U.S. markets open in 8 hours 5 minutes
  • F S&P 500

    4,569.00
    +11.00 (+0.24%)
     
  • F Dow Jones

    35,657.00
    +37.00 (+0.10%)
     
  • F Nasdaq

    15,574.75
    +79.00 (+0.51%)
     
  • RTY=F

    2,315.80
    +5.50 (+0.24%)
     
  • Petróleo

    83.88
    +0.12 (+0.14%)
     
  • Oro

    1,805.60
    -1.20 (-0.07%)
     
  • Plata

    24.49
    -0.10 (-0.41%)
     
  • dólar/euro

    1.1605
    -0.0009 (-0.08%)
     
  • Bono a 10 años

    1.6350
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    15.24
    -0.19 (-1.23%)
     
  • dólar/libra

    1.3760
    -0.0008 (-0.06%)
     
  • yen/dólar

    113.9550
    +0.2560 (+0.23%)
     
  • BTC-USD

    62,523.27
    +428.79 (+0.69%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,503.17
    +1,260.49 (+519.41%)
     
  • FTSE 100

    7,222.82
    +18.27 (+0.25%)
     
  • Nikkei 225

    29,109.69
    +509.28 (+1.78%)
     

Apple no es el paraíso laboral que mucha gente cree

·5  min de lectura

Apple no es un lugar mágico en el que los sueños laborales de ingenieros, programadores, expertos en marketing o diseño se hacen realidad. Lejos de esto, parece una empresa que tiene unas políticas de recursos humanos bastante cuestionables. Cientos de trabajadores actuales y antiguos de Apple se están quejando de su ambiente de trabajo, una rareza para la compañía, que antes se mostraba muy hermética en estos asuntos.

Así lo ha demostrado un reportaje publicado en el New York Times. Apple, conocida entre sus pares de Silicon Valley por una cultura corporativa hermética en la que se espera que los trabajadores estén en sintonía con la dirección, se enfrenta de repente a un problema que habría sido impensable hace unos años: el malestar de los empleados.

Tim Cook con unos empleados de Apple (Photo credit should read KENA BETANCUR/AFP via Getty Images)
Tim Cook con unos empleados de Apple (Photo credit should read KENA BETANCUR/AFP via Getty Images)

El viernes, Tim Cook, director ejecutivo de Apple, respondió a las preguntas de los trabajadores en una reunión de toda la plantilla por primera vez desde que salieron a la luz pública las preocupaciones de los empleados sobre temas que van desde la equidad salarial hasta si la empresa debería imponerse más en asuntos políticos como la restrictiva ley del aborto de Texas.

Tim Cook sólo respondió a dos de las preguntas que, según los empleados activistas, querían formular en una reunión transmitida a los empleados de todo el mundo, según una grabación obtenida por The New York Times. Pero su respuesta fue un notable reconocimiento de que los problemas laborales y sociales que han estado sacudiendo Silicon Valley durante varios años han echado raíces en Apple.

Denuncias dentro de la empresa

En el último mes, más de 500 personas que dijeron ser empleados actuales y antiguos de Apple han presentado relatos de abuso verbal, acoso sexual, represalias y discriminación en el trabajo, entre otros problemas, a un grupo de empleados-activistas que se autodenomina #AppleToo, dijeron Cher Scarlett y Janneke Parrish, dos empleados de Apple que ayudan a dirigir el grupo.

El grupo ha empezado a publicar en Internet algunas de las historias anónimas y ha animado a sus colegas a ponerse en contacto con funcionarios laborales estatales y federales para presentar sus quejas. Sus problemas, al igual que los de ocho empleados actuales y antiguos que hablaron con el Times, varían; entre ellos están las condiciones del lugar de trabajo, la desigualdad salarial y las prácticas comerciales de la empresa.

Un tema común es que el secretismo de Apple ha creado una cultura que disuade a los empleados de hablar sobre sus preocupaciones en el lugar de trabajo, ni con sus compañeros, ni con la prensa, ni en las redes sociales. Las quejas sobre jefes o colegas problemáticos son frecuentemente desestimadas, y los trabajadores tienen miedo de criticar la forma en que la empresa hace negocios, dijeron los empleados que hablaron con The Times.

"Apple tiene esta cultura de secretismo que es tóxica", dijo Christine Dehus, que trabajó en Apple durante cinco años y se fue en agosto. "Por un lado, sí, entiendo que la parte del secreto es importante para la seguridad del producto, para sorprender y deleitar a los clientes. Pero se traslada a otras áreas de la cultura donde es prohibitivo y perjudicial."

El Sr. Cook y Deirdre O'Brien, jefe de recursos humanos de Apple, dijeron en respuesta a una pregunta sobre la equidad salarial el viernes que Apple examinaba regularmente sus prácticas de compensación para asegurarse de que pagaba a los empleados de manera justa.

Parrish dijo que había presentado una pregunta sobre qué medidas concretas había tomado Apple para garantizar que las brechas salariales se resolvieran y que más mujeres y personas de color fueran promovidas a puestos de liderazgo. "Con las respuestas que Tim ha dado hoy, no se nos ha escuchado", dijo.

Apple tiene unos 160.000 empleados en todo el mundo, y no estaba claro si las nuevas quejas públicas reflejaban problemas sistémicos o cuestiones aisladas que se dan en muchas grandes empresas.

Apple está lidiando con peleas individuales que están saliendo a la luz pública

Ashley Gjovik, ex gerente de programas de ingeniería en Apple durante seis años, dijo que se había quejado a Apple durante meses sobre lo que ella creía que era una prueba inadecuada para los productos químicos tóxicos en su oficina, así como los comentarios sexistas de un gerente.

Después de hacer públicas sus quejas este año, Gjovik fue despedida. Dijo que Apple le había dicho que había sido despedida por filtrar información sobre los productos y por no cooperar con su investigación. Ha presentado quejas ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo y el Departamento de Justicia, dijo.

Dehus, que trabajaba en Apple para mitigar el impacto de la extracción de minerales valiosos en zonas de conflicto, dijo que había dejado Apple después de pasar varios años luchando contra la decisión de reasignarla a un papel que, según ella, había implicado más trabajo por menos salario. Dijo que Apple había empezado a intentar reasignarla después de que ella se quejara de que el trabajo de la empresa sobre los minerales no estaba conduciendo, en algunos casos, a un cambio significativo en algunos países devastados por la guerra.

Richard Dahan, que es sordo, dijo que había tenido problemas en su anterior trabajo en una Apple Store de Maryland durante seis años porque su gerente se negaba a proporcionarle un intérprete de lengua de signos para que se comunicara con los clientes, algo que la ley federal exige en algunas circunstancias. Dijo que se había comunicado con los clientes escribiendo en un iPad, y que algunos clientes se habían negado a trabajar con él como resultado. Cuando se lo comunicó a su gerente, éste le dijo que los clientes estaban en su derecho.

"¿Estaría bien que dijeran que no querían trabajar con una persona de color?". preguntó el Sr. Dahan en una entrevista a través de un intérprete de lengua de signos. Al final le asignaron un intérprete. Pero para entonces, dijo, la alta dirección le consideraba un quejica y se negó a ascenderle.

Lo dicho, Apple dista mucho de ser un paraíso laboral

VIDEO | Hay en Ibiza un hotel donde puedes pasar una noche gratis... a cambio de tu intimidad

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.