U.S. markets closed

Brasil suspende subasta de concesiones petroleras por crisis de la COVID-19

Agencia EFE

Río de Janeiro, 1 abr (EFE).- La Agencia Nacional del Petróleo (ANP, regulador) de Brasil anunció este miércoles la suspensión de una subasta de concesiones petroleras que estaba prevista para el segundo semestre de este año debido a la coyuntura negativa para los negocios generada por la pandemia de la COVID-19.

El órgano regulador informó en un comunicado que, a petición del Ministerio de Minas y Energía, suspendió temporalmente su decimoséptima subasta para ofrecer concesiones para explorar y explotar petróleo y gas natural en Brasil, la única que realizaría en 2020.

La Agencia explicó que suspendió todas las gestiones que adelantaba para organizar la subasta, como la preparación de pliego de licitación que publicaría y de los prospectos de contratos, debido "al actual escenario económico y social consecuente de la pandemia de la COVID-19".

Tras la suspensión, el Consejo Nacional de Política Energética tendrá que definir un nuevo cronograma para la licitación, que tendrá que ser sometido a la aprobación de sus integrantes, por lo que por ahora no hay previsión de cuándo podrá ser realizado el concurso.

La ANP dijo que igualmente espera nuevas orientaciones del Consejo Nacional de Política Monetaria sobre las subastas programadas para el próximo bienio ante la actual coyuntura.

En la subasta ahora suspendida, el Gobierno brasileño ofrecería derechos para explotar petróleo y gas en bloques en las cuencas marinas de Campos y de Santos, ubicadas en el océano Atlántico frente al litoral de los estados de Río de Janeiro y Sao Paulo y que concentran la mayor parte de la producción petrolera del país.

Entre los bloques que serían ofrecidos destacan seis ubicados en la cuenca de Santos pero más allá de las 200 millas náuticas.

En el mismo concurso serían ofrecidas licencias para explotar algunas áreas en las cuencas marinas de Pará-Maranhao, Potiguar y Pelotas.

En su última subasta de concesiones, en octubre del año pasado, la ANP recaudó un récord de 8.915,9 millones de reales (unos 1.715 millones de dólares al cambio actual) por las licencias para explotar 12 de las 36 áreas que puso en concurso.

Fue el mayor valor recaudado por Brasil en las 16 subastas de concesiones petroleras que ha organizado desde que, en 1999, puso fin al monopolio que tenía la estatal Petrobras para extraer petróleo en el país.

Los grandes vencedores en la subasta del año pasado fueron la española Repsol, que obtuvo una de las concesiones individualmente y otras tres en consorcio con la estadounidense Chevron y la alemana Wintershall; la malaya Petronas (una concesión individualmente y otras dos en consorcios), y las británicas BP Energy (una individual y otra en consorcio) y Shell (dos en consorcios).

En noviembre, sin embargo, la ANP organizó dos diferentes subastas para ofrecer contratos de asociación con el Estado para explotar petróleo en el presal y tan sólo consiguió adjudicar tres de los nueve bloques ofrecidos.

En lugar de concesiones, Brasil utiliza un régimen diferente, el de asociación con el Estado, para ofrecer licencias para explotar el presal, un horizonte de exploración ubicado en aguas muy profundas del océano Atlántico y cuyas enormes reservas ya probadas pueden convertir al país en uno de los mayores exportadores mundiales de crudo.

Ante el fracaso del concurso para ofrecer derechos en el presal, el Gobierno admitió que estudia cambios en la legislación que permitan a las empresas explotar estas riquezas mediante contratos de concesión y no obligatoriamente mediante asociaciones con el Estado.

(c) Agencia EFE