U.S. markets close in 1 hour 25 minutes
  • S&P 500

    3,655.99
    -37.24 (-1.01%)
     
  • Dow Jones

    29,246.37
    -344.04 (-1.16%)
     
  • Nasdaq

    10,824.63
    -43.29 (-0.40%)
     
  • Russell 2000

    1,663.27
    -16.32 (-0.97%)
     
  • Petróleo

    76.69
    -2.05 (-2.60%)
     
  • Oro

    1,631.00
    -24.60 (-1.49%)
     
  • Plata

    18.35
    -0.56 (-2.93%)
     
  • dólar/euro

    0.9606
    -0.0082 (-0.85%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8900
    +0.1930 (+5.22%)
     
  • dólar/libra

    1.0654
    -0.0203 (-1.87%)
     
  • yen/dólar

    144.7340
    +1.4140 (+0.99%)
     
  • BTC-USD

    19,149.17
    +165.97 (+0.87%)
     
  • CMC Crypto 200

    439.52
    +6.42 (+1.48%)
     
  • FTSE 100

    7,020.95
    +2.35 (+0.03%)
     
  • Nikkei 225

    26,431.55
    -722.28 (-2.66%)
     

El "aterrizaje suave" favorable al empleo de la Fed depende de que la historia no se repita

·6  min de lectura

Por Howard Schneider

2 sep (Reuters) - Los funcionarios de la Reserva Federal han reconocido que la batalla contra la inflación se pagará con la pérdida de empleos, y el banco central de Estados Unidos necesitará una combinación poco probable de eventos para mantener esa tendencia al mínimo a medida que las tasas de interés continúan aumentando.

Los economistas que evalúan la situación que enfrenta la Fed estiman que el empleo en Estados Unidos podría caer desde unos pocos cientos de miles de puestos hasta varios millones antes de que la Fed frene la peor escalada de la inflación en 40 años.

El resultado final dependerá de qué tan cerca siga la economía los patrones vistos en las últimas décadas, en qué medida factores como la mejora de las cadenas de suministro globales ayudan a reducir la inflación y qué tan estricta es la Fed en hacer cumplir su objetivo de alzas del índice de precios al consumidor del 2%.

Dado que la medida de inflación preferida por el banco central actualmente aumenta a una tasa anual de más del 6%, Joe Brusuelas, economista jefe para Estados Unidos de RSM, una firma de consultoría, estima que tomaría una pérdida de 5,3 millones de empleos y una tasa de desocupación de 6,7%, muy por encima del 3,7% registrado en agosto, para reducir la inflación al 2%.

"¿Puede la Fed lograr un aterrizaje suave puro?... Probablemente no", dijo Brusuelas, refiriéndose a un escenario en el que el endurecimiento monetario frena la economía y la inflación, sin desencadenar una recesión. "Es difícil imaginar un resultado benigno".

Los datos sobre los empleos de agosto, publicados el viernes, le dieron a la Fed un poco de alivio. Las empresas estadounidenses crearon 315.000 puestos de trabajo el mes pasado, una desaceleración frente al medio millón de empleos agregados en julio y una señal de que algunos de los excesos de la economía posteriores a la pandemia pueden estar moderándose, sin ceder por completo.

Además, la cantidad de personas en la fuerza laboral aumentó en casi 800.000 a un nuevo récord, un dinamismo en el que los funcionarios de la Fed han estado confiando para aliviar las presiones salariales con el tiempo.

Los funcionarios de la Fed esperan que la carga de combatir la inflación recaiga menos en el empleo que en otras partes de la economía, incluso cuando durante meses se han quejado del estado actual del mercado laboral como insostenible.

El informe de empleos de agosto no alivió todas esas preocupaciones. Los ingresos medios por hora continuaron aumentando a un ritmo interanual del 5,2%, al igual que el mes anterior.

Los funcionarios de la Fed creen que eso debe disminuir, y la presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester, dijo esta semana que consideraba que el crecimiento de los salarios "tendría que moderarse a alrededor del 3,25% al 3,5% para ser consistente con la estabilidad de precios".

"SIN PRECEDENTES"

Los funcionarios de la Fed han sido menos específicos sobre lo que equilibrará las cosas, y algunas de las ideas de trabajo requieren que los mercados laborales de Estados Unidos actúen de manera diferente a como lo han hecho en el pasado.

