U.S. Markets open in 4 hrs 14 mins

Dentro del campus de US$ 1.500 millones de Huawei que parece una ciudad europea

El campus en Dongguan de Huawei. (Foto/Huawei)

Dongguan, una ciudad situada al sur de China, alberga el centro de investigación y desarrollo de Huawei, el centro neural del gigante tecnológico chino que se ha visto atrapado en el fuego cruzado de la batalla comercial entre Estados Unidos y China.

El nombre oficial del centro en inglés es Ox Horn, pero los empleados lo llaman Xi Cun, “Villa stream” o “pueblo Europa”. El extenso terreno de unos 1,2 millones de metros cuadrados cuenta con 12 áreas inspiradas en varias ciudades europeas y un lago artificial. Un antiguo tren rojo importado de Suiza recorre el campus para trasladar a los empleados. Dentro del campus se encuentra una réplica de un castillo de Luxemburgo, un palacio parecido al Palacio de Versalles en Francia y una torre inspirada en la arquitectura de la República Checa.

El campus alberga al equipo de investigación y desarrollo que representa la joya de la corona del avance tecnológico chino, pero su diseño apenas representa a la cultura china. La construcción del campus, un desierto estéril convertido en parque temático al estilo europeo, tardó más de cinco años y costó unos 10 mil millones de yuanes, unos 1.450 millones de dólares. Hoy trabajan allí 18.000 empleados del sector de la investigación y desarrollo. Cuando se termine la construcción del resto del campus, de la cual falta aproximadamente un tercio, albergará a unos 25.000 empleados.

Cuando el campus abrió sus puertas por primera vez en julio de 2018 generó algunas críticas en las redes sociales de China por copiar a otras culturas e ignorar la suya. Ahora que Huawei se enfrenta a una creciente presión del gobierno de Estados Unidos por su preocupación sobre la seguridad nacional, la compañía se ha convertido en el orgullo nacional de China.

VIDEO EXCLUSIVO: Dentro de la ciudad europea de Huawei (en inglés)

Cuando al Director Ejecutivo y fundador de Huawei, Ren Zhengfei, le preguntaron sobre la arquitectura del campus reveló que resaltaba la belleza. Zhengfei es conocido por su gusto e interés en la cultura y estilo europeo. De hecho, incluso el foro de empleados de Huawei se llama Foro Romano. Ren apuesta porque su compañía sea occidental, y no solo en apariencia.

“Cuando entras aquí notas que Huawei no es la típica empresa china. Excepto por nuestros comedores y los rostros chinos parece más una compañía occidental”, le comentó a Yahoo Finanzas en una entrevista exclusiva. “Hemos adoptado los aspectos positivos y avanzados de la cultura occidental. ¿Acaso nuestra cultura corporativa no es como la cultura protestante?”.

En un día laborable de mediados de julio el campus está tranquilo. Los empleados llegan aproximadamente a las 8:30 AM en un autobús lanzadera que les facilita Huawei y que hace varias paradas en las ciudades adyacentes y luego recorren los parajes para llegar a sus oficinas de estilo europeo. Los comedores están en la planta baja de cada edificio de oficinas. Los alimentos y las bebidas no son gratis, pero se pueden comprar a un precio un poco más económico que en el mercado y hay muchas opciones. Cuando los empleados se quedan hasta tarde, lo cual es bastante común, pueden adquirir bocadillos gratis en las tiendas de conveniencia 7-Eleven ubicadas en el campus.

Fuera del campus de estilo europeo, Huawei está construyendo unos 30.000 apartamentos para sus empleados. Les ofrecerán dichos apartamentos a los empleados por menos de la mitad de su precio en el mercado, una gran ventaja en China, un país donde las viviendas en las ciudades son cada vez más inasequibles para los jóvenes.

Huawei en modo crisis

Huawei convirtió las tierras de cultivo de Dongguan, en China, en un campus de estilo europeo.

A pesar de la aparente tranquilidad exterior del campus, Huawei está atravesando una de las mayores crisis desde que se fundó en 1987: el gobierno de Estados Unidos está persiguiendo a la empresa por cuestiones de seguridad nacional y violación de sanciones, en medio de una disputa comercial que ya lleva un año con China.

Ren cree que su imperio tecnológico ha lidiado bien con la presión, a pesar de la falta inicial de preparativos para la Lista de Entes, que efectivamente le prohíbe a Huawei hacer negocios con empresas estadounidenses. “No detendremos la producción ni siquiera por un día”, le dijo Ren a Yahoo Finanzas.

