U.S. markets open in 1 hour 6 minutes
  • F S&P 500

    4,620.75
    +54.50 (+1.19%)
     
  • F Dow Jones

    34,740.00
    +283.00 (+0.82%)
     
  • F Nasdaq

    16,365.00
    +214.50 (+1.33%)
     
  • RTY=F

    2,237.40
    +40.10 (+1.82%)
     
  • Petróleo

    68.29
    +2.11 (+3.19%)
     
  • Oro

    1,785.80
    +9.30 (+0.52%)
     
  • Plata

    22.88
    +0.06 (+0.28%)
     
  • dólar/euro

    1.1334
    -0.0005 (-0.05%)
     
  • Bono a 10 años

    1.4430
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    23.81
    +0.85 (+3.70%)
     
  • dólar/libra

    1.3312
    +0.0011 (+0.08%)
     
  • yen/dólar

    113.2380
    +0.0580 (+0.05%)
     
  • BTC-USD

    57,383.45
    -669.06 (-1.15%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,471.79
    +29.02 (+2.01%)
     
  • FTSE 100

    7,153.57
    +94.12 (+1.33%)
     
  • Nikkei 225

    27,935.62
    +113.86 (+0.41%)
     

El alcalde Demings sobre la crítica del gobernador DeSantis al mandato de vacunación del Condado de Orange: “Adelante”

·5  min de lectura

El alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, criticó al gobernador Ron DeSantis por “liderazgo fallido” durante la pandemia y por utilizar a los bomberos para crear un “teatro político”, después de que el gobernador ofreciera una conferencia de prensa el jueves con el jefe de batallón de los bomberos Stephen Davis, quien fue despedido por el condado por insubordinación.

Davis no emitió reprimendas por escrito a los bomberos que supuestamente desobedecieron el mandato de vacunación de Demings, diciendo más temprano ese día que las órdenes disciplinarias que le dieron los oficiales superiores violaron los derechos civiles de sus colegas.

Esto marca el último capítulo de una disputa entre el gobernador republicano y el alcalde demócrata de uno de los condados más poblados del estado. Los dos han estado en desacuerdo en todo, desde los mandatos relacionados con las máscaras y las vacunas, hasta los roles del gobierno durante la pandemia.

Durante semanas, el condado ha estado bajo la amenaza del estado de recibir una multa de $5,000 por violación por imponer un mandato de máscara, lo que significa que las multas podrían ascender a millones. En la conferencia de prensa de Demings el jueves, dijo que no había tenido noticias del estado sobre los totales.

“Parece que les importa más el uso de bomberos como peones políticos, en lugar de servidores públicos a quienes se les confía proteger y servir”, dijo Demings a los líderes estatales. “Entonces, si me preguntas cuál es mi respuesta al gobernador o cualquier otra persona, digo estas simples palabras: adelante (bring it on)”.

Horas antes, apareciendo junto a DeSantis y la procuradora general Ashley Moody, Davis, habló públicamente por primera vez, dijo que creía que su despido era una “orden ilegal”.

“Hace dos días, me despidieron por lo que creo que es una orden ilegal”, dijo Davis durante la conferencia de prensa en el condado de Pinellas. En la conferencia de prensa, DeSantis dijo que está convocando una sesión especial de la Legislatura para abordar los mandatos de vacunas.

“Los hombres y mujeres que sirvo en mi batallón— el batallón cuatro— me han hablado durante los últimos meses, sin poder dormir”, dijo el veterano de 14 años de lucha contra incendios. “Preocupados por lo que sucedería si no recibían esta vacuna ... Muchas, muchas personas, hombres y mujeres, estaban preocupados por esto”.

Davis dijo que la lista de empleados que le dieron no mostraba quiénes estaban vacunados o si se les había otorgado una exención médica o religiosa.

