U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,269.96
    -40.15 (-1.21%)
     
  • Dow Jones

    26,501.60
    -157.51 (-0.59%)
     
  • Nasdaq

    10,911.59
    -274.00 (-2.45%)
     
  • Russell 2000

    1,538.48
    -23.10 (-1.48%)
     
  • Petróleo

    35.72
    -0.45 (-1.24%)
     
  • Oro

    1,878.80
    +10.80 (+0.58%)
     
  • Plata

    23.72
    +0.35 (+1.52%)
     
  • dólar/euro

    1.1650
    -0.0029 (-0.24%)
     
  • Bono a 10 años

    0.8600
    +0.0250 (+2.99%)
     
  • dólar/libra

    1.2951
    +0.0028 (+0.22%)
     
  • yen/dólar

    104.6200
    +0.0100 (+0.01%)
     
  • BTC-USD

    13,549.25
    +13.87 (+0.10%)
     
  • CMC Crypto 200

    265.42
    +1.78 (+0.68%)
     
  • FTSE 100

    5,577.27
    -4.48 (-0.08%)
     
  • Nikkei 225

    22,977.13
    -354.81 (-1.52%)
     

Carne vegetariana, mucho más que una moda, ya genera miles de millones y muchas nuevas empresas

Pablo Scarpellini
·6  min de lectura
Las hamburguesas hechas de productos vegetales han experimentado un boom durante los últimos meses. Foto: Getty Images.
Las hamburguesas hechas de productos vegetales han experimentado un boom durante los últimos meses. Foto: Getty Images.

Antes de la crisis del coronavirus ya era un industria prometedora. Ahora, con los precios de la carne disparados en Estados Unidos por las circunstancias de la pandemia, su proyección es aún mayor. No es un fenómeno circunscrito además a los dos dominadores del momento, Beyond Meat (BYND) e Impossible Foods. La proliferación de pequeñas y medianas empresas de costa a costa ha ayudado a consolidar la ascensión de un nicho, el de los productos “animales” de origen vegetal, que ya acaricia el sueño de ser significativo en el mercado de masas.

Abott’s Butcher es una de ellas. Fundada por una californiana, Kerry Song, su marca vende hamburguesas, albóndigas, salchichas y chorizos sin tener que sacrificar un solo animal. Todos sus productos son vegetales. Song y su equipo creen en comida respetuosa con el medio ambiente que además tenga un sabor suficientemente atractivo como para dejar atrás la carne. “Hay un viraje cultural y cada vez la gente es más consciente de lo que come”, comparte Song a Yahoo Finanzas. “Veo cada vez más emoción por este cambio en el sector de la alimentación”.

Los números respaldan su percepción. De acuerdo a un informe de The Good Food Institute de marzo de 2020, la venta de alimentos de imitación de origen vegetal ha crecido un 29% en los últimos dos años hasta alcanzar una facturación de 5.000 millones de dólares, a un ritmo cinco veces mayor que el de cualquier otro producto del sector alimenticio en EEUU. Los sustitutos de la leche lideran el gráfico de ventas, seguido por otros lácteos y por la carne de imitación, alternativas en pleno auge tras la inclusión de hamburguesas vegetarianas en los menús de cadenas de comida rápida como Burger King o Carl’s Jr.

Productos de Beyond Meat en un supermercado de California. REUTERS/
Productos de Beyond Meat en un supermercado de California. REUTERS/

Song echó a andar su carnicería vegetariana en 2016. Un viaje a Bolonia, donde aprendió a cocinar nuevas recetas, y un desorden en su sistema inmunológico, la llevaron a cambiar definitivamente su dieta. “Comencé a probar sucedáneos de carne pero no había nada que realmente se adaptara a lo que estaba buscando, así que empecé a crear mi propia comida. La vendí primero en mercados locales —los tradicionales farmer’s market en EEUU— y después empecé a distribuirla por tiendas”.

Hoy sus productos tienen presencia en gran parte del sur de California y en un ‘deli’ en Fresno, la capital agrícola del Estado Dorado. “El momentum de este nicho de mercado me ha beneficiado”, explica. “La gente quiere ayudar al planeta y esta clase de alimentación es el único camino posible. Sabemos que será un cambio difícil y paulatino, pero basta con que el público empiece por un día sin comer carne. Todo ayuda”.

