Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,473.23
    +41.63 (+0.77%)
     
  • Dow Jones

    38,778.10
    +188.94 (+0.49%)
     
  • Nasdaq

    17,857.02
    +168.14 (+0.95%)
     
  • Russell 2000

    2,022.01
    +15.85 (+0.79%)
     
  • Petróleo

    80.54
    +0.21 (+0.26%)
     
  • Oro

    2,334.70
    +5.70 (+0.24%)
     
  • Plata

    29.56
    +0.17 (+0.58%)
     
  • dólar/euro

    1.0738
    +0.0029 (+0.27%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2790
    +0.0660 (+1.57%)
     
  • dólar/libra

    1.2706
    +0.0020 (+0.16%)
     
  • yen/dólar

    157.7010
    +0.3780 (+0.24%)
     
  • Bitcoin USD

    66,630.21
    -20.88 (-0.03%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,387.41
    -0.75 (-0.05%)
     
  • FTSE 100

    8,142.15
    -4.71 (-0.06%)
     
  • Nikkei 225

    38,102.44
    -712.12 (-1.83%)
     

Las turbulencias bancarias son una prueba de fuego para el “superpeso”, que sufre un brusco revés

(Bloomberg) — Las turbulencias de los sistemas bancarios estadounidense y europeo están poniendo a prueba incluso a los casos más alcistas de los mercados emergentes.

La moneda mexicana, que el año pasado impactó a Wall Street con un asombroso repunte, ha sufrido un brusco revés este mes. Su liquidez de 24 horas la dejó expuesta a una rápida liquidación de las apuestas al “superpeso” cuando disminuyó el apetito por el riesgo entre los inversionistas, y actualmente ha perdido alrededor del 2,7% de su valor frente al dólar estadounidense desde el 3 de marzo, cuando alcanzó un máximo de cinco años.

Antes de que surgieran los problemas bancarios, la que había sido la moneda más castigada del mundo al inicio de la pandemia se vio impulsada por un banco central agresivo, inversiones en el sector manufacturero en medio del reequilibrio de la cadena de suministro mundial y una política fiscal sorprendentemente austera. Ahora, a pesar de estos aspectos positivos, los alcistas del peso ven que las perspectivas dependen de lo que ocurra al norte de la frontera.

“Una vez que el polvo se asiente, el peso debería recuperarse”, dijo Marco Oviedo, estratega sénior de renta fija en XP Inc., la mayor corredora de Brasil. “El único riesgo real para el peso es algún tipo de error en la política de la Reserva Federal u otro shock en la economía global”.

PUBLICIDAD

LEER TAMBIÉN:

En el último año, incluso a pesar de la caída de las últimas semanas, el peso ha subido un 9% frente al dólar estadounidense, lo que lo sitúa en segundo lugar, solo por detrás del rublo ruso, en una cesta de Bloomberg de 23 de las principales divisas de mercados emergentes. La moneda se apreciaba el lunes, mientras que la volatilidad implícita a un mes aumentaba por segundo día consecutivo.

Teniendo en cuenta la propia fortaleza del dólar, la racha del peso parece aún más impresionante: las medidas del tipo de cambio real efectivo de la moneda mexicana, que lo compara con una amplia canasta de monedas ponderada por el comercio y ajustada por las diferencias en los niveles de inflación, aumentaron a principios de marzo hasta los niveles más altos desde 2014.

Cortos netos

Pero los fondos apalancados se deshicieron rápidamente de las posiciones largas en la divisa en las últimas semanas, volviéndose cortos netos por primera vez en un año, según los últimos datos de posicionamiento recopilados por la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos (CFTC, por sus siglas en inglés) .

Por supuesto que no se trata solo del peso. Las turbulencias de los mercados financieros mundiales han impactado también a los activos de los países en desarrollo, ya que los operadores se han deshecho de las posiciones de mayor riesgo. El nerviosismo por el crecimiento mundial y las tasas de interés disparó la volatilidad de las divisas, y el peso mexicano y el forinto húngaro se llevaron la peor parte.

