U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,585.62
    -54.85 (-1.51%)
     
  • Dow Jones

    28,725.51
    -500.10 (-1.71%)
     
  • Nasdaq

    10,575.62
    -161.89 (-1.51%)
     
  • Russell 2000

    1,664.72
    -10.21 (-0.61%)
     
  • Petróleo

    79.74
    -1.49 (-1.83%)
     
  • Oro

    1,668.30
    -0.30 (-0.02%)
     
  • Plata

    19.01
    +0.30 (+1.62%)
     
  • dólar/euro

    0.9801
    -0.0018 (-0.19%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8040
    +0.0570 (+1.52%)
     
  • dólar/libra

    1.1166
    +0.0043 (+0.38%)
     
  • yen/dólar

    144.7200
    +0.2770 (+0.19%)
     
  • BTC-USD

    19,255.35
    -495.56 (-2.51%)
     
  • CMC Crypto 200

    443.49
    +0.06 (+0.01%)
     
  • FTSE 100

    6,893.81
    +12.22 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    25,937.21
    -484.84 (-1.83%)
     

“El algodón no engaña" de Tenn, la frase que cambió nuestra manera de limpiar

·3  min de lectura

Crear un eslogan pegadizo que la gente recuerde ya es un logro para cualquier agencia de publicidad. Pero conseguir, como lo hizo Tenn, que la frase cale en el lenguaje popular e incluso influya en un comportamiento tan cotidiano como la limpieza, es un sueño al alcance de muy pocos.

Tenn es una de las afortunadas marcas que llevó a cabo esta proeza gracias a una serie de campañas en las que se acuñó la inolvidable frase “el algodón no engaña”, pronunciada por uno de los personajes más célebres de la historia de la publicidad en España como fue su mayordomo.

Corría el año 1984 cuando Henkel, una empresa de productos de limpieza fundada más de un siglo antes, lanzaba en España el primero de una serie de anuncios del “nuevo Tenn con bioalcohol” destinados a convertirse en históricos.

Una buena parte del mérito de este éxito le corresponde al publicista que, en un momento de inestimable inspiración, creó el eslogan de la marca. Su nombre es Pere Montalà y, según cuenta él mismo, la idea le vino a raíz de su poca destreza con la navaja de afeitar. «Siempre que me afeitaba con navaja me hacía sangre», declaraba en una entrevista. «Luego me pasaba un algodón para secarla. Y una parte siempre se quedaba enganchada a la piel. De esta forma se me ocurrió que, si hay suciedad en un sitio, queda enganchada al algodón».

Y es que algo que hoy nos parece tan lógico como pasar un algodón por la pared para comprobar si quedan restos de suciedad no era ningún procedimiento estándar ni algo que hicieran nuestras abuelas de toda la vida. 

Montalà concibió esta idea de convertir el algodón en “la gran prueba de limpieza” y, con el tiempo, la imagen quedó grabada en la mente de toda una generación y pasó a formar parte de sus hábitos de higiene del hogar. Las empresas de algodón debieron alucinar con el nuevo uso que la gente le daba a su producto...

El actor de origen británico Peter Bland dio vida al mayordomo más famoso de la publicidad: el de Tenn.
El actor de origen británico Peter Bland dio vida al mayordomo más famoso de la publicidad: el de Tenn.

El segundo elemento clave para la campaña fue dar con un personaje que encarnara la idea de la limpieza perfecta. Y así es como nació el legendario mayordomo especialista de la desinfección que acompañó a Tenn durante más de dos décadas. Aunque en el anuncio lo llamaban Tomás, el actor original que lo interpretaba era el británico Peter Bland, que se paseó por nuestros televisores desde 1984 hasta 1996 aterrorizando al personal de limpieza con su indiscreta bolita de algodón.

En el año 96, la marca decidió que ya era hora de darle un aire nuevo al mayordomo y para ello escogieron a un actor más joven, pero que siguiera representando el mismo papel de escrupuloso guardián del brillo de las superficies. Tan continuista fue la cosa que el actor elegido fue…¡el propio hijo de Peter Bland!

En el año 96 se produjo un relevo generacional y el propio hijo de Bland dio vida al nuevo mayordomo de Tenn
En el año 96 se produjo un relevo generacional y el propio hijo de Bland dio vida al nuevo mayordomo de Tenn.

Con el tiempo, Tenn se fue adaptando a los cambios sociales y la figura del mayordomo estirado acabó quedando obsoleta. Sin embargo, por muchos encargados de la limpieza modernos y atractivos que nos pongan en los anuncios, el viejo Tomás con su cara a medio camino entre severa y bonachona es el único que ocupa un lugar en nuestros corazones. ¿O no?

También te puede interesar...

VÍDEO: El truco definitivo para quitar las manchas de desodorante de tus prendas