Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    5,579.25
    -20.00 (-0.36%)
     
  • F Dow Jones

    40,546.00
    -69.00 (-0.17%)
     
  • F Nasdaq

    19,818.00
    -107.00 (-0.54%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,262.30
    +0.30 (+0.01%)
     
  • Petróleo

    77.25
    +0.29 (+0.38%)
     
  • Oro

    2,415.60
    +8.30 (+0.34%)
     
  • Plata

    29.48
    +0.14 (+0.49%)
     
  • dólar/euro

    1.0845
    -0.0013 (-0.12%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2390
    -0.0210 (-0.49%)
     
  • Volatilidad

    14.72
    -0.19 (-1.27%)
     
  • dólar/libra

    1.2890
    -0.0019 (-0.15%)
     
  • yen/dólar

    155.4850
    -0.0640 (-0.04%)
     
  • Bitcoin USD

    65,683.00
    -1,922.16 (-2.84%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,354.82
    -30.44 (-2.20%)
     
  • FTSE 100

    8,167.37
    -31.41 (-0.38%)
     
  • Nikkei 225

    39,503.79
    -90.60 (-0.23%)
     

Se cae la venta de Banamex tras intervención de presidente AMLO

(Bloomberg) -- Citigroup Inc. pasó 16 meses preparando a su unidad Banamex para una venta que finalmente fracasó luego de la intromisión del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

Lo más leído de Bloomberg

Representantes del banco estadounidense y Grupo México SAB de Germán Larrea pasaron meses preparando los toques finales de un acuerdo por US$7.000 millones que le habría permitido al magnate minero mexicano adquirir la mayor parte de Banamex. Se gestionó el financiamiento y se escribieron comunicados de prensa. Todo lo que se necesitaba era la firma oficial de Larrea.

PUBLICIDAD

Entonces AMLO, como se conoce al presidente mexicano, dio un paso demasiado lejos.

En una medida que conmocionó México, el presidente se apoderó de una sección de las vías férreas de Grupo México en el estado de Veracruz. Declarando el tramo como de “de utilidad pública”, lo transfirió a una entidad gubernamental. No fue un hecho aislado. Solo unas semanas antes, AMLO había presentado un conjunto de proyectos de ley que extenderían el alcance del estado en la aviación civil y la minería.

En conjunto, estos movimientos sin precedentes asustaron a Larrea al punto de que buscó en privado garantías de que la industria bancaria no sería la siguiente en la lista del presidente, y preguntó si se podrían intentar acciones similares después de que se cerrara el acuerdo con Banamex, según personas familiarizadas con el tema.

La tranquilidad tardó en llegar, por lo que Larrea se demoró en firmar un acuerdo, dijeron las personas. Luego, a principios de esta semana, AMLO deslizó que estaba sopesando una asociación público-privada para Banamex, una medida que agregó aún más incertidumbre a la capacidad de Larrea para llevar a cabo la oferta. Cuando los ejecutivos de Citigroup se acercaron a él con un ultimátum (firme en la línea o tendrían que seguir adelante con una oferta pública inicial), Larrea les dijo que hicieran lo que tuvieran que hacer.

Y así, Citigroup anunció el miércoles que seguiría adelante con una oferta pública inicial para el negocio, una opción que siempre estuvo sobre la mesa pero que los ejecutivos favorecieron menos porque llevaría más tiempo.

“La realidad es que se necesitan al menos dos para llegar a un acuerdo”, dijo Susan Roth Katzke, analista de Credit Suisse Group AG , en un reporte a clientes.

Encontrar un comprador no parecía tan complicado hace un año, cuando la directora general de Citigroup, Jane Fraser, comenzó el proceso de venta. Los postores, incluido el Banco Santander SA de España y los multimillonarios Carlos Slim y Ricardo Salinas, comenzaron a hacer fila. Con unos US$44.000 millones en activos en juego, se sintieron atraídos por la perspectiva de poseer el segundo banco más grande del país, con raíces que se remontan 130 años atrás.

