U.S. markets closed
  • F S&P 500

    4,550.75
    -25.00 (-0.55%)
     
  • F Dow Jones

    34,469.00
    -153.00 (-0.44%)
     
  • F Nasdaq

    15,891.00
    -97.50 (-0.61%)
     
  • RTY=F

    2,182.00
    -23.20 (-1.05%)
     
  • Petróleo

    66.83
    +0.33 (+0.50%)
     
  • Oro

    1,770.80
    +8.10 (+0.46%)
     
  • Plata

    22.39
    +0.07 (+0.33%)
     
  • dólar/euro

    1.1301
    -0.0005 (-0.05%)
     
  • Bono a 10 años

    1.4480
    +0.0140 (+0.98%)
     
  • Volatilidad

    27.95
    -3.17 (-10.19%)
     
  • dólar/libra

    1.3291
    -0.0011 (-0.08%)
     
  • yen/dólar

    113.0900
    -0.1190 (-0.11%)
     
  • BTC-USD

    56,610.54
    -603.20 (-1.05%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,439.50
    +0.62 (+0.04%)
     
  • FTSE 100

    7,129.21
    -39.47 (-0.55%)
     
  • Nikkei 225

    27,639.82
    -113.55 (-0.41%)
     

La campaña de una mujer para convencer al mundo de aceptar el clítoris

·9  min de lectura
 (Instagram)
(Instagram)

No hay nada en Jessica Pin que insinúe siquiera un poco su condición de provocadora en el campo de la medicina.

Ella es una inexpresiva nativa de Dallas de treinta y cinco años con cabello castaño largo hasta los hombros. No tiene formación científica profesional. Su comportamiento es poco emocionado y casi hastiado, sin embargo, sus incansables esfuerzos le ayudaron a comenzar a revolucionar la comprensión de la sexualidad de las mujeres y, en particular, la anatomía poco estudiada del clítoris.

No es una parte del cuerpo que se discute de forma regular; aún es víctima de la pena, la vergüenza y, hasta cierto punto, incluso la indiferencia médica. Pero después de una cirugía estética, cuando Pin era una adolescente, que según ella, la dejó con cicatrices y redujo la sensibilidad del clítoris y los labios, esta hija de un cirujano plástico se dedicó a educar al público y a la comunidad médica sobre el equivalente femenino del pene. De acuerdo a Pin, este último ocupa unas cincuenta páginas más que el clítoris en mucha literatura médica.

Es un tema que llevó a Pin a aparecer en The Daily Show el miércoles, cuando le contó a Michael Kosta sobre su trabajo. Más tarde dijo que su parte "favorita" de la grabación se había omitido.

Publicó en Instagram: “Aquí hay solo una parte que me gustaría que se incluyera, ya que fue mi favorita de la entrevista grabada, y fue cuando expliqué por qué hago lo que hago. “Dije: 'Si puedo evitar que les ocurra daño a otras mujeres ahora y en el futuro, eso se siente como justicia para mí, ya que es una afirmación de que lo que me sucedió nunca debería haber sucedido y no está bien'”. En respuesta, Kosta dijo: “Me gusta eso. Eso es empoderador, y estoy bastante seguro de que eso es lo que dice Batman. Así que en esencia eres una superheroína, excepto que tu causa es más importante".

En declaraciones a The Independent sobre su trabajo, Pin dijo: “Existe una correlación entre el estigma en torno a los genitales externos femeninos y el estigma en torno a la sexualidad en general.

“Creo que mucho de esto proviene de la idea de que se supone que las mujeres son reproductivas y no sexuales. Es por eso que definimos los genitales de las mujeres en términos del canal de parto y lo que les da placer a los hombres en lugar de lo que les da placer a las mujeres. Hay un patrón ahí que creo que es muy significativo".

