Anuncios
U.S. markets open in 3 hours 54 minutes
  • F S&P 500

    5,354.50
    +26.50 (+0.50%)
     
  • F Dow Jones

    39,800.00
    +17.00 (+0.04%)
     
  • F Nasdaq

    18,945.75
    +159.00 (+0.85%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,093.30
    +4.20 (+0.20%)
     
  • Petróleo

    77.83
    +0.26 (+0.34%)
     
  • Oro

    2,365.70
    -27.20 (-1.14%)
     
  • Plata

    30.66
    -0.84 (-2.67%)
     
  • dólar/euro

    1.0842
    +0.0015 (+0.14%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4340
    +0.0200 (+0.45%)
     
  • Volatilidad

    11.61
    -0.68 (-5.53%)
     
  • dólar/libra

    1.2715
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • yen/dólar

    156.7000
    -0.0200 (-0.01%)
     
  • Bitcoin USD

    69,803.15
    -241.05 (-0.34%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,502.71
    +0.04 (+0.00%)
     
  • FTSE 100

    8,369.54
    -0.79 (-0.01%)
     
  • Nikkei 225

    39,103.22
    +486.12 (+1.26%)
     

El aumento de emisiones de la aviación podría llevar a límites globales desde 2024 -IATA

EAU realiza un vuelo de demostración con combustible de aviación sostenible

Por Allison Lampert y Rajesh Kumar Singh

20 mar (Reuters) - Se prevé que el aumento del tráfico aéreo de lugar a la imposición a algunas aerolíneas de requisitos globales en materia de emisiones el año que viene, según un importante grupo del sector de aerolíneas, a pesar de que se está amplíando el debate sobre la eficacia de ese planteamiento.

Un plan liderado por las Naciones Unidas pretende limitar las emisiones de los vuelos internacionales al 85% de los niveles de 2019 en la primera fase de su Sistema de Compensación y Reducción de Emisiones de Carbono para la Aviación Internacional (CORSIA, por sus siglas en inglés) a partir del año que viene.

Se prevé que ese umbral se supere en algún momento de 2024 sobre la base de la recuperación actual del tráfico, según dijo a Reuters el grupo del sector IATA.

PUBLICIDAD

Los transportistas de la primera fase podrían comprar compensaciones ya ese año, cuando según las previsiones los viajes internacionales volverán a niveles cercanos a los de 2019.

Combatir la contaminación de la aviación es clave en la lucha contra el cambio climático, ya que el sector genera aproximadamente el 3% de las emisiones mundiales. A medida que el tráfico se recupera de una caída inducida por la pandemia de COVID-19, algunos viajeros están reavivando la presión sobre los efectos que tiene el transporte aéreo en el medio ambiente para buscar alternativas con menos emisiones de carbono.

Dado que aún no se han probado tecnologías como los aviones eléctricos y de hidrógeno, y que el combustible de aviación sostenible (SAF, por sus siglas en inglés) escasea y tiene un coste desorbitado, las aerolíneas están comprando créditos en proyectos de reducción de la contaminación, como la plantación de árboles, para compensar sus emisiones.

Sin embargo, aunque las compensaciones cuestan menos que el SAF, los críticos afirman que no reducen las emisiones reales de las aerolíneas.

COMPENSACIONES DE CARBONO

Aunque la primera fase del sistema CORSIA es voluntaria, las aerolíneas de los países participantes la siguen. El CORSIA será obligatorio en 2027.

Las expectativas de la IATA no se habían hecho públicas hasta ahora.

En la actualidad, las aerolíneas compran créditos de carbono de forma voluntaria. Con el CORSIA, las aerolíneas de más de 100 países participantes tendrían que compensar el aumento de las emisiones por encima de la línea de base del 85% de los niveles de 2019.

El CORSIA fue aprobado en 2016 por la asamblea de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de la ONU. La OACI no puede imponer normas a los Estados, pero sus 193 países miembros adoptan sus estándares por abrumadora mayoría.

La IATA y las principales aerolíneas apoyan el CORSIA, que evita un mosaico de normas regionales sobre emisiones que podría elevar los costes, pero algunos ejecutivos han criticado las compensaciones.

Scott Kirby, consejero delegado de United Airlines, las ha calificado de "lavado verde" o "greenwashing", y ha pedido que se acabe con ellas, estimando que plantar árboles en cada acre de tierra disponible solucionaría menos de cinco meses de emisiones. En su lugar, quiere que el sector se centre en innovaciones como los aviones eléctricos y la captura de carbono.

"Para una compañía aérea, no tiene ningún sentido comprar SAF caro cuando puede comprar compensaciones baratas", afirma Jo Dardenne, director de aviación de Transport & Environment, con sede en Bruselas.

El SAF se produce en cantidades mínimas a partir de materias primas como aceites de cocina y residuos animales, y cuesta entre dos y cinco veces más que los carburorreactores convencionales. Aumentar la producción y hacerla comercialmente viable exigiría inversiones masivas, como incentivos públicos que incluyan desgravaciones fiscales.

Se calcula que la producción mundial de SAF solo cubrirá el 2% de las necesidades de combustible de la aviación mundial en 2025, según la IATA.

"Muchas aerolíneas preferirían reducir sus requisitos de compensación informando sobre el uso de SAF, pero los Estados no han puesto de su parte para ayudar a que haya más SAF disponible, ni siquiera cuando han impuesto mandatos", dijo la IATA.

Compañías como Easy Jet se han distanciado de las compensaciones y United sigue teniendo como objetivo cero emisiones netas de carbono para 2050 sin depender de las compensaciones tradicionales, apostando principalmente por las SAF. Sin embargo, en diciembre pasado, el volumen total de SAF utilizado en sus operaciones seguía siendo inferior al 0,1% de su consumo total de combustible de aviación.

Los créditos de carbono certificados según el plan de la ONU "serán necesarios", dijo a Reuters Sara Bogdan, responsable de Sostenibilidad y ESG de JetBlue Airways.

La OACI destacó la integridad del CORSIA, ya que los Estados, en consulta con grupos de protección del medio ambiente, elaboraron sus criterios para las compensaciones.

JetBlue apuesta por aviones más SAF y eficientes en el consumo de combustible para reducir las emisiones.

Una tonelada métrica de reducción de carbono mediante compensaciones cuesta entre 10 y 15 dólares, frente a los 200 dólares de las SAE, según la directora de sostenibilidad de United Airlines, Lauren Riley.

"La economía es dura", dijo a Reuters.

(Reporte de Allison Lampert en Montreal y Rajesh Kumar Singh en Chicago; información adicional de Kate Abnett en Bruselas; editado en español por Flora Gómez)