U.S. markets open in 6 hours 41 minutes
  • F S&P 500

    3,850.00
    +15.75 (+0.41%)
     
  • F Dow Jones

    30,993.00
    +84.00 (+0.27%)
     
  • F Nasdaq

    13,460.50
    +99.00 (+0.74%)
     
  • RTY=F

    2,171.60
    +7.60 (+0.35%)
     
  • Petróleo

    52.60
    +0.33 (+0.63%)
     
  • Oro

    1,852.00
    -4.20 (-0.23%)
     
  • Plata

    25.58
    +0.02 (+0.07%)
     
  • dólar/euro

    1.2183
    +0.0009 (+0.07%)
     
  • Bono a 10 años

    1.0910
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    21.91
    +0.59 (+2.77%)
     
  • dólar/libra

    1.3714
    +0.0030 (+0.22%)
     
  • yen/dólar

    103.7000
    -0.0610 (-0.06%)
     
  • BTC-USD

    33,287.18
    -160.06 (-0.48%)
     
  • CMC Crypto 200

    675.74
    -1.16 (-0.17%)
     
  • FTSE 100

    6,695.07
    -20.35 (-0.30%)
     
  • Nikkei 225

    28,822.29
    +190.84 (+0.67%)
     

¿Acierta o no Apple con su política de servicios?

Pablo Scarpellini
El CEO de Apple, Tim Cook, durante la presentación de los nuevos servicios de la empresa el pasado 25 de marzo. Foto: AP Photo/Tony Avelar.
El CEO de Apple, Tim Cook, durante la presentación de los nuevos servicios de la empresa el pasado 25 de marzo. Foto: AP Photo/Tony Avelar.

Sin Steve Jobs, Apple (AAPL) parece abocado a renunciar a la innovación. Durante cierto tiempo, años incluso, la compañía de la manzana mordida trató de mantener la ilusión de que nada cambiaría sin los golpes de genio de su gran gurú. Ahora, sin un nuevo producto estrella para ilusionar y las cifras de ventas de los iPhones en en pleno declive, es evidente que el cambio de estrategia es inevitable y que pasa por explotar la industria de los servicios.

Cristalino quedó tras la presentación del pasado 25 de marzo en su sede de Cupertino. Por primera vez, Apple no convocó a la prensa para hablar de un nuevo aparato sino para presentar una cascada de nuevos servicios, cinco en total, incluyendo una tarjeta de crédito, un club de videojuegos digitales y una plataforma de streaming para competir con Netflix, Amazon y Disney.

La idea es apuntalar aún más un capítulo que ya representa el 14% del total de sus ventas y que, de acuerdo a un reporte financiero del año pasado, ha crecido un 23,5% desde 2016. En contraste, las ventas del iPhone descendieron un 15% en el primer trimestre de 2019. Preocupante.

La incógnita ahora es saber si se trata de la estrategia acertada y si abandonar su aura de compañía innovadora y revolucionaria no acabará costándole muy caro. En términos de servicios, Apple no ha logrado brillar como con el hardware, su verdadera gallina de los huevos de oro.

Resultados mixtos

De momento, es difícil despejar la ecuación a través del primer análisis de los números. Una de cal y otra de arena podría ser el titular preliminar por lo sucedido en las últimas semanas tras el evento del 25 de marzo. La cara es Apple Music, donde la cosa marcha. El pasado 5 de abril confirmaron que ya tienen más suscriptores en Estados Unidos que Spotify, su principal competidor, un logro que algunos consideran como un punto de inflexión en la competencia por el dominio del mercado musical a nivel mundial.

Hasta la fecha, ya son 28 millones a nivel nacional frente a los 26 millones de Spotify, un triunfo en su afán de recortar la diferencia en la cifra global: 96 millones de abonados de pago frente a los 56 millones de Apple Music.

El servicio de Apple News +, que incluye la suscripción a más de 300 revistas, es uno de los que más dudas está suscitando. Los números de suscripciones, de momento, no acompañan. Foto: NOAH BERGER/AFP/Getty Images.
El servicio de Apple News +, que incluye la suscripción a más de 300 revistas, es uno de los que más dudas está suscitando. Los números de suscripciones, de momento, no acompañan. Foto: NOAH BERGER/AFP/Getty Images.

