Autoridades islámicas anuncian el inicio del ramadán

·2  min de lectura
RAMADÁN (AP)
RAMADÁN (AP)

Las autoridades islámicas en Indonesia dijeron que el primer día del ramadán comenzará el jueves, cuando millones de fieles en el país de mayoría musulmana más poblado del mundo comiencen a celebrar el mes sagrado con ayunos y oraciones.

El ministro de Asuntos Religiosos, Yaqut Cholil Qoumas, declaró el miércoles por la noche que los equipos de observadores de astronomía islámica de varias regiones del país habían avistado la luna creciente, el comienzo oficial del ramadán. Poco después, los fieles inundaron las mezquitas para las oraciones vespertinas.

Las autoridades musulmanas de Arabia Saudí y varios países más de Medio Oriente anunciaron el martes que el mes de ayuno del ramadán empezaría el jueves en función del avistamiento previsto de la Luna creciente.

Los clérigos de la región dijeron que no se pudo ver la Luna el martes por la noche, lo que indicaba que aparecería a la noche siguiente.

Durante el ramadán, los musulmanes se abstienen de comer, tomar, fumar y de tener relaciones sexuales desde el amanecer hasta la puesta de sol. Incluso un pequeño sorbo de agua o una pequeña bocanada de humo es suficiente para invalidar el ayuno. Por la noche, las familias y amigos se reúnen y comen en un entorno festivo.

El ayuno pretende acercar a los fieles a Dios y recordarles el sufrimiento de los pobres. Los musulmanes deben realizar estrictamente las oraciones diarias y dedicarse a una mayor contemplación religiosa. También se les insta a abstenerse de chismorrear, pelearse o maldecir durante el mes sagrado.

El ayuno es uno de los cinco pilares del islam y es obligatorio para todos los musulmanes sanos. Pero hay exenciones para los enfermos y las mujeres embarazadas o lactantes. Los niños pequeños no deben ayunar.

El islam sigue un calendario lunar, por lo que el ramadán comienza aproximadamente una semana y media antes cada año. Al final del ramadán, los musulmanes celebran la alegre fiesta del Eid al-Fitr, en la que los niños suelen recibir ropa nueva y regalos.