U.S. Markets closed

Boeing entregó 380 aviones comerciales en 2019, la mitad que el año anterior

Agencia EFE

Nueva York, 14 ene (EFE).- La aeronáutica estadounidense Boeing entregó a lo largo de 2019 un total de 380 aviones, menos de la mitad en comparación con el año anterior, impactada por los dos accidentes de su modelo 737 Max que obligaron a paralizar su servicio y, más recientemente, su producción.

Boeing informó este martes en un comunicado de la que es su cifra de entregas de aviones más baja en unos 14 años -en contraste con el récord de 863 entregas que ha logrado su rival europea Airbus- y en la cual los aparatos del modelo 737 representan solo un tercio de las unidades, 127.

Por otra parte, Boeing registró más cancelaciones que compras a lo largo del ejercicio y perdió 87 pedidos de sus aparatos, lo que deja ese apartado con un saldo negativo por primera vez en al menos 30 años, según dijo un portavoz al canal CNBC. Airbus cerró el año con 768 pedidos firmes.

La aeronáutica estadounidense situó su cartera de pedidos de 2019 en 5.046 unidades, mientras que Airbus informó la semana pasada de que tiene un volumen acumulado de 7.482.

En diciembre, Boeing no obtuvo ningún pedido del polémico 737 Max, cuya producción ha quedado paralizada mientras la flota en propiedad de las aerolíneas sigue vetada en el espacio aéreo internacional, a la espera de que la firma resuelva sus problemas técnicos con las autoridades.

Los pedidos de ese modelo cayeron en 183 unidades el año pasado, en buena parte debido a la bancarrota de la aerolínea india Jet Airways.

Boeing sigue trabajando en la recertificación de este avión por parte de la Administración Federal de Aviación (FAA, en inglés), después de que un fallo técnico provocara dos accidentes en apenas cinco meses, a finales de 2018 y principios de 2019, que dejaron 346 fallecidos.

Con la flota de los 737 Max paralizada desde mediados de marzo, Boeing continuó fabricando este modelo a un ritmo más lento con la previsión de que estuviera en servicio a finales de año, cosa que no ha ocurrido, por lo que su dirección decidió frenar la producción este mes hasta que haya novedades.

Esa perspectiva ya ha impactado en el entorno de la aeronáutica y el mayor proveedor del 737 Max, Spirit AeroSystems, ha anunciado esta semana que despedirá a 2.800 trabajadores.

Boeing, que desde este lunes tiene un nuevo consejero delegado, David Calhoun, avanzaba un 0,88 % en el índice del Dow Jones de Industriales una hora antes del cierre de la sesión en Wall Street. El año pasado perdió casi un 6 % de su valor.

(c) Agencia EFE