U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,080.11
    +122.48 (+3.09%)
     
  • Dow Jones

    34,589.77
    +737.24 (+2.18%)
     
  • Nasdaq

    11,468.00
    +484.22 (+4.41%)
     
  • Russell 2000

    1,886.58
    +50.03 (+2.72%)
     
  • Petróleo

    80.55
    +2.35 (+3.01%)
     
  • Oro

    1,783.00
    +19.30 (+1.09%)
     
  • Plata

    22.37
    +0.93 (+4.36%)
     
  • dólar/euro

    1.0407
    +0.0072 (+0.70%)
     
  • Bono a 10 años

    3.7030
    -0.0450 (-1.20%)
     
  • dólar/libra

    1.2049
    +0.0099 (+0.83%)
     
  • yen/dólar

    138.0990
    -0.5350 (-0.39%)
     
  • BTC-USD

    17,054.39
    +567.26 (+3.44%)
     
  • CMC Crypto 200

    405.30
    +4.61 (+1.15%)
     
  • FTSE 100

    7,573.05
    +61.05 (+0.81%)
     
  • Nikkei 225

    27,968.99
    -58.85 (-0.21%)
     

La batalla por el Trono de Hierro no tiene sentido cuando todos en ‘House of the Dragon’ son igual de malvados

Emma D’Arcy y Paddy Considine (HBO)
Emma D’Arcy y Paddy Considine (HBO)

¿Alguna vez has tenido uno de esos días en los que todo el mundo se siente indigno del Trono de Hierro?

Estamos a más de la mitad de la primera temporada de House of the Dragon, en la que el rey Viserys (Paddy Considine), muy enfermo y lleno de cicatrices, parece tener muy pocas probabilidades de sobrevivir. Y, sin embargo, entre los tres candidatos viables para su sucesión -su hermano Daemon, su hijo mayor Aegon II, y su hija y heredera oficialmente reconocida Rhaenyra- ninguno ha surgido como un meritorio favorito. Aparte de la afición de los Targaryen por la guerra, no he oído una sola idea constructiva de alguien sobre cómo diferenciará su reinado del actual caos, que ha producido no una, sino dos guerras por los Peldaños de Piedra (Stepstones). ¿Cómo se supone que me va a importar quién gobierna Westeros cuando nadie da un carajo por sus habitantes?

El Juego de Tronos es, en última instancia, una lucha por la supervivencia, sí, pero sin ninguna idea de cómo podrían gobernar estos contendientes, es difícil invertir en su supervivencia. En una de las pocas escenas que nos permiten conocer al joven Aegon II (interpretado por el hijo de David Tennant, Ty), su madre lo sorprende masturbándose por la ventana de la torre. La alternativa en un mundo de fantasía al Roman Roy de Succession.

La bondad de su tío Daemon se ha definido hasta ahora por lo bajo que está dispuesto a llegar. Hace unos episodios, se negó a acostarse con su sobrina adolescente. Qué noble. Esta semana, demuestra que es mejor que su hermano-rey al no someter a su mujer a un parto por cesárea letal: el marido del año.

Rhaenyra, sin embargo, es la rival más desconcertante de la serie, ávida de poder. Cree con tanta vehemencia en su propio derecho a la corona que es fácil olvidar que el rey la nombró heredera como reacción a la desobediencia de Daemon. Era una adolescente cuando ocurrió. Desde entonces, su convicción de que debe ser reina ha crecido, pero no su capacidad demostrable para el cargo. Cuando estalla la Guerra por los Peldaños de Piedra -¡de nuevo! - su respuesta es el trillado grito de guerra de los Targaryen: enviar a los dragones. Puede que sus dragones hayan elevado a los Targaryen por encima de las otras grandes familias de Westeros, pero entre ellos, el principal rasgo distintivo parece ser su relativa disposición a utilizarlos.

Dentro de doscientos años, en la línea de tiempo de Game of Thrones, las diferencias entre los hombres y las mujeres que compiten por la corona serán importantes. Cuando Robb Stark desafía a Joffrey Lannister, es una batalla entre una visión de independencia regional y el dominio político de la riqueza extrema. Daenerys Targaryen, al igual que sus antepasados de la House of the Dragon, tiene en mente la primogenitura, pero su campaña también llegó a representar un gobierno más progresista. Liberó a los esclavos y se ganó el cariño de los dothraki. Fue la campeona del pueblo. Jon Snow expresó la idea de que un forastero indiferente al poder podría ser el rey más adecuado.

Ty Tennant como Aegon Targaryen en House of the Dragon (HBO)
Ty Tennant como Aegon Targaryen en House of the Dragon (HBO)

En esa serie, quién querías que ganara seguía siendo quién querías que sobreviviera, pero quién querías que sobreviviera se sentía como una elección significativa. Las alianzas que formaban -e incluso las que rehuían- te decían algo sobre quiénes eran. House of the Dragon ha recreado la batalla por la supremacía, pero hasta ahora no el alma que hizo que esa batalla fuera tan atractiva. Aquí no hay ideales en juego; solo tres formas diferentes de que la misma línea de sangre avance.

Lo cual, por supuesto, sabemos por Game of Thrones que no se prolonga de forma indefinida. Quien gane la guerra civil que se avecina desempeñará un papel en la dirección de la caída de la House of the Dragon. Yo apoyo a Rhaenyra porque me gusta su dragón amarillo y el impulso de elegir un bando -incluso entre opciones indistintas- es irresistible. También el feminismo. Pero basándonos en lo que sabemos ahora, es difícil ver cómo cualquiera de estas rubias podría haber cambiado la condenada historia de la Casa Targaryen.