Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,464.62
    -8.55 (-0.16%)
     
  • Dow Jones

    39,150.33
    +15.57 (+0.04%)
     
  • Nasdaq

    17,689.36
    -32.23 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    2,022.03
    +4.64 (+0.23%)
     
  • Petróleo

    82.34
    +0.17 (+0.21%)
     
  • Oro

    2,334.70
    -34.30 (-1.45%)
     
  • Plata

    29.58
    -1.24 (-4.03%)
     
  • dólar/euro

    1.0697
    -0.0009 (-0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2570
    +0.0030 (+0.07%)
     
  • dólar/libra

    1.2645
    -0.0015 (-0.12%)
     
  • yen/dólar

    159.7670
    +0.8530 (+0.54%)
     
  • Bitcoin USD

    64,244.12
    +406.75 (+0.64%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,348.83
    -11.50 (-0.84%)
     
  • FTSE 100

    8,237.72
    -34.74 (-0.42%)
     
  • Nikkei 225

    38,596.47
    -36.55 (-0.09%)
     

ANÁLISIS | El recibimiento dispar a Zelensky en Estados Unidos puede ser una señal de la tormenta política que se avecina

(CNN) --  El anterior viaje a Washington del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, donde se le rindió homenaje y su lucha se comparó a la de Winston Churchill contra el nazismo en tiempos de guerra, pareció un recuerdo lejano este jueves.

En esta nueva visita, Zelensky y sus anfitriones aprendieron algunas lecciones desconcertantes el uno del otro en un momento en el que el camino hacia la victoria final en la guerra contra Rusia parece cada vez más lejano.

Zelensky recibió un abrupto anticipo de cómo el posible regreso de Donald Trump al poder tras las elecciones de 2024 y cómo la actual influencia del expresidente sobre la ingobernable Cámara de Representantes, liderada por los republicanos, podría romper el multimillonario salvavidas del que depende la supervivencia de Ucrania. Y lejos de dar el visto bueno a una nueva petición de US$ 24.000 millones del gobierno para sostener el esfuerzo bélico de Ucrania, la caótica Cámara volvió a fracasar este jueves en su intento de financiar siquiera la defensa de Estados Unidos, al naufragar un nuevo intento de aprobar un proyecto de ley de asignaciones militares frente a la oposición ultraderechista.

Por su parte, los estadounidenses vislumbraron el impacto debilitador de una guerra brutal en un líder que reunió una impresionante resistencia a una invasión rusa, pero que también carga con el peso de meses de muerte y sacrificio impuesto a su pueblo. A veces, el actor de comedia convertido en héroe de guerra parecía agotado y sin sonrisa. En una entrevista concedida a CNN, confesó la tensión personal de su vida furtiva en tanto principal objetivo de Rusia.

PUBLICIDAD

Y en sus apariciones públicas, la paciencia de Zelensky a veces se agotaba, especialmente cuando reprendía a las Naciones Unidas por no proteger a sus miembros de las agresiones. En una capital estadounidense que ha experimentado un cambio ideológico desde la última vez que estuvo aquí, justo antes de la Navidad de 2022, ahora se necesita algo más que citar al presidente Franklin Roosevelt y hacer alusiones al 11S para convencer a los legisladores.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, camina por la arcada de la Casa Blanca hacia el Despacho Oval con el presidente Joe Biden durante una visita a la Casa Blanca en Washington, el 21 de septiembre de 2023. Crédito: Kevin Lamarque/Pool/Reuters

También se plantea la cuestión de si los incesantes esfuerzos de Zelensky por avergonzar al mundo para que actúe podrían estar llegando a un punto de rendimientos decrecientes. El enérgico presidente podría pensar lo mismo a juzgar por sus múltiples y conmovedoras expresiones de gratitud por la ayuda anterior, mientras las encuestas muestran que cada vez más estadounidenses se muestran escépticos respecto a la ayuda a Ucrania. Es posible que tenga que desarrollar nuevas habilidades políticas para adaptarse a una fase viciosa de la política estadounidense en la que Ucrania se ve arrastrada por segunda vez a una saga de juicios políticos y es un tema central de las elecciones generales.

El viaje de Zelensky a Estados Unidos, cuya democracia, aunque maltrecha, sigue siendo un baluarte de los sistemas políticos libres de todo el mundo, fue un reflejo de otro viaje realizado la semana pasada por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, para reponer su propio arsenal en una reunión con el tirano norcoreano Kim Jong Un en el Lejano Oriente ruso.

