Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,431.60
    -2.14 (-0.04%)
     
  • Dow Jones

    38,589.16
    -57.94 (-0.15%)
     
  • Nasdaq

    17,688.88
    +21.32 (+0.12%)
     
  • Russell 2000

    2,006.16
    -32.75 (-1.61%)
     
  • Petróleo

    78.49
    -0.13 (-0.17%)
     
  • Oro

    2,348.40
    +30.40 (+1.31%)
     
  • Plata

    29.62
    +0.55 (+1.91%)
     
  • dólar/euro

    1.0709
    -0.0033 (-0.31%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2130
    -0.0250 (-0.59%)
     
  • dólar/libra

    1.2686
    -0.0074 (-0.58%)
     
  • yen/dólar

    157.3230
    +0.3410 (+0.22%)
     
  • Bitcoin USD

    66,326.62
    +161.04 (+0.24%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,375.38
    -42.50 (-3.00%)
     
  • FTSE 100

    8,146.86
    -16.81 (-0.21%)
     
  • Nikkei 225

    38,814.56
    +94.09 (+0.24%)
     

Bolivia sufre falta de dólares y se dispara paridad paralela del boliviano

La gente camina frente a un banco en La Paz mientras Bolivia enfrenta una grave escasez de dólares estadounidenses

LA PAZ (Reuters) - Bolivia se encuentra en un momento de agitación económica y política por la escasez de dólares, y esta semana comenzó con multitudinarias marchas y bloqueos de caminos en diferentes regiones del país.

Las asociaciones de comerciantes minoristas, transporte pesado e importadores lideran las manifestaciones, denunciando restricciones en el acceso a dólares por parte de los bancos y comisiones elevadas que inflan el valor de la moneda extranjera.

El tipo de cambio oficial se mantiene en 6,96 bolivianos por cada dólar, pero en el mercado paralelo ha alcanzado hasta 9 bolivianos, lo que representa una depreciación del 24,9% en la práctica. La última vez que se movió el tipo de cambio fue en 2011.

La falta de acceso a divisas ha generado un escenario preocupante para sectores clave de la economía boliviana, con impactos directos en el abastecimiento de productos importados, medicamentos y combustibles.

PUBLICIDAD

"Tienes que comprar mercaderías del exterior, porque acá no se produce nada", dijo César Gonzáles, secretario ejecutivo de la Confederación de Trabajadores Gremiales y Trabajadores por Cuenta Propia. "Todo se compra con dólar, lamentablemente en el país no hay (…) y esta escasez de dólar está dando lugar a que muchos productos de primera necesidad suban", acotó.

La situación se torna aún más crítica en el ámbito de la salud, donde pacientes con enfermedades crónicas, como el cáncer, luchan por obtener medicamentos esenciales, mientras que el sistema estatal enfrenta dificultades para satisfacer las demandas de la población.

"No tenemos algunos medicamentos para quimio (quimioterapia), tampoco tenemos medicamentos para calmar el dolor y esto nos preocupa mucho porque los pacientes son los más afectados, son los que sufren, y nos indican desde el Hospital de Clínicas que es por la falta de dólares", dijo Rosario Calle, presidente de la Asociación de Personas con Cáncer.

Fuentes que pidieron el anonimato confirmaron a Reuters que los insumos en una de las más importantes farmacéuticas del país han tenido un aumento del 26% debido a que esta industria, como muchas, depende de las importaciones.

El Ministerio de Economía informó que la persistente escasez de dólares se ve alimentada por la especulación de diversos actores económicos e intereses políticos, a pesar de la disponibilidad de la moneda en la banca. Esta situación contribuye a generar inestabilidad económica, política y social en el país.

Al cierre de abril la banca registró 285 millones de dólares disponibles físicos y otros 158 millones en inversiones en el exterior, mientras que las reservas internacionales netas alcanzaron los 1.796 millones de dólares, según fuentes oficiales.

"El Banco Central ya no tiene dólares, básicamente para proveer a los importadores y los importadores están teniendo que ir al mercado paralelo o al sistema financiero, pero el sistema financiero tampoco tiene suficientes dólares, lo que ha hecho que las comisiones crezcan fuertemente", remarcó el analista económico José Luis Evia.

(Reporte de Daniel Ramos; colaboración de Mónica Machicao; Editado por Jorge Otaola)