El gobernador de la Fed Christopher Waller ha señalado la Curva de Beveridge, que traza la relación entre las ofertas de trabajo y la tasa de desempleo, para argumentar que el mercado laboral podría comportarse de manera diferente esta vez.

La proporción actual de dos ofertas de trabajo por cada persona desempleada es un récord. Por lo general, cuando la tasa de vacantes laborales cae, la tasa de desempleo aumenta a medida que se vuelve más difícil para los solicitantes de empleo encontrar una plaza.

Pero Waller argumenta que la Curva de Beveridge cambió durante la pandemia, y ahora se encuentra en un lugar que permitiría que las ofertas de trabajo caigan drásticamente a medida que la economía se desacelera, aliviando la presión sobre los salarios y los precios, sin un gran aumento en el desempleo.

"Reconocemos que no tendría precedentes que las vacantes disminuyeran en gran medida sin que la economía caiga en recesión... De hecho, estamos diciendo que algo sin precedentes puede ocurrir porque el mercado laboral se encuentra en una situación excepcional", escribió Waller en una nota de investigación publicada por la Fed a fines de julio.

Otras narrativas de aterrizaje suave también dependen de que la historia no se repita.

UNA AYUDA

En junio, por ejemplo, la estimación mediana entre los funcionarios de la Fed era que el desempleo aumentaría un poco, pero solo a alrededor del 4,1% para fines de 2024, un avance lento y limitado.

Las proyecciones actualizadas se publicarán al final de la reunión de política monetaria de la Fed del 20 y 21 de septiembre. Si, como se espera, esas proyecciones muestran un mayor desempleo, las posibilidades de un aterrizaje suave se enfrentarán a un hecho histórico desagradable: una vez que la tasa de desempleo se incremente más allá de cierto punto, tiende a seguir subiendo.

Desde por lo menos finales de la década de 1940, incluso los aumentos modestos de medio punto porcentual en la tasa de desempleo con respecto al año anterior -la magnitud del aumento que los funcionarios de la Fed han comenzado a insinuar- han tendido a escalar a saltos de 2 puntos porcentuales o más.

Con el nivel actual de fuerza laboral de 164,7 millones, eso se traduciría en alrededor de 3,3 millones menos de personas empleadas, por debajo de algunas estimaciones, pero todavía alto.

"Por lo general, una vez que el mercado laboral va cuesta abajo, esa tendencia se acelera", dijo Claudia Sahm, ex economista de la Fed y fundadora de Sahm Consulting.

Como economista de la Fed, Sahm desarrolló la epónima "Regla de Sahm", que dice que una vez que la tasa de desempleo promedio de tres meses aumenta medio punto porcentual desde su mínimo reciente, la economía ya está en recesión. Sin embargo, dadas las rarezas del mercado laboral de la era de la pandemia, esta vez está abierta a una excepción.

La línea de base de Sahm es un aumento en la tasa de desempleo a alrededor del 4%, lo que se traduciría en una pérdida de menos de un millón de empleos, para que la economía evite una recesión.

Mucho tendría que salir bien para obtener ese resultado.

El informe de empleos de agosto muestra cómo podría funcionar: una tasa de desempleo impulsada por más personas que se unen a la fuerza laboral en lugar de las rondas de despidos que se observan durante una recesión.

El mejor resultado para la Fed "depende de la curación de las cadenas de suministro, más personas que regresan a la fuerza laboral, más sensibilidad a los precios por parte de los consumidores", dijo Sahm. "Es una normalización de la economía".

Si eso no sucede, y la complicación del mercado laboral empeora, la Fed tendría opciones, incluida la elevación de la meta de inflación del 2% actual. Brusuelas estima que llegar a una tasa de inflación del 3% costaría 3,6 millones de empleos menos que insistir en alcanzar la meta actual, con la tasa de desempleo aumentando en poco más de un punto porcentual desde el nivel actual.

Hasta ahora, esa no es una conversación que la Fed quiera tener.

"Hemos comunicado una y otra vez nuestro compromiso de lograr ese objetivo del 2%", dijo el presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, al Wall Street Journal esta semana. "Creo que tomará algunos años, pero no hay confusión... Estamos absolutamente comprometidos a hacerlo".

(Reporte de Howard Schneider. Editado en español por Marion Giraldo)