Mercados cerrados

El Axon M es el primer paso hacia el teléfono plegable definitivo

Carlos Martinez
(Engadget)

Muchas compañías han intentado en el pasado lanzar teléfonos plegables con doble pantalla, pero ninguna ha conseguido convencer del todo al usuario medio. ZTE sin embargo cree tener la clave para hacer que la idea finalmente funcione y en un acto que muchas tacharán de arriesgado, ha presentado al mundo su nuevo Axon M, un smartphone que ya ha caído en manos de nuestros compañeros de Engadget en inglés y del que ahora podemos contarte muchos más detalles e impresiones

(Engadget)

Este teléfono parece un portátil diminuto en el que la parte del teclado es también pantalla. Hablamos así de la presencia de dos paneles de 5,2 pulgadas (uno más delgado que el otro, aunque sin que por ello presente poca solidez o flexibilidad indeseada) separados por una bisagra que permite girarlos 180 grados.

Esta bisagra también hace gala de una buena construcción y rigidez, posibilitando que se pueda tener el teléfono con las dos pantallas completamente "abiertas", como un libro, o en ángulo, adoptando la típica postura en modo "stand" de los portátiles convertibles. A pesar de todas estas habilidades físicas, lo cierto es que la mayor parte del tiempo seguirás usando el teléfono en modo normal, con las dos pantallas mirando hacia fuera y solo trabajando en el panel principal.

(Engadget)



Seguro que si miras las fotos con detenimiento te llama la atención una M en la barra de navegación de Android. Se trata del botón que ZTE ha incluido en Nougat precisamente para que puedas seleccionar el modo de visualización/uso del teléfono. Tendrás así acceso a cuatro modos: Extendido (la pantalla completa o modo libro que te contaba antes); Dual (para tener dos apps corriendo una en cada lado), Espejo (el mismo contenido se ve en las dos pantallas) y el modo regular para el uso, antes mencionado, de un solo panel. Para que no haya confusiones con los nombres de los modos, estos se muestran con iconos que representan el tipo de contenido a mostrar, intentando así que de un vistazo entiendas cómo vas a usar las pantallas.



Durante las pruebas, me cuentan que el Axon M fue capaz de cambiar de modo de manera rápida y eficiente. En el caso del Dual, por cierto, tendrás acceso a un rápido launcher en el que seleccionar qué app quieres correr en la segunda pantalla.

Todos los modos son útiles, a su manera. Dual hace que la multitarea sea realmente eficaz, ya que puedes arrastrar información entre pantallas y realizar varias acciones a la vez. Los desarrolladores no necesitarán implementar un nuevo código a sus soluciones tampoco –si no ZTE lo llevaba claro, vaya-: siempre que la app tenga soporte para la multiventana de Android Nougat, funcionará perfectamente en Axon M.



El modo Espejo por su parte te permitirá compartir el contenido que desees con la persona que tengas enfrente (un vídeo de YouTube o una presentación de PowerPoint podrá ser seguida por dos personas a la vez, una frente a la otra, sin apretujarse mirando los dos el mismo panel). ZTE mostró cómo jugar a Battleship en el teléfono, demostrando que es capaz de reconocer acciones desde las dos pantallas de manera alternativa.

Las ventajas del modo Extendido son más que obvias. Podrás abrir una pantalla en los dos paneles de forma que verás más contenido de una vez, sin tener que hacer scroll. No te confundas: si vas a ver un vídeo de YouTube, ZTE no lo estirará hasta darle un antiestético formato. En su lugar, mostrará el vídeo en una de las pantallas y los comentarios abajo, como si estuvieras realmente en una pantalla más grande en la que tienes acceso visual a todas esas secciones. Si estás en Twitter con este modo (y el teléfono en horizontal) tendrás la ventaja de caracteres para escribir en la pantalla de arriba y el teclado en la de abajo, de forma que tengas todo el espacio del mundo para tus mensajes. ¿Abres la Galería de fotos del teléfono? Entonces lo que verás es todas las miniaturas en una de las pantallas y una previsualización de la foto que te interesa en la otra.

ZTE asegura que ya ha optimizado 80 de las 100 aplicaciones más usadas para el modo Extendido, incluyendo Google Docs, Sheets, Slides, Fotos, Chrome, Maps, Gmail, Facebook, Twitter, SoundCloud, Firefox y Pandora. Las que no lo estén, se pondrán simplemente en modo tablet, pero claro, así no reconocen la presencia de la bisagra y se perderá texto en algunas apps cuando se hace scroll en esa zona. Ojo con eso.

(Engadget)



La implementación de las aplicaciones ya preparadas para este Axon M es realmente atractiva, y no deja de ser una solución muy interesante mientras sigamos sin poder optar por un teléfono con pantalla flexible. ZTE dice estar trabajando para acabar con ese espacio perdido, y asegura que en un par de años podría dar con la solución.

Pero dejando a un lado el problema físico de la bisagra, el software está muy bien diseñado ya que podremos hacer el gesto de pellizcar la pantalla en ambas pantallas (incluso con un dedo en cada panel), colocar dos vídeos diferentes en cada lado y seleccionar qué vídeo emite sonido. Este Azon M está equipado con una pareja de altavoces y el mismo procesador de sonido del Axon 7. Las pantallas son paneles LCD con resolución Full HD que ofrecen imágenes de calidad, aunque la secundaria parece ofrecer ángulos de visión más reducidos que los de la principal.

(Engadget)



Dada su peculiar naturaleza, el teléfono no cuenta con cámara trasera y delantera, sino con una única cámara de 20 megapíxeles colocada en la pantalla principal. Esto confundirá de primeras ya que pensaremos estar arrancando con la cámara frontal, aunque sólo tendremos que girar el teléfono para disponer de la previsualización de la otra pantalla. La doble se presenta como un problema para la batería del terminal, que con 3.180 mAh dice aguantar un día de uso moderado. Es algo que tendremos que comprobar en nuestras propias carnes, ya que nos resulta bastante complicado.

Con un procesador Snapdragon 821, el terminal no ofrece el máximo rendimiento que podemos encontrar en el mercado, pero funciona muy bien junto a los 4 GB de RAM que incluye el dispositivo. La doble pantalla parecería no sufrir con la multitarea, así que en ese aspecto podemos estar tranquilos.

De todas formas tanta innovación se siente ligeramente experimental, así que será difícil hacernos con el uso y las funciones del teléfono de primeras. Precisamente por eso, el fabricante ha preparado un portal en el que conocer las funciones y algunos trucos para exprimir al máximo las dos pantallas, así que imaginamos que todo será cuestión de práctica.