Pero desde un principio, AMLO dio a conocer sus preferencias sobre cómo debería proceder cualquier venta. El presidente izquierdista había pedido públicamente que fuera un local, y no un extranjero, el que comprara el banco y exigió que no hubiera despidos masivos tras cerrarse la compra. También quería preservar la colección de arte, de gran valía histórica, que posee Banamex.

Incluso el miércoles, después de que Citigroup había declarado que buscaría una oferta pública inicial, AMLO reflexionó que Banamex “podría representar una buena oportunidad” para que México sea dueño de un banco y el Gobierno pondría US$3.000 millones por una participación en Banamex.

Citigroup, que durante mucho tiempo dijo que su inversión continua en Banamex era prueba de confianza en las perspectivas del país, aún enfrenta la espinosa tarea de separar el negocio institucional que planea seguir operando en México de la unidad minorista de la cual desea deshacerse. En el lado positivo, la opción de salida a bolsa le permite al banco reanudar la recompra de acciones este trimestre. Habían estado en suspenso porque se esperaba que la venta perjudicara temporalmente los niveles de capital.

“Concluimos que el camino óptimo para maximizar el valor de Banamex para nuestros accionistas y avanzar en nuestro objetivo de simplificar nuestra empresa es pasar de nuestro enfoque de doble camino para centrarnos únicamente en una OPI del negocio”, dijo Fraser en un comunicado el miércoles.

La Era Weill

Cuando Citigroup anunció que adquiriría Grupo Financiero Banamex-Accival en 2001, se anunció instantáneamente como un acuerdo histórico para el país tras la devastadora “Crisis del Tequila” de mediados de la década de 1990. En ese momento, los analistas dijeron que el precio de US$12.500 millones equivalía a toda la inversión extranjera directa en México.

En aquel entonces, Citigroup estaba dirigido por el presidente Sanford Weill, quien pasó años reuniendo una colección de negocios de financiamiento al consumidor y en Wall Street, que ayudaron a consolidar el spot del banco como la institución financiera más grande del mundo.

Avancemos dos décadas y Fraser solo llevaba unos meses en la cima del banco cuando anunció en abril de 2022 que la compañía se desharía de 13 divisiones de banca minorista en todo el mundo como parte de su impulso para simplificar Citigroup y enfocarse en negocios más lucrativos. Una división faltaba notablemente en la lista: Banamex.

En ese momento, el banco con sede en Nueva York insistió en que tenía el tamaño adecuado para competir de manera efectiva en México. De hecho, la unidad albergaba la mayor red de sucursales minoristas de la empresa.

Menos de un año después, Fraser dio un giro radical y anunció que Banamex finalmente había sido víctima de la campaña del CEO para mejorar la eficiencia. En ese momento, Citigroup dijo que la unidad tenía aproximadamente US$44.000 millones en activos y consumía alrededor de US$4.000 millones en capital común tangible asignado en promedio.

El banco mexicano Grupo Financiero Banorte, Banco Santander, Banca Mifel y Grupo Financiero Inbursa SAB del multimillonario Carlos Slim manifestaron interés o presentaron ofertas por Banamex en algún momento.

Pero uno por uno, todos ellos se retiraron o Citigroup les dijo que ya no avanzarían en el proceso. El anuncio del miércoles rechazó al único postor restante.

Ahora la tarea de Citigroup será separar sus servicios institucionales y de banca privada en México y preparar la operación minorista para una oferta pública. Espera que el trabajo se complete en la segunda mitad del próximo año, lo que permitirá que se lleve a cabo una OPI en 2025.

Eso significa que la oferta probablemente tendrá lugar después de que AMLO deje el cargo.

Nota Original:Citi’s $7 Billion Banamex Sale Scuttled After AMLO Intervenes

©2023 Bloomberg L.P.