Solo se dio cuenta de la disparidad y la escasez de conocimiento anatómico del clítoris, después de la labioplastia de 2005 que la dejó con menos sensibilidad en los genitales. La labioplastia es una cirugía para reducir el tamaño de los labios menores, la piel externa que rodea la abertura vaginal.

Los desastrosos resultados del procedimiento de Pin la llevaron a dedicar su vida a una campaña que la vio no solo diseccionar los genitales de cadáveres femeninos con su padre, sino también a convencer con éxito a un puñado de libros de texto de medicina para que cambiaran su contenido.

Casi al mismo tiempo, una joven gineco-obstetra notó la misma disparidad que le puso los pelos de punta a Pin.

“En la facultad de medicina, no aprendimos nada sobre el clítoris”, dijo la Dra. Tami Rowen, profesora asociada de obstetricia, ginecología y ciencias reproductivas en la Universidad de California en San Francisco, que tiene uno de los mejores programas de obstetricia y ginecología en EE.UU., dijo a The Independent.

“Casi no había ninguna enseñanza al respecto, y sí aprendimos sobre el pene y el tejido del pene. Quizás siempre tuve la suposición en mi mente de que el clítoris era análogo u homólogo”, dijo la doctora, ahora de treinta y nueve años, y agregó que“ había una disparidad definida”.

“Eso es solo sexualidad masculina, en general”, dijo la Dra. Rowen, y continuó: “Asisto a estas conferencias y mi mente explota cada año con el grado de investigación y erudición y literatura y tratamiento y todo lo relacionado con la sexualidad masculina en comparación con la sexualidad femenina. Dios mío, es algo constante.

“Solía pensar que esto no tenía nada que ver con la misoginia, y ya no me siento así. Hay una suposición, porque el acto de sexo con penetración requiere una erección... hay mucho enfoque en la erección".

Ella agregó: “Creo que esa es parte de la razón por la que no se ha puesto tanta atención, porque no se requiere tanta fisiología para participar en el acto sexual y por eso [muchos profesionales] han ignorado el hecho de que el placer es una gran parte de esto. Eso no es a lo que la gente le presta atención. Prestan atención a si las personas en realidad se involucran en eso... no se requiere que el clítoris tenga relaciones sexuales".

La Dra. Rowen está familiarizada con la defensa de Pin y la elogia, señala que hace poco, para obtener material de mejora de habilidades de rutina, ella y otros médicos tuvieron que leer un artículo sobre la anatomía del clítoris por primera vez en su carrera.

Puede que eso no haya sido un resultado directo del trabajo de Pin, pero la Dra. Rowen cree que la activista y las actitudes cambiantes están en camino hacia igualar la atención médica y el conocimiento entre diferentes sexos.

"A lo largo de los años, me he dado cuenta de lo muy importante que es para las mujeres y hemos dejado el asunto", dijo Rowen sobre el conocimiento médico que rodea al clítoris y la anatomía relacionada.

Tampoco se puede ignorar el hecho de que, durante la mayor parte de la historia, los textos médicos fueron escritos casi de forma exclusiva por hombres. La marea ha cambiado en los últimos años, pero no ha sido rápido.

“Creo que va a cambiar. Creo que más mujeres se están dedicando a la medicina. Creo que se hablará más de obstetricia y ginecología”, dijo la Dra. Rowen a The Independent.

"Creo que parte de la razón por la que la gente no habla de ello es porque no saben" lo suficiente sobre la región o cómo tratar las afecciones, dijo.

“No hablas de cosas que no sabes cómo tratar”, dijo. "Si recibiéramos más tratamientos... hablarían más de eso".

Sin duda, Pin está a la vanguardia de la presión sobre la comunidad médica para que se lleve a cabo una discusión e investigación más abierta sobre el clítoris y los labios vaginales. Se ha estado educando sobre el tema durante casi veinte años, cuando decidió, a los diecisiete, que necesitaba una labioplastia.

