U.S. markets open in 4 hours 7 minutes

Argentina siguió hundida en la recesión en 2019: PIB cae 2,1%

Evolución del crecimiento del PIB argentino (AFP | Nicolas RAMALLO)

Argentina, sumida en la recesión desde mediados de 2018, registró una nueva contracción de su actividad económica, de 2,1% en 2019, informó este viernes el estatal Instituto de Estadísticas, cuando el país busca renegociar su pesada deuda con acreedores privados.

Argentina, tercera economía de América Latina, enfrenta una dura crisis con caída de la actividad, alta inflación de 53,8% el año pasado y aumento de la pobreza y el desempleo.

La contracción del PIB en diciembre fue de 0,3% en relación a igual mes del año pasado. En ese mes los sectores con peor desempeño fueron los de intermediación financiera (-9,8%) y la construcción (-8%), en comparación con el mismo mes de 2018. Agricultura y ganadería anotó -0,1%. En cambio, la pesca creció 13,5%.

En 2018, la caída del Producto Interno Bruto de Argentina fue de 2,5%. En 2017 había registrado un aumento de 2,6% y en 2016 una contracción de 2%.

La proyección del Fondo Monetario Internacional para 2020 es de una caída del PIB de 1,3%.

El país ha mejorado sin embargo su indicador de déficit fiscal, que pasó de 6,8% del PIB en 2015 a 0,4% en 2019, pero ahora, sin posibilidades de pagar su abultada deuda con ahorro propio, deberá renegociar con sus acreedores.

- Deuda "no sostenible" -

Argentina busca renegociar su deuda por unos 195.000 millones de dólares (equivalente a 57% del PIB) que mantiene con bonistas privados y con organismos bilaterales y multilaterales.

El gobierno del presidente de centro-izquierda Alberto Fernández ha insistido en que Argentina no podrá pagar su deuda hasta que la economía retome la senda del crecimiento.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó esta semana que la deuda del país sudamericano, que declaró default por última vez en 2001, "no es sostenible", y pidió colaboración a los acreedores para una renegociación.

Argentina suscribió con el FMI en 2018, durante el gobierno del liberal Mauricio Macri (2015-2019), un acuerdo stand by por 57.000 millones de dólares, de los cuales ha recibido 44.000, para hacer frente a una crisis que golpeó a su moneda.

Fernández rechazó los tramos pendientes de ese préstamo.

Entre sus primeras medidas, el mandatario que asumió en diciembre congeló las tarifas de los servicios públicos, en un intento por contener la inflación, una de las más elevadas del mundo. También creó subsidios para atacar la pobreza, que alcanzó a 35,4% de la población en el primer semestre de 2019, según cifras oficiales, y a cerca de 40% al cierre del año, según proyecciones privadas.

El gobierno también endureció un férreo control de cambio y de capitales para contener la salida de divisas que impulsa el precio del dólar. También aumentó impuestos a sectores socioeconómicos medios y altos.

La moneda local se depreció 38% en 2019.