Ren intenta minimizar el impacto del movimiento y enfatiza el lado positivo, aunque estimó un recorte en el crecimiento de los ingresos de aproximadamente 30 mil millones este año.

“La Lista de Entes ha generado una sensación de crisis en nuestros empleados y una pasión inspiradora que se ha difundido por toda la empresa. Esto nos ha brindado la oportunidad de reubicar a los gerentes de bajo rendimiento y reemplazarlos con empleados jóvenes y talentosos”, dijo Ren. “Ahora Estados Unidos nos persigue como un lobo, así que tenemos que empezar a correr”.

Huawei ha contratacado rápidamente utilizando sus propios chips y cambiando a componentes fabricados por compañías no estadounidenses. Los empleados deben enumerar los componentes y proveedores para comprobar si están sujetos a la prohibición de Estados Unidos. Incluso el departamento de servicios ha lanzado su “plan de guerra”, el cual prevé garantizar la comida y los desplazamientos durante los fines de semana y días festivos. Huawei también está trabajando mano a mano con compañías tecnológicas estadounidenses como Google e Intel para intentar reanudar el suministro.

Al otro lado del mar, en su sede de investigación de I+D estadounidense, Futurewei, despidió a más de 600 investigadores. En Europa, un mercado importante para la compañía, Huawei lanzó una campaña de marketing para revertir la caída de la demanda de smartphones causada por el temor de que la marca no pueda seguir usando el sistema Android de Google en sus teléfonos. En un comunicado interno le ha pedido a los empleados que no hablen con sus familiares y amigos sobre su cadena de suministro y los cronogramas del proyecto.

Li Pengfei, ingeniero térmico senior de Huawei, ha sido testigo del impacto negativo en su propio trabajo. Li, quien obtuvo su doctorado en Estados Unidos, tuvo que cortar los lazos de investigación con las universidades estadounidenses debido a la creciente desconfianza.

“Tengo que tener una idea de qué tecnología puede ser sensible para el gobierno de Estados Unidos antes de desarrollarla, lo cual representa realmente un límite para mi investigación”, dijo Li. “No quiero convertirme en un objetivo”.

Ahora Ren se encuentra bajo los reflectores

Empleados cargando un equipo caminan frente a una escultura en el nuevo campus de Huawei Songshan Lake, en Dongguan, provincia de Guandong, China, el 29 de mayo de 2019. REUTERS/Jason Lee

Los empleados de Huawei tendrán que acostumbrarse a ver a su jefe de 74 años, quien generalmente se muestra discreto y defiende su intimidad, bajo los reflectores con más frecuencia. Ren, un exingeniero militar, rara vez concedía entrevistas a los medios de comunicación, hasta noviembre de 2018.

La hija de Ren, Meng Wanzhou, quien es la Directora Financiera de la compañía, fue arrestada en Canadá y se enfrenta a una extradición a los Estados Unidos por presuntas violaciones de las sanciones de Irán. Desde entonces, Ren ha hablado con frecuencia sobre su compañía e incluso sobre su vida personal, ya que la empresa aprendió rápidamente que enterrar la cabeza en la arena no funciona. Por esa razón Huawei cambió su estrategia de relaciones públicas. La compañía incluso publicó un libro en el que recopiló todas las entrevistas que Ren realizó en chino e inglés, y está trabajando en traducir el libro a otros cinco idiomas. Pero en algunas ocasiones la compañía omitió intencionalmente algunas de las jugosas declaraciones que hizo Ren.

El libro, junto a otros libros sobre la historia de la compañía, que ya tiene 32 años, se encuentra en los estantes de una cafetería del campus. La cafetería, dentro del edificio conocido como la estación de tren “París”, se llama Cafe de Flore. Sin embargo, el más vendido no versa sobre Huawei sino que es una copia traducida de “The American Trap”, escrita por el exejecutivo de Alstom, Frédéric Pierucci, quien pasó dos años en una prisión estadounidense por su papel en un escándalo de soborno. El libro ha sido promocionado como la “versión francesa del incidente de Huawei”, de manera que Pierucci encarna el papel de la víctima.

Li, un veterano que ya lleva 13 años en el departamento de I+D de Huawei, dijo que vio las entrevistas de Ren y que las acciones de Estados Unidos contra la compañía eran “inconcebibles”.

“Solo somos una empresa que trabaja muy duro, incluyendo a todos nuestros empleados. No sabemos por qué Estados Unidos tomó esa decisión contra nosotros”, dijo Li. “Pensamos que están intentando proteger a las empresas estadounidenses”.

Krystal Hu