Una cálida bienvenida en el Despacho Oval

Biden hizo todo lo posible por asegurar a Zelensky la constancia de Estados Unidos.

"Señor presidente, el valiente pueblo de Ucrania, y no es una hipérbole, el pueblo de Ucrania ha demostrado una enorme valentía, una enorme valentía", dijo Biden a Zelensky en el Despacho Oval. "Junto con nuestros socios y aliados, el pueblo estadounidense está decidido a hacer todo lo posible para que el mundo esté con ustedes".

Zelensky agradeció profusamente a Biden el apoyo de Estados Unidos para "combatir el terrorismo ruso". Y también dio las gracias al pueblo de Polonia después de que el gobierno de Varsovia dijera que dejaría de armar a Ucrania tras una disputa sobre las importaciones ucranianas de grano. Los analistas estadounidenses y ucranianos señalaron que la medida estaba vinculada a las tensiones políticas ante la proximidad de las elecciones polacas, y que probablemente no auguraba una ruptura a largo plazo entre los aliados.

ANÁLISIS | Polonia anuncia que dejará de enviar armas a Ucrania: ¿cómo llegamos a esto y qué significa para la guerra?

Biden desveló otro paquete de ayuda estadounidense para Ucrania por valor de US$ 325 millones que se esperaba que incluyera más municiones de racimo y equipos de defensa antiaérea, según dos funcionarios estadounidenses, lo que suponía la segunda vez que Estados Unidos proporcionaba a Kyiv esta controvertida arma.

Pero también hubo decepción para Ucrania, ya que el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, declaró que Estados Unidos no proporcionará sistemas de misiles tácticos de largo alcance para el ejército (ATACMS), al menos por ahora. La decisión es la última señal de las limitaciones de la ayuda incluso por parte de Biden, que ha dirigido la alianza occidental con más eficacia que ningún otro presidente estadounidense desde el final de la Guerra Fría.

El presidente ha tratado de equilibrar las ofertas de armas estadounidenses con su objetivo subyacente de evitar un choque entre la OTAN y la superpotencia nuclear Rusia, lo que podría desencadenar una guerra más amplia. Sin embargo, sus críticos de línea dura lo acusan de ralentizar los sistemas de armamento que finalmente decide proporcionar, y de ofrecer a Ucrania solo los medios para garantizar su supervivencia, pero no para infligir una derrota completa a Rusia.

Zelensky puede volver a Kyiv, que sufrió un terrible bombardeo ruso durante la noche, coincidiendo con su visita a Estados Unidos, con la tranquilidad de que existe, al menos por ahora, un apoyo mayoritario en el Congreso a la resistencia de Ucrania.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y el de la minoría republicana, Mitch McConnell, lo flanquearon al entrar en una reunión con senadores. La reunión bipartidista incluyó una puesta al día sobre la guerra y de los esfuerzos de Zelensky para luchar contra la corrupción, una de las razones que algunos escépticos del Capitolio citan para enfriar la concesión de ayudas masivas. Los partidarios del Partido Republicano en el Senado respaldaron las iniciativas de Zelensky.

"Sabemos que Ucrania ha tenido problemas de corrupción... pero también vemos que el Parlamento se lo está tomando en serio", declaró tras la reunión Thom Tillis, senador por Carolina del Norte y miembro de la dirección del Partido Republicano.

En diciembre de 2022, la vicepresidenta demócrata Kamala Harris y la entonces portavoz demócrata Nancy Pelosi desplegaron una bandera ucraniana gigante detrás de un presidente ucraniano claramente emocionado después de que se dirigiera a una sesión conjunta del Congreso. Este viernes, el presidente republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, sin embargo, ni siquiera emuló a su colega del Senado, McConnell, apareciendo públicamente con Zelensky, aunque sí se tomó una foto con él en una reunión a puerta cerrada.

¿Qué cambió en 1 año? Las diferencias en la reacción de Kevin McCarthy a la visita de Zelensky

 

El portavoz, que se encuentra inmerso en un enfrentamiento con sus miembros conservadores más extremistas que podría llevar a un cierre del Gobierno la próxima semana, explicó que la cámara "no tenía tiempo" de celebrar una sesión conjunta con el Senado para escuchar un discurso de Zelensky. Y se negó a comprometerse a celebrar una votación sobre el paquete de US$ 24.000 millones para Ucrania y se quejó de que Biden debería estar más preocupado por la inmigración en la frontera sur.

