U.S. markets closed

La obsesión de AMLO que ha hecho ganar mucho dinero a algunos inversores

Justin Villamil
El gráfico muestra la evolución del peso mexicano contra el dólar desde la llegada de López Obrador al poder en México. Gráfico: Bloomberg.

(Bloomberg) -- En muchos sentidos, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador ha sido tan tóxico para los inversionistas como lo advirtieron sus detractores. Las acciones han rendido por debajo de lo esperado durante sus 14 meses de mandato, la compañía petrolera estatal redujo su calificación crediticia a basura y el crecimiento económico está estancado en el mejor de los casos.

Pero hay un rincón del mercado donde el líder izquierdista ha demostrado ser un firme aliado de los inversionistas, al otorgarles una ganancia inesperada que pocos anticiparon: el carry trade. Los inversionistas que siguen la estrategia típica de pedir prestado a bajo costo en dólares y luego dedicar el producto a notas en pesos a corto plazo han obtenido retornos del 16% desde la toma de posesión del presidente en diciembre de 2018, de lejos el mejor desempeño entre las principales monedas. (El dólar canadiense es el número 2, con un simple retorno del 1% en ese lapso). Atraídos tanto por la estabilidad del peso como por las altas tasas de interés de México, los inversionistas se siguen apilando en el comercio. Las posiciones alcistas en el peso ahora están cerca de un récord. Sigue aquí la evolución del peso mexicano.

La génesis de gran parte de esto parece ser la obsesión de López Obrador con la moneda. Se ha convertido en su herramienta en tiempo real para medir el estado de la economía y la percepción de los inversionistas sobre su administración, no muy diferente de la forma en que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se obsesiona en el Dow Jones Industrial Average. Cada mañana, López Obrador revisa la última instantánea del mercado, y luego, si detecta alguna acción significativa de los precios, lo señalará en términos brillantes a la amplia audiencia nacional que sintoniza su conferencia de prensa diaria. El peso se ha elevado un 8,4% desde que asumió el cargo, un repunte impulsado en parte por los sorprendentemente conservadores proyectos de ley presupuestarios que ha presentado al Congreso los últimos dos años.

El gráfico muestra las monedas que han ofrecido un mayor beneficio a los inversores que utilizan la estrategia conocida como 'carry trade'. Bloomberg.

Para los inversionistas, un presidente tan involucrado en las fluctuaciones diarias del peso es alguien que es poco probable que permita una caída.

“La administración ha estado muy preocupada del mercado”, dijo Danny Fang, un estratega de BBVA en Nueva York que dice que la baja volatilidad fomentada por López Obrador ha ayudado al carry trade. “Cuando Estados Unidos amenazó con aranceles sobre la inmigración, lo que sacudió al peso mexicano, el gobierno de AMLO respondió casi de inmediato. Cuando aumentó la volatilidad del mercado, a menudo escuchamos a funcionarios abordarlo”.

Los movimientos del banco central

El presidente, por supuesto, no está solo en influir sobre el alcance de los retornos del carry trade. La decisión del banco central de adoptar un enfoque muy gradual para recortar la tasa de referencia —se redujo a 7,25% desde 8,25% poco después de que AMLO asumiera el cargo— es posiblemente el factor más importante. Pero incluso allí, López Obrador ha desempeñado un papel clave, al decidir no entrometerse, como algunos temían que lo haría, y por mantenerse en gran medida alejado del banco central, mientras avanzaba tímidamente para reducir las tasas e impulsar la economía.

La volatilidad a tres meses del peso está cerca del nivel más bajo desde 2014 y la moneda se ha fortalecido un 8,5% desde que López Obrador asumió la presidencia, hasta ubicarse en el primer lugar entre sus homólogos de mercados emergentes en ese lapso (sigue aquí la evolución de las divisas más importantes del mundo). Parte de la ganancia es simplemente una reversión de las grandes pérdidas observadas en el período previo a su investidura, cuando los inversionistas se preocupaban de que la marca de fuego populista de izquierda arruinara la segunda economía más grande de América Latina.

Si bien algunas de las preocupaciones demostraron estar bien fundadas —López Obrador sorprendió a los inversionistas al cancelar un proyecto de aeropuerto en Ciudad de México— la inversión de capital ha caído durante nueve meses consecutivos y en 2019 la economía creó menos trabajos desde la recesión global, el desastre generalizado que algunos predicen que aún no se ha materializado. De hecho, México ha demostrado ser un faro de estabilidad en una región acosada por la agitación política en Chile, Perú, Argentina y Brasil.

Al menos a corto plazo, los alcistas del carry trade tienen el control. El peso se depreciará un poco más del 2% para fin de año, según el pronóstico medio de los analistas encuestados por Bloomberg. Y los comentarios más recientes de los funcionarios del banco central sugieren que no hay prisa por acelerar el ritmo de los recortes de las tasas de interés.

“El peso mexicano se destaca como una moneda que ofrece un carry muy alto para una volatilidad razonablemente baja”, dijo Carlos Carranza, analista de JPMorgan Chase & Co., quien predijo las cifras más exactas para las monedas latinoamericanas en el cuarto trimestre. “México ofrece utilidades”.

Artículos relacionados que te pueden interesar:


/////////////////////

Nota Original:World’s No. 1 Carry Trade Is Fueled by AMLO’s Peso Obsession

--Con la colaboración de Sydney Maki.

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reportero en la nota original: Justin Villamil en Mexico City, jvillamil18@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: Carolina Wilson, cwilson166@bloomberg.net, ;David Papadopoulos, papadopoulos@bloomberg.net, Brendan Walsh

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.