U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,829.34
    -96.09 (-2.45%)
     
  • Dow Jones

    31,402.01
    -559.85 (-1.75%)
     
  • Nasdaq

    13,119.43
    -478.54 (-3.52%)
     
  • Russell 2000

    2,200.17
    -84.21 (-3.69%)
     
  • Petróleo

    63.44
    -0.09 (-0.14%)
     
  • Oro

    1,769.80
    -5.60 (-0.32%)
     
  • Plata

    27.60
    -0.08 (-0.31%)
     
  • dólar/euro

    1.2162
    -0.0006 (-0.05%)
     
  • Bono a 10 años

    1.5180
    +0.1290 (+9.29%)
     
  • dólar/libra

    1.4007
    -0.0134 (-0.95%)
     
  • yen/dólar

    106.3820
    +0.5000 (+0.47%)
     
  • BTC-USD

    47,418.80
    -1,441.14 (-2.95%)
     
  • CMC Crypto 200

    967.30
    -27.36 (-2.75%)
     
  • FTSE 100

    6,651.96
    -7.01 (-0.11%)
     
  • Nikkei 225

    30,168.27
    +496.57 (+1.67%)
     

Azealia Banks tiene en casa la calavera de una niña de seis años

·1  min de lectura


La controvertida rapera Azealia Banks siempre ha sentido fascinación por todo lo relacionado con la osteología, la taxidermia y el más allá. Aunque para algunos pueda resultar una afición un tanto extraña, por no decir espeluznante, ella no ve qué tiene de extraño, por ejemplo, que recientemente tomara la decisión de desenterrar a su antiguo gato para hervir sus huevos y poder conservarlos porque en el fondo es lo mismo que se hace en las escuelas de medicina con los esqueletos que usan los estudiantes.

Hace un tiempo la artista también compró a través de internet un cráneo humano que perteneció a una niña de 6 años y que se ha convertido en una de sus posesiones más preciadas.

"Murió a causa de un traumatismo craneoencefálico. Me encantan los huesos y respeto mucho la idea de la vida después de la muerte", ha asegurado Azealia en una entrevista al programa de radio 'The Kyle and Jackie O Show'.

Curiosamente, cuando perdió a su mascota Azealia no se planteó en ningún momento disecarlo porque le asustaba la idea de colocarlo en algún lugar de su casa, pero tampoco quería que sus restos acabaran en una fosa común después de que fuera sacrificado, así que finalmente optó por dejarle morir en paz en casa y enterrarle ella misma.

"Creo que los huesos es donde se acumula la energía de una persona, y con mi gato, tuve que tomar una decisión", ha explicado sobre los motivos que le llevaron a exhumarlo pasados tres meses.

Sus planes ahora pasan por usar la mandíbula del felino para recubrirla de titanio y hacerse unos pendientes. Eso sí, ha dejado claro que no se comió los restos del animal, como afirmaron en su momento las malas lenguas.