Tras el canje, el Gobierno vuelve a buscar financiamiento del mercado y se espera que valide una suba de tasas

·4  min de lectura
Ministerio de Economía
El Ministerio de Economía, ante otro test de mercado - Créditos: @Ricardo Pristupluk

El Gobierno anunció una nueva convocatoria para mañana en el mercado local, con el fin de obtener los pesos necesarios para pagar una deuda que asciende a $345.000 millones, que vence en su totalidad y está en manos de inversores privados. Además, buscará captar más fondos para cubrir un déficit fiscal que se amplió fuertemente en los primeros dos meses del año.

Para lograr esto, la Secretaría de Finanzas diseñó varios instrumentos que cubren todas las alternativas hasta aquí dadas a los inversores en pesos. Estos instrumentos incluyen Letras a tasa fija (Lelite y Ledes), otras dos con capital que se ajusta por inflación (Lecer) y bonos atados a la evolución del dólar o los llamados Duales (que dan cobertura contra devaluación o inflación, la que resulte más rentable para el tenedor del papel al momento de su vencimiento).

En el mercado descuentan que, para asegurar un fin de mes tranquilo (la semana entrante habrá otra licitación similar que se liquidará el último día del mes), al Gobierno no le quedará otra que convalidar mayores tasas. Por los precios a los que se operan en el mercado los papeles que se reabrirán mañana y por la suba de 300 puntos dispuesta el jueves pasado por el Banco Central (BCRA) en las tasas de referencia para la economía.

Por lo pronto, por la Letra que se emite a 30 días, la tasa ofrecida (que venían siendo del 69,5%) ya subió al 72,5% anual.

Todas las alternativas sobre la mesa
Todas las alternativas sobre la mesa

La decisión que adopte mañana el comité monetario de la Reserva Federal de Estados Unidos puede incidir en el clima global de mercado y en la predisposición de los inversores para mantener exposición a la deuda en pesos.

“Con una inflación que casi todas las estimaciones privadas ven correr ya al 7% en el mes o por encima, a la entidad no le quedaría otra que volver a reacomodar las tasas al alza nuevamente en breve y, para poder hacerlo (tomando en cuenta el corredor de tasas en que se guía para adoptar estas decisiones), necesita que el Tesoro valide rendimientos mayores mañana”, explicó a LA NACION un ejecutivo bancario.

“Pensamos que el Gobierno necesita mostrar un buen resultado y por ello ofreció un amplio abanico de letras de corto plazo y busca aprovechar la nueva aceleración inflacionaria para tentar demanda del sector privado con las Lecer. Las alternativas post elecciones que ofrece (TV24/TDF24 por vencer a fin de febrero y abril del año entrante) creemos son más para tantear que pide el mercado para posicionarse en papeles por vencer luego de las elecciones. Dudamos que capten la atención del mercado tras los dichos de la oposición sobre la dificultad que significará salir del Cepo y los últimos rumores de desdoblamiento en el período entre elecciones (PASO-General)”, observaron los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI).

Rojo furioso
Rojo furioso

El test de mañana será clave para poder cubrir los pagos de deuda que vencen este mes. Además, se necesitará al menos unos $220.000/250.000 millones más para cubrir el rojo que enfrenta el Tesoro, ya que la recaudación se desplomó por la caída de ingresos por retenciones, debido al impacto de la sequía.

Se espera que el Gobierno evite apelar por vía directa al financiamiento monetario vía Adelantos Transitorios (AT) del BCRA, una carta que el acuerdo con el FMI le permite usar, pero -supuestamente- de manera muy acotada en este primer trimestre (en $160.000 millones).

Pese al alivio que trajo el último canje, el calendario que viene sigue siendo muy exigente: hay vencimientos por $1 billón en abril, $0,9 billones en mayo y $0,8 billones en junio, pero que seguramente ampliarán bastante tras las colocaciones de mañana. A eso hay que agregar que se trata de títulos mayoritariamente en manos de tenedores privados menos “influenciables” que los institucionales regulados.

“La operación de canje era necesaria para comenzar a superar la pared de vencimientos pre-PASO, aunque se mantiene la incertidumbre sobre distintos factores; la persistencia de la inflación, el impacto de la sequía sobre la disponibilidad de divisas, las tensiones propias que genera el ciclo político, el financiamiento del déficit fiscal y de los vencimientos de deuda de los meses posteriores a junio, entre otros”, explicó en un informe la consultora Quantum Finanzas.