Mercados cerrados

'Mi mujer y yo fuimos grabados sin permiso en un alquiler Airbnb'

Drita
airbnb camaras

¿Imaginas estar en una casa alquilada de vacaciones y descubrir que hay una cámara oculta en el dormitorio? Pues eso mismo le ha pasado a Derek Starnes y a su mujer en la casa que eligieron en Longboat Key, Florida, a través de Airbnb. La pareja cuenta que descubrió dos cámaras escondidas en dos habitaciones del apartamento (una en el dormitorio y otra en el salón) un día antes de marcharse, por lo que no dudaron en ir directamente a la policía a denunciarlo.

Como ya sabes, Airbnb es una conocidísima plataforma online de alquiler vacacional en el que puedes encontrar alojamiento prácticamente en cualquier lugar de mundo con solo unos clics. Las casas son votadas por los usuarios, lo que te ayuda además a tener una mejor referencia del lugar antes de elegirla y proceder con el alquiler.

(Derek Starnes y su mujer en el dormitorio donde estaba la cámara escondida)

Tras registrar la casa, los investigadores del departamento de policía de Longboat Key creen que hasta una docena de usuarios anteriores podrían haber sido grabados sin que ellos lo supieran. Las cámaras contaban con conexión WiFi y había "múltiples dispositivos de almacenamiento" guardados en el lugar de los hechos. Se desconoce cuánta información había dentro, pero el dueño de la casa, Wayne Natt ya ha sido arrestado. Natt se defiende apuntando que las cámaras estaban instaladas con "fines personales" para filmar contenidos sexuales y que las partes involucradas siempre han sabido que estaban siendo grabadas.

El acusado asegura además que las cámaras estaban apagadas cuando estaban los inquilinos de Airbnb porque nunca fue su propósito grabarles, sin embargo, se ha podido comprobar que la pareja víctima de esta historia sí había sido filmada. Ahora tendrán que averiguar si el resto de personas que aparecen en las grabaciones eran conscientes de la grabación, como indica Natt, o si por el contrario, también han sido grabadas contra su voluntad.

Airbnb, a través de un portavoz, ha emitido el siguiente comunicado:

Tan pronto como nos enteramos, expulsamos permanentemente a este individuo de nuestra comunidad y damos todo nuestro apoyo a los invitados afectados... Nuestro equipo se ha puesto en contacto con la policía local para ayudarles con su investigación de este delito flagrante y esperamos que la justicia sea aplicada. Tomamos muy en serio los problemas de privacidad y tenemos una política de tolerancia cero con estos comportamientos.

Lo cierto, y más preocupante de todo esto, es que no es la primera vez que pasa. Ya en diciembre del 2015, una mujer demandó a Airbnb por negligencia y a los dueños del apartamento en el que se alojaba tras encontrarse cámaras ocultas en la casa. En algunos foros y medios donde se mantiene el anonimato también se han leído casos de gente que reconoce tener cámaras en su casa alquilada en Airbnb, aunque se trata de mensajes a los que no se les puede dar 100% veracidad -podrían ser solo un intento de dar mala prensa a la plataforma.

Estas situaciones, aunque extremas, no dejan de sembrar la duda entre los usuarios de Airbnb y podrían hacer bastante daño al famoso servicio de alquiler online. La gran pregunta es ¿cómo se puede evitar que esto vuelva a ocurrir?

ABC ActionNews