U.S. Markets closed

Apple se prepara para la gran guerra del futuro: quiere comprar cobalto directamente a los mineros

Apple no quiere problemas. Por eso se anticipa a ellos. Y el principal al que se enfrenta en un futuro a medio plazo es el de la carestía de determinados metales. Con un mundo que presumiblemente va a estar repleto de coches eléctricos, pantallas, y teléfonos móviles, es más que probable que algunos materiales que hoy en día son económicos tengan precios disparatados en el futuro. Uno de ellos es el cobalto.

Según informa Bloomberg, Apple está en conversaciones con las grandes empresas mineras de cobalto para adquirir directamente esta materia prima. Hasta ahora, el cobalto era comprado por terceras empresas que se las vendían a otras para fabricar componentes que finalmente compraba Apple. Con esta nueva estrategia, Apple se saltaría varios intermediarios y abarataría el proceso de fabricación de sus productos.

Tim Cook, CEO de Apple (Getty)

Por si esto fuera poco, además arrebataría este metal a sus competidores, ya que si estuviera en sus manos podría revenderlo y hacer negocio con ello. Lo que se dice una jugada maestra con un producto, el cobalto, que ha triplicado su precio en los últimos 18 meses.

El cobalto es un material que se utiliza principalmente en la fabricación de baterías. Hasta 2014, en el mundo se producía más cantidad de este metal de la que se consumía. Pero  en cuatro años el panorama es bien diferente: algunos analistas advierten de que no habrá suficiente para cubrir la demanda en los próximos años.

Y tres son los responsables de este aumento en la demanda: Apple con sus iPhone y sus iPad, Samsung con su gama de aparatos, y por último, Tesla y sus baterías para coche y para casa. El cobalto tiene la cualidad de potenciar las propiedades de otros metales como el litio, que se ha vuelto el componente más usado en las baterías.

Hasta 2010, los grandes compradores de cobalto eran las empresas que realizaban aleaciones para construir casas, aviones o coches. Pero desde entonces, las tecnológicas pelean por hacerse con este preciado material.

Esto ha hecho que el valor del cobalto suba de manera progresiva e incluso se especule con él. Tal y como informa la BBC , el año pasado media docena de fondos de inversión compraron 6.000 toneladas de cobalto valoradas en 260 millones de euros. ¿Su intención? Revenderlo a terceros y forrarse.

Mineros de cobalto del Congo (Reuters)

Pero el cobalto no es el único metal que va a definir el futuro. El litio también es igual de importante o más, ya que es el principal elemento de las baterías (el cobalto sirve para mejorar el funcionamiento del litio). Transparency Market Research estima que el mercado de las baterías de ion litio tuvo un valor de 30.000 millones de dólares en 2015. Para el año 2024, nueve ejercicios más tarde, la firma prevé un volumen de 75.000 millones.

Bloomberg asegura que Apple quiere cerrar contratos por al menos cinco años en los que las minas les suministren directamente toneladas y toneladas de cobalto. Y no es la única empresa que quiere este tipo de acuerdos. BMW quiere un acuerdo que le garantiza 10 años de suministro de cobalto para las baterías de sus coches eléctricos. Así que esta claro: el cobalto es el nuevo oro.