U.S. markets closed
  • F S&P 500

    4,133.00
    +9.50 (+0.23%)
     
  • F Dow Jones

    33,981.00
    +47.00 (+0.14%)
     
  • F Nasdaq

    12,556.50
    +41.00 (+0.33%)
     
  • RTY=F

    1,970.40
    +5.30 (+0.27%)
     
  • Petróleo

    74.72
    +0.61 (+0.82%)
     
  • Oro

    1,883.90
    +4.40 (+0.23%)
     
  • Plata

    22.31
    +0.07 (+0.31%)
     
  • dólar/euro

    1.0737
    +0.0006 (+0.05%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6340
    +0.1020 (+2.89%)
     
  • Volatilidad

    19.43
    +1.10 (+6.00%)
     
  • dólar/libra

    1.2042
    +0.0018 (+0.15%)
     
  • yen/dólar

    132.3900
    -0.2170 (-0.16%)
     
  • BTC-USD

    22,835.67
    -185.40 (-0.81%)
     
  • CMC Crypto 200

    523.77
    -1.36 (-0.26%)
     
  • FTSE 100

    7,836.71
    -65.09 (-0.82%)
     
  • Nikkei 225

    27,754.33
    +60.68 (+0.22%)
     

Cómo Antonio Banderas y 'El gato con botas' desafiaron los estereotipos racistas de Hollywood

Antonio Banderas aceptó El Gato Con Botas porque el personaje desafía estereotipos racistas de Hollywood
Antonio Banderas aceptó El Gato Con Botas porque el personaje desafía estereotipos racistas de Hollywood

Hollywood cuenta con una de las partes más importantes de la industria cinematográfica; es cierto que hay cientos de producciones de otros países que son sobresalientes o de mucha mejor calidad, pero debemos aceptar que Hollywood, nos guste o no, tiene un mayor alcance internacional con más salas de cine o canales de televisión disponibles. De hecho, una de las grandes ventajas del streaming es esa apertura con otro tipo de proyectos.

Es justo la popularidad y alcance de Hollywood lo que le convierte en un referente social – esto puede ser tanto bueno como malo –. Por años, ese lado de la franquicia estableció estereotipos negativos que, no precisamente habrían sido intencionales, pero son problemas generacionales que, por fortuna, han ido evolucionando. Los tropos más comunes y notables estaban puestos sobre los héroes y villanos.

En películas antiguas – e incluso una que otra no tan lejana – era común ver al héroe como un hombre blanco y al villano como un extranjero. De hecho, Mi Villano Favorito (81%) se burla de ese estereotipo tan común poniendo al protagonista con un acento muy marcado, aunque termina por ser un buen hombre, sólo con anhelos fuera de lo común. A principios de los dos miles, el cine de acción cayó en otro estereotipo negativo pintando a todo aquel con rasgos musulmanes como el villano.

Pero poco a poco las cosas han cambiado, y una de las estrellas que ha sido parte importante de esta evolución es Antonio Banderas, uno de los españoles más reconocidos a nivel mundial con cine nacional e internacional. Desde su papel protagónico en La Mascara Del Zorro (83%) de 1998, planteó a un héroe con acento, y es gracias a esta emblemática película que se le ofreció el papel del Gato con Botas en la franquicia de Shrek (87%), por la personalidad tan similar que requería.

En una reciente conversación con Deadline, con motivo el estreno de Puss in Boots: The Last Wish, el actor habló sobre el impacto de este tipo de personajes especialmente en la audiencia joven.

Cuando llegué a Estados Unidos, muchos de los actores con los que trabajé me dijeron ‘si te vas a quedar en [aquí], vas a interpretar a los malos y los villanos’. Los negros, los españoles y los árabes son los malos. Por eso era importante que obtuviera una máscara, una espada y una capa. Y el malo era de ojos azules, rubio y hablaba un inglés perfecto. El Gato con Botas es aún mejor porque habla con los niños, para que sepan que los buenos también pueden tener acento. Y los malos pueden hablar un inglés perfecto.

Hay que reconocer que este no es el primer personaje que posicionó a Banderas como un héroe en una película infantil. En la franquicia de Mini Espías (93%) (2001), aunque no fue el protagonista, representó al padre de quienes sí lo eran, no sólo como un héroe, sino como un hombre con grandes aspiraciones, un buen hogar, una familia, y con un porte bastante elegante. En la misma serie de películas, de hecho, también hubo presencia latina como parte de los buenos.

El Gato con Botas es un cuento clásico francés publicado en 1697, y ha tenido lugar en varios formatos y varios países (no olvidemos la versión mexicana). Pero cuando llegó en manos de Antonio Banderas en Shrek 2 (88%) una franquicia que se ha identificado por romper con estereotipos e incluso ha sido atrevida al enfrentarse al mundo rosa de las princesas y cuentos de hadas, tuvo más oportunidades de llegar a más gente joven y adulta con un mensaje correcto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO: El Gato con Botas vuelve con una versión existencialista del felino canalla