Anuncios
U.S. markets open in 9 hours 2 minutes
  • F S&P 500

    5,074.00
    -33.50 (-0.66%)
     
  • F Dow Jones

    38,597.00
    -83.00 (-0.21%)
     
  • F Nasdaq

    17,456.50
    -208.00 (-1.18%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,009.10
    +2.30 (+0.11%)
     
  • Petróleo

    82.87
    +0.06 (+0.07%)
     
  • Oro

    2,325.60
    -12.80 (-0.55%)
     
  • Plata

    27.11
    -0.24 (-0.86%)
     
  • dólar/euro

    1.0710
    +0.0009 (+0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6520
    +0.0540 (+1.17%)
     
  • Volatilidad

    15.97
    -15.69 (-49.56%)
     
  • dólar/libra

    1.2466
    +0.0003 (+0.03%)
     
  • yen/dólar

    155.4680
    +0.2390 (+0.15%)
     
  • Bitcoin USD

    64,134.87
    -2,609.68 (-3.91%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,384.81
    -39.29 (-2.76%)
     
  • FTSE 100

    8,040.38
    -4.43 (-0.06%)
     
  • Nikkei 225

    37,686.77
    -773.31 (-2.01%)
     

La apatía de los votantes es un obstáculo encara la oposición de Venezuela en las primarias

FOTO DE ARCHIVO: El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asiste a un mitin para conmemorar el aniversario del intento de golpe inicial de Hugo Chávez en 1992

Por Mayela Armas y Vivian Sequera

GUATIRE/CARACAS, 9 feb (Reuters) - La oposición venezolana espera que unas primarias presidenciales la unifiquen tras años de intentos inútiles de sacar del gobierno al presidente Nicolás Maduro, pero enfrenta una profunda apatía de los votantes mientras la gente tiene problemas para pagar alimentos y otros artículos básicos.

Los legisladores de la oposición nombraron recientemente un nuevo triunvirato para dirigir su legislatura paralela, que es reconocida por muchos países occidentales como el último organismo democrático que queda en Venezuela.

Ahora, necesitan un candidato presidencial que pueda persuadir a los votantes para que lo conviertan en el próximo líder de Venezuela.

PUBLICIDAD

Después de años de desaciertos políticos, la oposición está desarticulada, mientras Maduro disfruta de relaciones renovadas con sus pares de Colombia y Brasil, y algunas restricciones estadounidenses han sido relajadas antes de la contienda presidencial.

Y los votantes están desilusionados.

"La gente no le presta atención a la política", dijo María Eugenia Aray, de 29 años y madre de tres hijos, que vive en Guatire, cerca de Caracas, quien añadió que podría participar en las primarias. "Hay mucha apatía, tal vez participe (cuando ocurra la primaria). Pero la crisis económica es lo que tiene a las personas molestas por los pocos ingresos".

El salario mínimo mensual es equivalente a 6 dólares, aproximadamente el costo de un paquete de papel higiénico. Las personas que trabajan para empresas privadas ganan más, pero el estancamiento de los salarios del sector público ha provocado protestas de los maestros.

A pesar de la ligera recuperación económica del año pasado, la inflación alcanzó el 234% y los cortes de electricidad y agua son comunes.

Se espera que el comité encargado de programar la votación de las primarias y definir si se llevará a cabo con la ayuda de las autoridades electorales, consideradas por muchos como un brazo del gobierno de Maduro, dará a conocer los detalles de sus planes en los próximos días. La contienda electoral está prevista tentativamente para 2024.

Al menos una docena de dirigentes de varios partidos de oposición han dicho que participarán en las primarias.

Algunos candidatos declarados y probables dijeron a Reuters que la apatía y la frustración con la oposición son los principales desafíos para atraer votantes.

El "cansancio de la gente yo lo veo como el resultado de varias cosas: ese cansancio tiene que ver con la situación límite que vivimos en lo socioeconómico, con la situación política" de no lograr un cambio de gobierno, dijo el candidato Juan Pablo Guanipa, del partido Primero Justicia.

Maduro asumió el cargo después de la muerte de su mentor Hugo Chávez al ganar la elección en 2013.

A pesar de que bajo su mandato la economía colapsó y el país entró en una hiperinflación que llevó a la migración de 7 millones de personas, y su reelección en 2018 fue considerada fraudulenta por Estados Unidos y otros países occidentales, se ha mantenido en el poder con el apoyo de militares y naciones aliadas.

Más del 69% de las personas en un sondeo reciente de la encuestadora Delphos dijeron que se necesita un cambio en el liderazgo para mejorar la economía, poco menos del 26% dijo que definitivamente votaría en las primarias y casi el 30% dijo que definitivamente no lo haría.

"El reto es cómo hacer creíble las primarias", dijo Juan Guaidó, quien dirigió el gobierno interino de la oposición hasta que fue reemplazado por un triunvirato y se espera que declare su candidatura. Agregó que el control gubernamental de los medios además pone a la oposición a la defensiva "como si estuviéramos en 1950".

"La mayoría de la población tiene poca conexión con la política, el reto para estimular la participación es elevado y nada fácil", dijo Luis Vicente León, titular de la encuestadora Datanálisis.

Los activistas de la oposición comenzaron una campaña de fin de semana en Caracas y otras ciudades para promover el voto, mientras que otros recurrieron a las redes sociales.

"En este país hay una cultura de votar. En la medida que se acercan los procesos políticos la gente se interesa", dijo Henrique Capriles, quien fue candidato presidencial de la oposición en 2013. "El gobierno se ha encargado de la desconfianza (hacia el voto) y nosotros hemos pisado el peine" o caído en la trampa, agregó.

La primaria donde fue elegido como candidato atrajo al 16,7% de la población.

La exlegisladora y candidata primaria María Corina Machado dijo que la votación de 2024 es "una oportunidad única" para generar cambios. "Es urgente lograr coordinar y darle fuerza y legitimidad a una nueva dirección política", dijo.

Pero algunos venezolanos en apuros para llegar a fin de mes siguen siendo impermeables a los esfuerzos de la oposición.

"Estamos cada día más pobres y no creo que otras elecciones sean la solución final a este desastre", dijo el vendedor de verduras David Lugo, de 54 años, que vive en la otrora próspera ciudad petrolera de Maracaibo. "La situación (económica) esta tan dura que considero que es un perdida de tiempo" votar.

(Reporte de Mayela Armas y Vivian Sequera, reporte adicional de Mariela Nava en Maracaibo. Editado por Javier Leira)