dijo durante el anuncio Morris Copeland, el administrador del condado que supervisa las viviendas, el aire acondicionado en el sur de la Florida “debería ser un derecho, no una comodidad”.

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, ha hecho del clima y, con él, de los riesgos asociados al aumento del calor en el sur de la Florida, prioridades para el condado. Ha contratado a Jane Gilbert, jefa de prevención del calor, para que se dedique a tiempo completo a ayudar a la gente a evitar las altas temperaturas. Miami ha empezado incluso a anunciar una ”temporada de calor” oficial de mayo a octubre, como forma de educar al público sobre cómo manejar con seguridad las temperaturas elevadas. Se trata de medidas importantes, pensadas para ayudar a nuestra comunidad en un futuro cada vez más caluroso.

Pero, hasta ahora, más de 1,000 viviendas públicas antiguas seguían sin aire acondicionado. Es un vestigio de una política federal que no exige sistemas de refrigeración en esas unidades, ni siquiera en el Sun Belt. Y el problema existía aquí a pesar de que, desde 2001, el condado exige que los urbanizadores incluyan aire acondicionado cuando construyen nuevas viviendas.

En un plazo de 90 días, como informó el Miami Herald, el condado instalará las nuevas unidades de A/C en todos menos un puñado de las 8,000 unidades de vivienda pública que Miami-Dade gestiona para el gobierno federal. Las últimas unidades sin aire acondicionado se encuentran en complejos que están siendo remodelados. El condado ayudará a los habitantes de esas viviendas a conseguir aparatos de aire acondicionado provisionales hasta que se terminen los nuevos edificios.

Los habitantes de viviendas públicas pueden comprar sus propios aparatos de aire acondicionado, si pueden permitírselo. Y Miami ha ayudado: en 2018, la ciudad proporcionó 51 unidades en algunas viviendas administradas por el condado.

La región del sur de la Florida ya tiene unos 50 días al año en los que —usando el cálculo del “índice de calor” de humedad más temperatura— da la sensación de superar los 100 grados Fahrenheit. Un informe reciente predijo que habrá otros 40 días al año así a mediados de siglo. Eso supondrá un riesgo cada vez mayor, sobre todo para los trabajadores al aire libre. Y hay estudios que demuestran que el calor empeora muchos problemas médicos, desde los cardíacos y pulmonares hasta los mentales. Combatir el calor exige planificación e inversión: nuevas paradas de autobús del condado con sombra, estaciones de refrigeración y más árboles, esfuerzos que ya están en marcha.

Y si necesitábamos más pruebas de que este esfuerzo es importante, ahí está esto: Levine Cava anunció la instalación de las nuevas unidades de aire acondicionado en un día en que el Aeropuerto Internacional de Miami registró una máxima de 88 grados, un récord para finales de noviembre.

La instalación de aparatos de aire acondicionado en las viviendas sociales es muy necesaria y llega con mucho retraso.