Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,088.80
    +1.77 (+0.03%)
     
  • Dow Jones

    39,131.53
    +62.42 (+0.16%)
     
  • Nasdaq

    15,996.82
    -44.80 (-0.28%)
     
  • Russell 2000

    2,016.69
    +2.85 (+0.14%)
     
  • Petróleo

    76.57
    -2.04 (-2.60%)
     
  • Oro

    2,045.80
    +15.10 (+0.74%)
     
  • Plata

    22.98
    +0.19 (+0.84%)
     
  • dólar/euro

    1.0823
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2600
    -0.0670 (-1.55%)
     
  • dólar/libra

    1.2673
    +0.0015 (+0.12%)
     
  • yen/dólar

    150.4400
    -0.0600 (-0.04%)
     
  • Bitcoin USD

    51,528.12
    +508.93 (+1.00%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,706.28
    +21.79 (+0.28%)
     
  • Nikkei 225

    39,098.68
    +836.48 (+2.19%)
     

Tenemos una mala noticia: algunos jueces consultan Wikipedia para dictar sentencias

Woman judge hand holding gavel to bang on sounding block in the court room.
Jueza dictando sentencia en un juzgado - Getty (Kanizphoto via Getty Images)

“Ha sido declarado culpable por…”, ya conoces el resto de la frase, esperemos que únicamente por haberla escuchado en centenares de películas en las que hay un juicio de por medio. Ese veredicto va a acompañado siempre de una sentencia, siempre documentada. Pero ahora viene la sorpresa: ¿Y si te dijéramos que en muchas ocasiones la fuente de la misma está en Wikipedia?

No es broma: alguien podría acabar de bruces entre rejas o ser sancionado económicamente, estando este duro destino, basado en parte en esta popular base de datos online. ¿Cómo hemos conocido este escalofriante dato? Ha sido el prestigioso Massachussets Institute of Technology (el MIT, por sus siglas en inglés) quien lo ha demostrado en un estudio.

Esta institución, empleando un estudio de campo totalmente aleatorio liderado por Neil Thompson, del Computer Science and Artificial Intelligence Laboratory (CSAIL), ha demostrado empíricamente una correlación entre los artículos publicados en Wikipedia y la dirección de las sentencias.

Para ello, este equipo preparó 150 artículos procedentes de estudiantes de derecho en la conocida página, todos ellos relacionados con información judicial y de sentencias, una suerte de jurisprudencia a modo de cebo. La mitad de ellos, fueron publicados en Wikipedia; la otra mitad, se mantuvo sin publicar.

Hecho esto, empezó el espectáculo: un algoritmo se dedicó a analizar las sentencias publicadas en busca de palabras clave introducidas en los textos de Wikipedia. Vamos, como el famoso “pixel” de los anunciantes, pero a la caza de jueces despistados.

De lo que se trataba era de cotejar las sentencias una a una y buscar parecidos semánticos con los artículos publicados por este grupo de control de estudiantes de derecho. Claro, ningún juez sospecha que haya nadie capaz de leer toda la Wikipedia y todas las sentencias, y están en lo cierto… En parte. Un humano no es capaz; un bot, sí.

El estudio demostró que las citas a información publicada en Wikipedia aumentaban un 20 % en las sentencias frente a la misma información que no se publicaba online. O lo que es lo mismo: los jueces echaban un ojillo a esta base de datos para argumentar parte de sus razonamientos.

Entiendes el problema, ¿verdad? Cualquiera puede publicar en Wikipedia y esta red lleva en el pecado su penitencia: no se sabe si lo que ha publicado es cierto o no, si bien, la “democratización” de la información equilibra su veracidad. Si alguien edita un contenido con información errónea, es fácil que alguien lo corrija en poco tiempo.

¿Pasa lo mismo con la información relativa a jurisprudencia? Llevado el asunto a un absurdo, uno podría ver la moneda de su destino caer en pena de prisión porque un estudiante de derecho ha publicado un contenido inventado. Esto, evidentemente, no es así porque la información citada siempre es accesoria y no forma la estructura de la sentencia.

Este estudio, para tranquilidad de todos, ha destacado que las citas a Wikipedia eran más elevadas en los tribunales de rango bajo; es decir, nunca en recursos al Supremo ni similares. Y nos podemos hacer una idea de la causa: los juicios de bajo perfil se tramitan más rápido y es más fácil que se busque información de relleno. Con todo, los autores del estudio han calificado sus conclusiones como “preocupantes”. Y estamos de acuerdo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

¿Cómo saber si es el momento de renunciar a tu trabajo?