Su historia de fondo es un poco inusual. La adolescente, que no tenía el conocimiento ni las palabras para comprender su propio cuerpo, comenzó a buscar en línea los genitales femeninos. Luego comenzó a compararse con las imágenes y se preocupó por no encajar en el molde ideal. Entonces mintió y les dijo a sus padres que sus labios, que ahora se da cuenta de que estaban en un rango por completo normal, le causaban dolor y necesitaban ser operados. A pesar de su corta edad, todos estuvieron de acuerdo.

“Mis labios menores fueron amputados por completo y mi reducción del clítoris se realizó sin mi consentimiento y perdí la sensación del clítoris”, dijo Pin, quien insiste en que nunca le describieron los riesgos del procedimiento ni la pérdida de la función sexual. Ella dice que los formularios de consentimiento tampoco detallan esas posibilidades.

Ella agregó: “De verdad no tengo ninguna sensación en las glándulas de mi clítoris, y eso no es normal... Mi médico realizó una reducción de la cubierta del clítoris sin mi consentimiento y cortó los nervios dorsales de mi clítoris.

“En ese momento, todavía no entendía qué era un clítoris”, le dijo a The Independent.

Eso cambiaría pronto cuando se dio cuenta de que había perdido esas sensaciones y profundizó en su misión de educar a los médicos y al público sobre el órgano sexual femenino poco entendido. Realizó investigaciones y entrevistas sobre la anatomía y la estructura nerviosa, con la esperanza de incluir en los materiales de enseñanza médica los mismos diagramas e información que siempre se dedican a los genitales masculinos.

Ella solicitó la ayuda de su padre cirujano para hacer sus propias exploraciones anatómicas, diseccionar el clítoris en cada uno de los diez cadáveres y tomar medidas. Llegaron a la conclusión de que el órgano es más grande y más complicado de lo que la mayoría cree, y se dedicó a tratar de incluir esa información en el registro médico.

“El objetivo de incluir secciones transversales en la literatura médica es mostrar cuán superficiales son [los nervios] debajo de la piel hasta la cubierta del clítoris”, dijo.

Si bien el nombre de Jessica Pin no estaba en el artículo incluido como lectura obligatoria para los médicos, la Dra. Rowen dijo que cree que su trabajo “probablemente ha sentado las bases para esto”.

El tema de prestar más atención al clítoris y la anatomía femenina, dijo la Dra. Rowen, es multifacético. Como de costumbre, gran parte se reduce al dinero; hay mucha más demanda de medicamentos que abordan la función sexual masculina, por esto es ahí a donde va la financiación de la investigación. Además de eso, dijo, es cultural.

Hay “estudios que han analizado a cientos de mujeres; se miden los labios mayores y menores”, le dijo a The Independent. "Lo que encontraron es que la apariencia promedio y más común de la vulva no es lo que se muestra en la pornografía actual, por ejemplo, o en las imágenes actuales".

Dijo que, de forma regular, ve en las pacientes las mismas inseguridades que hicieron que Pin buscara una labioplastia que cambió el curso de su vida.

"No hay un solo día en el que alguien no me pida disculpas por su apariencia corporal", dijo la Dra. Rowen a The Independent. “O no están arregladas, sus calcetines huelen raro, sus piernas no están afeitadas o la gente se siente cohibida por el aspecto de sus vulvas.

"Es horrible. Es desgarrador".

Eso es lo que Pin está comprometida a cambiar: falta de conocimiento y dismorfia corporal provocada por información errónea.

Su perfil en Instagram, donde comparte de forma regular diagramas, datos e información, resume su misión y dice: "Objetivo: cobertura equitativa del clítoris en la literatura médica y los planes de estudio para prevenir daños".

Relacionados

Mujeres trabajan mejor cuando ovulan, según un nuevo estudio

Halsey comparte mensaje sobre cuerpo posparto tras elogio de SNL: ‘No quiero alimentar la ilusión’

Científicos descubren por qué algunas partes del cuerpo son más sensibles que otras

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.