U.S. markets open in 6 hours 8 minutes

Breve historia del espejismo económico en Sudamérica (patrocinado por China)

Antonio Sandoval

Latinoamérica enfrenta una situación económica compleja que se traduce en protestas sociales en varias de las naciones de la región, especialmente en Sudamérica. La presencia de movimientos sociales contra la pobreza y la desigualdad en esta zona del continente no es casualidad. Bolivia, Perú, Chile, Colombia, Venezuela, Argentina, Ecuador, Uruguay, Paraguay e incluso en cierta medida Brasil, tienen algo en común que explica la situación de riesgo político y económico que hoy prevalece en casi todos esos países: el espejismo de los commodities.

Reuters

Por años, Sudamérica vivió en un sueño del que hoy ha despertado, este sueño consistió en pensar que China, la fábrica del mundo demandaría eternamente materias primas, muchas de las cuales se producen en esta parte del mundo a manos llenas. Fueron muchos años, y lamentablemente, tanto tiempo solamente alimentó una característica del latinoamericano en general, y del sudamericano en particular: la falta de previsión.

Café, carne, zinc, plomo, aluminio, hierro, cobre, carbón, plata, platino, gas, maíz, trigo, azúcar, petróleo, oro y muchas materias primas más se demandaban en las naciones suramericanas para, en gran medida, impulsar el voraz crecimiento económico que llevó a China de ser la quinta economía del planeta al inicio del presente siglo a consolidarse como la indiscutible segunda potencia global, todo un logro del llamado gigante asiático.

Reuters

China era como un barco de vapor navegando a toda velocidad y para ello requería toneladas y toneladas de carbón para generar la energía suficiente, tanto que en el año 2007 llegó a marcar una imponente tasa de crecimiento del PIB de 14.2 por ciento, esa energía provenía en gran parte de la parte sur del continente americano.

Pero nada sube para siempre, es una ley universal. La economía china se sobrecalentó y empezó el declive. Hoy la expectativa del PIB chino se ubica en máximo 6 por ciento para este año y 5.5 por ciento para el año siguiente, no es una tasa tan baja considerando el promedio global de 3.2 por ciento para 2020 según el Fondo Monetario Internacional, o el crecimiento cercano a cero de nuestro país. Pero es definitivamente un PIB muy inferior al de otras épocas, China hoy no crece a los niveles de otros años, eso genera efectos globales y un gran damnificado es sin duda Sudamérica.

Depositphotos China

Logros impensables en otro contexto

Los logros del recientemente renunciado presidente boliviano Evo Morales, que promedió un crecimiento de 4.9 por ciento en el PIB durante su mandato, según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), al tiempo que sacaba de la pobreza a prácticamente la mitad de la población. La estabilidad económica de Ecuador; la consolidación de Perú como una importante economía regional luego de décadas de terrorismo; el impulso de la economía colombiana en este siglo después de los movimientos paramilitares y de grupos del narcotráfico que asolaron a esa nación en el último cuarto del siglo pasado; la relativa estabilidad económica de Argentina hasta antes de mediados del año pasado; la consolidación de un régimen venezolano basado en la gasolina más barata del mundo, y muchos otros fenómenos más, no podrían explicarse sin el boom de los commodities, o materias primas, durante prácticamente los primeros tres lustros del Siglo 21, pero al mismo tiempo explican la tragedia que hoy vive Sudamérica y que amenaza con desestabilizar a otras partes del continente. Si no hubiera existido el milagro chino, no hubiera existido el boom de los commodities.

Reuters Evo Morales

Lo anterior nos lleva a una reflexión, el crecimiento de las economías sudamericanas no estaba sustentado en políticas económicas de largo aliento implementadas desde los gobiernos, todo indica que en realidad este crecimiento se sustentó en los flujos monetarios y el impulso de la demanda en sectores clave que impulsaron a sus economías coyunturalmente, pero no redujeron las brechas sociales, esas por las que hoy salen a protestar los ciudadanos en esa parte del mundo.

“En los últimos años, algunas economías de América Latina, en particular de América del Sur, han enfrentado procesos de desaceleración derivados de las caídas en los precios de las materias primas, y ello ha repercutido en los ingresos fiscales. En respuesta, varios Gobiernos han ajustado el gasto primario mediante recortes o la reducción del ritmo de expansión. Esto ha incidido directa o indirectamente en los hogares, sobre todo en los más pobres, que poseen una mayor dependencia de la acción estatal” indica la Cepal en su estudio Panorama Social de América Latina 2018.

pixabay

Para muestra, varios botones

Para inicios del Siglo 21 el precio de la libra de cobre en los mercados mundiales se ubicaba en un aproximado de 84 centavos de dólar (de acuerdo con las cifras históricas de yahoo finanzas), la demanda global- básicamente China-, aumentó su precio en un primer movimiento hasta 3.716 dólares por libra en mayo de 2006, lo que significó un repunte de 342 por ciento en el precio del metal; posteriormente llegó la crisis subprime y los precios se deprimieron a mínimos de 1.395 dólares por libra en diciembre de 2008, pero repuntaron a 4.478 dólares en febrero de 2011, hoy su precio se ubica en 2.62 dólares y con expectativa de baja, la caída es de 86 por ciento.

China absorbe casi la mitad de la producción global de aluminio, cobre y carbón, es el mayor consumidor mundial y, por lo tanto, los países productores dependen, o dependían de esta nación para la estabilidad de sus economías. Basta con preguntarle a Chile lo que ha sucedido con su economía ante la caída de los precios y las exportaciones de cobre.

Depositphotos China

Lee: Chile canceló cumbre de Asia Pacífico por tensión social

Lo reportado con el precio del cobre líneas arriba se repite en prácticamente todos y cada uno de los precios de los commodities, y se hace más dramático en aquellos en los que China tenía una marcada demanda para su consumo interno.

De hecho, hasta el año 2011, China registraba un crecimiento anual de 35 por ciento en su demanda global de commodities, era la gran máquina del planeta; en contraste, los datos más recientes del Ministerio de Comercio de la República Popular China indican que la demanda de materias primas al mundo tiene un crecimiento por año de 8 por ciento, tasas que es más de 4 veces menor a la que se registraba en el boom del PIB del gigante asiático.

Las lecciones

Los graves problemas en Sudamérica dejan varias lecciones que muchos países, entre ellos México, deben aprender:

1)  La concentración de la economía es una mala idea, con peores resultados

2) No todo es para siempre; el mundo gira y gira, está lleno de ciclos, la economía también.

3) Los tiempos de bonanza son para sentar las bases del crecimiento futuro, es importante no crear espejismos

4) El clientelismo político pagado con ingresos extraordinarios se acaba cuando estos ingresos dejan de llegar; entonces, ese clientelismo se voltea en contra de su benefactor.

5) La pobreza y la desigualdad profundas se acaban hasta que se acaban, no antes.

Especial

Te puede interesar: Las protestas sociales marcan el fin del ciclo económico en Latinoamérica