“Miré la lista e hice preguntas, le pregunté a mi líder”, dijo Davis, quien no respondió a las preguntas después de sus comentarios. “¿Podemos confirmar estas cosas? ¿Podemos confirmar que estas personas no deberían estar en esta lista? [De] conversaciones personales con varios de ellos, ya sabía que tenían exenciones médicas. Tuve conversaciones personales con varios que dijeron que tenían la vacuna. Y, sin embargo, se me ordenó que les diera una reprimenda“.

Dijo que algunos bomberos se vacunaron por temor a ser despedidos si se negaban.

“Para mí, esto violó más que una simple ley. Violó sus derechos civiles. Esto violó la confianza [de] estos hombres y mujeres que han servido durante el último año y medio en el frente “, dijo Davis, refiriéndose a la pandemia de la COVID-19, que se ha apoderado de la nación desde marzo de 2020.

Los empleados del condado debían dar fe de su estado de vacunación antes del 30 de septiembre, a menos que pidieran una excepción religiosa o médica.

Demings dijo que el 95% de los trabajadores del condado han cumplido con la orden, destinada a aumentar la inoculación entre los trabajadores del condado y limitar la propagación y el daño del virus, al que se atribuye 58,000 muertes en Florida, incluidas más de 1,250 en el condado. Aproximadamente el 88% de los 1,443 empleados de bomberos / rescate del condado cumplieron.

Ricardo Daye, director de recursos humanos, dijo que 174 no completaron un formulario de verificación de vacunación ni solicitaron una exención antes de la fecha límite, lo que los puso en riesgo de ser disciplinados. Daye dijo que 184 empleados de bomberos / rescate obtuvieron exenciones médicas, 51 fueron exentos por razones religiosas y nueve solicitudes están pendientes.

Demings inicialmente dijo que los empleados podrían ser despedidos por negarse a ser vacunados, pero redujo el posible castigo a una reprimenda por escrito.

“Nunca fue mi intención despedir a nadie de nuestro empleo”, dijo Demings el 24 de septiembre cuando decidió no despedir a los paramédicos / bomberos no vacunados. “Somos un empleador compasivo y afectuoso, pero también debemos equilibrar eso con la protección de nuestros empleados y el público”.

Davis “fue despedido por no seguir una orden directa”, según un breve comunicado emitido a principios de esta semana por Lisa McDonald, portavoz de Bomberos / Rescate del Condado de Orange. “La insubordinación fue el resultado de su negativa a dictar acción disciplinaria el 5 de octubre de 2021″.

Según la carta de despido de Davis, obtenida por el Orlando Sentinel a través de una solicitud de registros públicos, el condado alegó que Davis violó cuatro reglas del departamento, incluidas las relacionadas con la insubordinación y el cumplimiento del deber al negarse a seguir una orden directa emitida por un oficial superior.

Davis se encuentra entre los 44 bomberos-demandantes que demandaron al Condado de Orange en un tribunal de circuito el 30 de septiembre por la directiva de vacunación de Demings, calificando el mandato de “ilegal, inconstitucional y altamente invasivo”.

Moody, la fiscal general, pidió el jueves permiso a la corte para presentar un escrito en el caso “para explicar por qué, a la luz de la escasez de personal de primera respuesta que afecta a Florida y a toda la nación, el interés público favorece la concesión de una orden judicial” para bloquear medidas disciplinarias. medidas que el condado puede imponer a los empleados que no obedecieron el mandato de vacunación.

DeSantis también criticó el despido de Davis como “ridículo” y “totalmente inapropiado” durante una rueda de prensa el miércoles.

Demings dijo que el condado “defenderá enérgicamente nuestro derecho a proteger a nuestros ciudadanos y empleados”.

“Lo que realmente es triste en este caso ... más de 58,000 floridanos han muerto como resultado del COVID-19 y el liderazgo fallido en Tallahassee”, dijo.

*Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por los periodistas Stephen Hudak y Ryan Gillespie.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.