Llegan los los flexatarians

En Estados Unidos una parte importante de la población ya ha comenzado a hacer esa transición. Existe incluso un término para ellos, los flexatarians, parcialmente vegetarianos pero sin renunciar al placer de la carne, el pollo o el pescado. De acuerdo a un encuesta reciente, un 32% de los estadounidenses se identifica con esa opción. Y no solo se está produciendo en grandes ciudades como Nueva York, Los Angeles o Miami. Estados como Colorado, Indiana e Illinois también están experimentando el cambio. Según un estudio durante 12 semanas de la cadena de supermercados Kroger y la Asociación de Alimentos a Base de Plantas (PBFA, por sus siglas en inglés), las ventas de este tipo de comida subieron un 32% en la región del Medio Oeste del país. Los datos son del pasado mes de julio.

También ha crecido el número de veganos en la primera potencia mundial. La organización Food Revolution señala que han incrementado un 600% en los últimos tres años, un ascenso que también se está produciendo en otras partes del mundo occidental. En Reino Unido, por ejemplo, la población vegana se cuadripló entre 2014 y 2018. Hoy, el mercado de la “carne vegetariana” está en torno a los 12.000 millones de dólares a nivel mundial y se espera que crezca hasta los 27.900 millones en 2025.

Oferta de hamburguesas veganas en un bar de Londres.  Foto: Getty Images.
Oferta de hamburguesas veganas en un bar de Londres. Foto: Getty Images.

Jaime Athos, presidente de la PBFA y CEO de Tofurky, una marca de comida vegetariana con sede en Hood River, Oregon, siente que el movimiento se está haciendo notar en muchas partes del país con la apertura de nuevos negocios. “La presencia de esta clase de empresas en EEUU ha crecido exponencialmente. Incluso minorías como los latinos están participando de un fenómeno creciente”, dice en una conversación telefónica con YAHOO FINANZAS. “Lo que comemos cada vez importa más y nosotros representamos una opción saludable y sostenible”.

Muchas nuevas empresas con muchas propuestas

La lista de alternativas a Beyond Meats o Impossible Foods, los dos nombres de moda en la ola vegana actual, es extensa. Fire Ox, fundada por Zoe Geller y Jason Yang, combate las enfermedades derivadas de dietas poco balanceadas desde New Haven, Connecticut. Foodies, con sede en Cincinnati, Ohio, es el creador de Pumfu, una alternativa vegana al tofu a base de semillas de calabaza. Los hermanos Chad y Derek Sarno, ambos chefs de categoría, son los fundadores de Good Catch, una compañía que ofrece hamburguesas de pescado y pasteles de cangrejo a base de plantas. Y New Fields vende queso sin vaca alguna de por medio desde Wisconsin. Todo de origen vegetal. Son solo un puñado de las marcas que están proliferando en EEUU.

Athos duda que este cambio en los hábitos de consumo sea una moda pasajera. “Es un lugar sexy en el que instalarse”, apunta. “En determinadas ciudades, el comer productos de origen vegetal se ha convertido en un factor cool, en una parte de la cultura local. Se ha creado además una presión social por cambiar. Si quieres estar en la onda tienes que consumir productos de origen vegetal”.

Su predicción a futuro se basa en factores de peso más que en un anhelo interesado, dice. “En primer lugar, creo que es significativo que las grandes compañías de la industria cárnica [como Tyson, Smithfield, Perdu o Hormel] estén invirtiendo millones de dólares en crear su propios productos alternativos. En segundo lugar, salidas a Bolsa como la de Beyond Meat confirman que los inversores confían en la industria. Su valorización [casi 8.000 millones de dólares] va mucho más de lo que jamás hubieran soñado. Y en tercero, es evidente que hay una corriente por comer de forma más saludable y sostenible con el medio ambiente. Todo eso me hace creer en el futuro de este movimiento”.

También te puede interesar:

VIDEO | Impossible Foods lanza carne de cerdo elaborada con plantas y promete chorizo