La nota negativa la ha puesto, al menos temporalmente, su nuevo servicio de suscripción a revistas, Apple News +, una oferta que da acceso a 300 revistas de primer nivel, además de a periódicos como Los Angeles Times y una parte de The Wall Street Journal por 9.99 dólares al mes. Pese a lo tentador del ecosistema, de momento solo ha logrado 200.000 suscripciones en 48 horas, una cifra escasa si se tiene en cuenta que el primer mes es gratuito, que son más de 300 publicaciones entre las que repartir el botín, y que la mitad de los ingresos serán para Apple.

Ese fue uno de los motivos por el que dos referencias del periodismo mundial como The New York Times y The Washington Post decidieron no formar parte del negocio, además de no querer entrar a formar parte de una especie de “batidora de noticias” con todas las cabeceras y contenidos mezclados, en palabras de Mark Thompson, el CEO del Times.

Falta por ver la acogida del público con Apple Arcade, la suscripción a un mundo de videojuegos por 9,99 dólares al mes, con un catálogo inicial de 100 juegos al que se podrá acceder a través de una pestaña dentro de la AppStore. No habrá que pagar por cada juego sino una suscripción mensual para disfrutar de todo el catálogo.

Y la respuesta con respecto a Apple TV +, una plataforma de streaming con contenido original de figuras como Steven Spielberg, Oprah Winfrey, Jennifer Aniston o Jason Momoa. “No podemos esperar para todas las historias que vamos a contar”, dijo durante la presentación el jefe de Apple, Tim Cook.

Entre la confianza y las dudas

Por el momento, en Wall Street hay confianza en la apuesta por los servicios del gigante tecnológico. Michael Walkley, analista financiero de Cannacord Genuity Capital Markets, asegura que “viniendo de un trimestre fuerte en el sector servicios, creciendo un 19% con respecto al año pasado y un 63% de margen de beneficios, creemos que las nuevas ofertas sustentarán el crecimiento hacia su objetivo de duplicar sus ingresos entre 2016 y 2020, y conseguir más de 500 millones de suscriptores para 2020”.

Karolina Wullum, analista para Amazon y ex empleada de Google, es mucho más cruda y directa en su análisis. En su opinión, el lanzamiento de esa cadena de servicios “sirve de conveniente distracción en tiempos turbulentos, pero no es otra cosa que un pálido intento de alejar la atención del problema real: que ha pasado más de una década desde que la compañía revolucionó la industria tecnológica con un nuevo aparato”.

Wullum recuerda la época de la vuelta de Jobs a la compañía en 1997. Logró protagonizar entonces la que es “probablemente, la década con la mejor racha de innovación que jamás hayamos visto en una compañía. El iPhone, el iPad, el iPpod, iTunes, el App Store, y la lista continua”.

Todos esos productos crearon industrias paralelas, explica —las aplicaciones para móviles alcanzarán un volumen de negocio de 189.000 millones de dólares para 2020—, y cambiaron otras para siempre, como la de los teléfonos móviles. La finlandesa Nokia nunca pudo recuperarse del golpe que supuso la llegada del iPhone en 2007.

Ese pasado glorioso se ha traducido en un legado que Cook quiere explotar para no perder relevancia. Apple ha emprendido una transición lenta hacia una clase diferente de compañía que no dependa tanto de aparatos sino de suscriptores. En principio, no debería tener problemas para hacerse un hueco si recurren a una estrategia evidente: la creación de paquetes bajo un mismo paraguas.

Por ejemplo, 20 dólares al mes por el acceso a Apple Music, Apple TV+ y Apple News + en lugar de pagar por Netflix y Spotify, que además no ofrecen la suscripción a un abanico de medios de prestigio. Y si a ese combo se le añade Apple Arcade, es más que probable que muchos piquen el anzuelo. Con más de 900 millones de iPhones activos en todo el mundo, es fácil pensar que pueden posicionarse de forma sólida con su nuevo modelo.

Otra cuestión bien distinta es dilucidar si lograrán imponer su modelo a medio y largo plazo. De momento, el giro de la inmensa nave de Apple parece el adecuado.

@pscarpe