"Miren, tenemos que ocuparnos de nuestra casa fiscal aquí en Estados Unidos. Estoy más que dispuesto a estudiarlo. Pero lo único que sé es que si el presidente solo se centra en eso, bueno, acaban de entrar 10.000 personas por la frontera, y él quiere ignorar eso", dijo McCarthy. "Creo que aquí hay prioridades".

Hostilidad republicana a la ayuda a Ucrania

McCarthy lidera una conferencia que incluye a muchos miembros a favor de Trump que reflejan la hostilidad del expresidente a enviar más ayuda a Ucrania. Trump ha prometido poner fin a la guerra en 24 horas si es el candidato republicano y gana las elecciones presidenciales de 2024, una promesa que probablemente resulte favorable para Putin, a quien a menudo ha tratado de impresionar.

El apoyo a Ucrania también ha trazado una línea divisoria en las primarias del Partido Republicano para 2024. La exembajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, por ejemplo, respondió a las críticas de apoyo a Ucrania realizadas en un acto de campaña en Nueva Hampshire.

"Un matón invadió un país a favor de Estados Unidos amante de la libertad", dijo.

Pero Vivek Ramaswamy, un candidato republicano en alza más en sintonía con el nacionalismo populista que late en el Partido Republicano moderno, dijo que no tendría "pelos en la lengua" con Zelensky y le reprocharía la corrupción, los límites a la libertad de expresión y la libertad religiosa.

Las divisiones subrayan la lucha del Partido Republicano por su propia alma, entre los conservadores tradicionales y los halcones de la política exterior que apoyan la democracia global y el enfoque aislacionista de "Estados Unidos primero" que vio a Trump acercarse a dictadores como Putin mientras arremetía contra la alianza occidental que Biden ha revitalizado para hacer frente a un nuevo desafío de Moscú.

También existe una antipatía personal de parte de algunos seguidores de Trump hacia Zelensky, quien estaba al otro lado de la línea en la llamada telefónica que condujo al primer juicio político contra el expresidente por un intento de obligar a su gobierno a investigar a Biden. Sorprendentemente, Ucrania ahora está en el centro de otro drama de juicio político, mientras los republicanos investigan a Biden por afirmaciones hasta ahora no demostradas de que se benefició financieramente de las actividades comerciales de su hijo Hunter en el país.

Los senadores a favor de Trump también rechazaron las peticiones de Zelensky. El senador de Ohio J.D. Vance no asistió a la reunión de todo el Senado con Zelensky, y luego utilizó el característico traje militar verde oliva del presidente ucraniano como un argumento en contra de la decisión de Schumer de flexibilizar las convenciones de vestimenta formal.

“Permitir que alguien ingrese a la cámara del Senado vestido así realmente cruza la línea”, escribió Vance en X, la red antes conocida como Twitter, junto a una foto de Zelensky que en realidad no se dirigió a los senadores en la cámara del Senado, sino desde un salón más pequeño y antiguo del Senado que se utiliza a menudo para eventos ceremoniales.

Otro senador pro-Trump del Partido Republicano, el senador de Missouri Josh Hawley, describió a Zelensky como agradecido y respetuoso. Pero se quejó de que el equipo de Biden no había establecido un objetivo claro para ganar la guerra.

“Ellos no lo saben. Sólo quieren más dinero de forma indefinida”, dijo Hawley.

Su comentario subraya un sentimiento que a menudo mencionan los votantes republicanos, de que Estados Unidos se ha lanzado a un conflicto abierto, aún sin sus tropas involucradas. Trump exacerba esas ideas al advertir que la ayuda de Biden a Ucrania podría desencadenar la Tercera Guerra Mundial con Rusia.

El escepticismo sobre la política gubernamental también se ha visto alimentado por el fracaso de la tan esperada contraofensiva de Ucrania para frenar la invasión rusa a través de un territorio que ha sido intensamente minado.

Mientras tanto, cualquier esperanza de un acuerdo de paz a largo plazo se ve socavada por la determinación de Ucrania de recuperar el territorio perdido y los antecedentes de Rusia de ignorar los altos el fuego en la región. Putin también tiene incentivos para mantener la guerra: es fundamental para su prestigio y su deseo de recrear una mayor esfera de influencia para Rusia. También podría esperar para ver si un cambio de poder en la Casa Blanca podría hacer que el presidente Trump regresara dispuesto a poner fin a la guerra en los términos de Rusia.

Todo eso significa que las garantías de Biden de seguir con Zelensky “mientras sea necesario” pueden no ser tan férreas como parecían antes. Sin un final a la vista para la mayor guerra en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, el destino de Ucrania parece cada vez más alineado con el propio destino político de Biden.