Una fuente de apoyo para el peso ha sido el Banco de México, que empezó a subir las tasas de interés en 2021 —nueve meses antes que la Reserva Federal— y las elevó mucho más, del 4% al 11%. Se espera que realice otro aumento de un cuarto de punto en la reunión de política del jueves, lo que mantendría el diferencial de la tasa de referencia de México sobre la de la Fed en un récord de 625 puntos básicos tras el alza del banco central estadounidense la semana pasada.

Pero los riesgos que acechan a la economía estadounidense, en forma de problemas bancarios, se vislumbran repentinamente, poniendo de relieve la importancia fundamental del consumidor estadounidense para las perspectivas de muchos mercados emergentes. Esos riesgos amenazan con socavar otra fuerza importante que ha impulsado al peso: un reequilibrio del comercio mundial y de los patrones de fabricación en medio de la guerra en Ucrania y las crecientes tensiones entre EE.UU. y China.

Un número creciente de empresas están trasladando su producción a México para estar más cerca del mercado estadounidense, tras las interrupciones generalizadas de la cadena de suministro mundial en los últimos años. Tesla anunció recientemente que invertiría en una nueva planta que las autoridades mexicanas calculan que costará miles de millones.

Esa tendencia puede contribuir a apuntalar un cambio estructural en la relación del peso con la moneda china, revirtiendo una caída de 20 años frente al yuan. Pero a corto plazo, la moneda mexicana también depende en parte de la fortaleza de sus exportaciones, que se resentirían en caso de una recesión económica en EE.UU. Las remesas y el turismo también se verían afectados.

“Hasta ahora, México y el peso se han beneficiado de la fortaleza de la economía estadounidense, pero eso puede cambiar en el futuro”, dijo Carlos Capistrán, jefe de economía de Canadá y México en Bank of America.

Halcón fiscal

Una fuente de estabilidad que se mantendrá es la del presidente Andrés Manuel López Obrador. Cuando asumió el cargo en 2018, los inversionistas originalmente vieron a AMLO y su plataforma de izquierda como un gran riesgo. En cambio, resultó ser un “halcón” fiscal, optando por un enfoque presupuestario mucho más austero que muchos otros países, incluso en el peor período de la pandemia en 2020.

Ahora, cuando le quedan menos de dos años de mandato y muchas de las reformas previstas ya fueron aprobadas, los inversionistas no prevén muchas más iniciativas políticas. Eso allana el camino para la continuación del statu quo hasta que un nuevo presidente asuma el cargo a fines de 2024 y ayuda a reforzar el argumento alcista del peso.

“No voy a decir que México no tiene riesgos, pero comparado con sus pares, hay pocos desequilibrios inmediatos”, dijo Gabriela Soni, jefa de estrategia de inversión de UBS México. “Los inversionistas empiezan a preocuparse por las elecciones apenas en el año en que ocurrirán, así que no será algo de lo que empiecen a hablar hasta 2024”.

Mientras tanto, el peso probablemente seguirá beneficiándose cuando los inversionistas globales estén de humor para el riesgo, y sufrirá cuando no lo estén. Por ahora, eso puede estar en gran medida fuera del alcance de México, hasta que los reguladores estadounidenses y europeos puedan calmar las preocupaciones sobre el estado de los bancos en sus jurisdicciones.

“El mercado mexicano de divisas es competitivo y casi perfecto en cuanto a los flujos que entran y salen libremente, sin intervención del banco central. Ese tipo de cosas lo hacen ver favorable”, dijo Gabriel Lozano, economista en jefe de JPMorgan para México y Centroamérica.

“En general, soy optimista sobre la recuperación hasta cierto punto”, dijo. “Todavía puede haber momentos complicados, especialmente a medida que nos acercamos al final del ciclo de política monetaria”.

Nota Original:Fast Slide of ‘Super Peso’ Highlights Test for Emerging Markets

—Con la colaboración de Ye Xie, Sydney Maki y Srinivasan Sivabalan.

(Corrige período de tiempo en pie de foto de primer gráfico)

More stories like this are available on bloomberg.com

©2023 Bloomberg L.P.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Superpeso anota nuevo récord ante el dólar