U.S. markets close in 5 hours 36 minutes

Así es la mansión de los US$165 millones que ha comprado Jeff Bezos en Los Ángeles

El CEO y fundador de Amazon, Jeff Bezos, junto a su prometida, Lauren Sanchez, el 16 de enero de 2020 en Mumbai, India. Foto: Rafiq Maqbool/AP.

Nunca nadie había desembolsado semejante cantidad de dinero para comprarse una casa en Los Angeles. Pero Jeff Bezos, el CEO de Amazon (AMZN), parece que está empeñado en sentar cátedra en el mundo de las finanzas, tanto ganando como gastando.

Este emprendedor al que se le atribuye una fortuna de 132.000 millones de dólares acaba de pagar nada menos que 165 millones de dólares por una propiedad enclavada en el célebre Beverly Hills, en la ciudad de Los Ángeles.

Se trata, según The Wall Street Journal, de la mansión más cara que se haya vendido en esa zona de la Costa Oeste estadounidense, precisamente donde se concentran las residencias de cientos de figuras de las finanzas, el deporte y el entretenimiento.

Esta transacción se produce pocos días después de que se hiciera público el compromiso entre el hombre más rico del mundo y Lauren Sánchez, la mujer que provocó la ruptura de Bezos con su primera esposa y su posterior divorcio.

Ubicada dentro de un área de 36.400 metros cuadrados, esta propiedad perteneció desde finales de la década de 1930 al desaparecido productor de cine Jack Warner, el fundador de la compañía Warner Bros. Sin embargo, hasta la fecha, su propietario era el magnate de la música David Geffen, quien además es un gran amigo del fundador de Amazon, según un reporte de USA Today.

De acuerdo con un artículo publicado en 1992 por la revista Architectural Digest, se trataría de una mansión de estilo georgiano de 13,600 pies cuadrados (algo más de 1.200 metros cuadrados), con un impresionante pórtico de renacimiento griego, amplias terrazas y jardines, además de dos casas para huéspedes, una piscina con dos terrazas, una cocina al aire libre, tres invernaderos, un campo de golf de nueve hoyos y una cancha de tenis iluminada todo el año, en la que los domingos se jugaban en tiempos de Wagner apasionantes partidos de dobles entre los amigos. También posee un área de estacionamiento y su propia bomba de combustible.

Sobre el pórtico de estilo griego, se sabe que fue obra del al arquitecto Roland E. Coate, quien había sido contratado por Wagner para remodelar la residencia. Gracias a sus trabajos en los años veinte, Coate era conocido entre las figuras más acaudaladas de San Marino y Pasadena, pero luego de diseñar la mansión del productor David O. Selznick, a partir de 1930 firmó varias obras en Beverly Hills.

Cómo es por dentro la nueva casa de Bezos

En tiempos de Warner, la puerta principal de la mansión se abría a un hall de entrada de dos pisos, notable por sus extraordinarios pisos ejecutados en una variedad de madera y una amplia escalera en voladizo que conducía a las habitaciones de arriba.

En el primer piso, la sala de estar contaba con paneles ingleses del siglo XVIII, nichos en las esquinas para la exhibición de porcelana Wedgwood y otros objetos, así como una lámpara de araña de cristal estilo George Ill. La sala, como la mayoría de los demás, exhibía una serie de antigüedades, incluida una mesa de biblioteca de caoba y un escritorio, ambos estilo George Ill.

El comedor generalmente estaba listo para cenas de dieciséis personas, aunque también podía ampliarse para acomodar a varias docenas de invitados. Los Warner poseían un conjunto de no menos de cuarenta y ocho sillas de comedor estilo Regencia.

Muy pocas residencias en el área de Beverly Hills pudieran hacerle la competencia a esta propiedad de ensueño, sostienen quienes la conocen. Además, esta es la única que se mantiene tal cual, de entre las que construyeron los grandes patrones del cine y los negocios entre 1920 y 1940.

La biblioteca privada podía acomodar a varias docenas de invitados, tan cómodamente como en una sala de proyección. La terraza acristalada tenía paneles hermosos de estilo Gothick, muy a la moda en la Inglaterra de fines del siglo XIX, y sus muebles eran una mezcla de piezas finas de Chippendale y sofás y sillas grandes y cómodos.

Sobre la repisa de la chimenea reinaba un retrato de Ann Warner pintado por Salvador Dalí. La llegada de este lienzo mereció una fiesta a la que acudieron unas trescientas personas.

En el exterior, tras la verja de la finca aparece un sendero custodiado por sicomoros que conducen a la colina donde está erigida la mansión. Al final de este camino aparece el pórtico griego de la fachada, pero a los lados se divisan los jardines con sus fuentes, sus terrazas ajardinadas decoradas con urnas y estatuas, una fuente con una figura de cupido cabalgando sobre un caballito de mar, además de una columnata estilo italiano del siglo XVII ante una pared cubierta de hiedra.

Una residencia única visitada por estrellas

Todavía en la década de 1950, los Warner realizaban fiestas vespertinas a las que asistieron estrellas como los entonces jóvenes Elizabeth Taylor, Tony Curtis, Janet Leigh, Frank Sinatra, Judy Garland, Paul Newman, Doris Day y Merv Griffin.

“Ninguna de las residencias de los zares de los estudios de cine, ni antes ni después, ha logrado superar en tamaño, grandeza o glamour a la finca de Jack Warner en Benedict Canyon”, escribió el veterano agente de bienes raíces de Los Ángeles, Jeff Hyland, en su libro "The Legendary Estates of Beverly Hills", publicado en 2008.

En 1990, tras la muerte de Ann Wagner, David Geffen se hizo con esta finca de 9.4 acres (casi 4 hectáreas), conocida como Jack Warner Estate, tras abonar un pago de 47.5 millones de dólares.

Ese mismo año, la casa de subastas Christie's sacó al mercado 319 piezas pertenecientes a la familia Warner, entre las que se encontraban joyas, antigüedades y un auto marca Bentley en el que solía verse a Jack Warner por las calles de Hollywood. La operación generó unos cuatro millones de dólares.

Con esta compra, Bezos desbanca del primer lugar de las compras más caras en Los Ángeles a la villa Chartwell, ubicaba en Bel Air, por la cual Lachlan Murdoch, presidente de Fox e hijo de Rupert Murdoch, pagó 150 millones de dólares.

The Wall Street Journal también aseguró que Bezos acaba de pagar 90 millones de dólares para hacerse con un terreno que había sido propiedad de Paul Allen, el desaparecido cofundador de Microsoft.

El último informe sobre propiedades de la revista Land Report ha colocado a Jeff Bezos en el número 28 de su lista de los 100 principales propietarios de tierras. El CEO de Amazon sería propietario de 420,000 acres (170.000 hectáreas 0 1.700 kilómetros cuadrados) de terrenos en todo el país.

Artículos relacionados: