U.S. markets open in 8 hours 37 minutes
  • F S&P 500

    3,673.00
    +8.50 (+0.23%)
     
  • F Dow Jones

    29,999.00
    +67.00 (+0.22%)
     
  • F Nasdaq

    12,506.00
    +43.75 (+0.35%)
     
  • RTY=F

    1,851.40
    +4.20 (+0.23%)
     
  • Petróleo

    46.47
    +0.83 (+1.82%)
     
  • Oro

    1,844.00
    +2.90 (+0.16%)
     
  • Plata

    24.20
    +0.06 (+0.26%)
     
  • dólar/euro

    1.2148
    -0.0001 (-0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    0.9200
    -0.9200 (-100.00%)
     
  • Volatilidad

    21.28
    -21.17 (-100.00%)
     
  • dólar/libra

    1.3448
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • yen/dólar

    103.9190
    +0.0590 (+0.06%)
     
  • BTC-USD

    19,247.54
    -10.04 (-0.05%)
     
  • CMC Crypto 200

    378.21
    +3.81 (+1.02%)
     
  • FTSE 100

    6,490.27
    +26.88 (+0.42%)
     
  • Nikkei 225

    26,752.31
    -57.06 (-0.21%)
     

China construye ciudades verdes, pero no encuentra residentes

Bloomberg News
·6  min de lectura

(Bloomberg) -- Justo a las afueras de la ciudad suroccidental de Chengdu, China está construyendo un paraíso urbano más grande que Houston. Los visitantes son recibidos por un mar de césped bien cuidado que rodea un lago artificial, salpicado de lirios de agua, casi del tamaño del Central Park de Nueva York.

Esta es la ciudad de Tianfu Park, uno de los cientos de desarrollos de “ciudades verdes” que se apoderan de granjas y tierras rurales en China, mientras el Gobierno intenta acomodar a los 100 millones de personas que había planeado mudar de las aldeas a las áreas urbanas para 2020. Después de décadas de urbanización desenfrenada que permitió que los suburbios de hormigón se extendieran por sus grandes ciudades, consumiendo tierras de cultivo y generando contaminación, China está tratando de encontrar una manera más sostenible de crecer y proporcionar a los ciudadanos un mejor estilo de vida.

“El aire aquí es realmente bueno y donde sea que vayas es verde”, dijo un residente de 56 años de apellido Fan, quien se mudó a la zona en 2013 cuando aún era un suburbio abandonado de Chengdu. “No me arrepiento de mi decisión en absoluto, el valor de mi apartamento se ha duplicado”.

El proyecto Tianfu fue aprobado un año después de la llegada de Fan, lo que generó una afluencia de apoyo gubernamental que ayudó a aumentar los precios de las propiedades. Solo en la primera mitad de 2019, la ciudad firmó contratos por más de 300.000 millones de yuanes (US$44.000 millones) de inversión. Cuando se complete la construcción de este año, casi el 60% del área se dedicará a seis lagos artificiales, 30 parques y otros espacios verdes. La población se limitará a 6,3 millones de habitantes para 2030, una cuarta parte del tamaño de las ciudades más grandes de China, como Shanghái.

“Las nuevas ciudades son como experimentos en los que los gobiernos pueden probar fácilmente ideas innovadoras”, asegura Zheng Siqi, director del Laboratorio de Urbanización Sostenible del Instituto de Tecnología de Massachusetts. “La nueva ciudad no necesita tratar con los residentes existentes”, a diferencia de cuando el Gobierno reconstruye, dice Zheng.

El enfoque verde de China está diseñado para abordar dos problemas ambientales apremiantes. La construcción a gran escala de infraestructura urbana y viviendas residenciales se ha convertido en una de las mayores fuentes de gases de efecto invernadero del país. De acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Maryland, el objetivo de urbanización del país podría producir más de una gigatonelada de dióxido de carbono adicional. Al mismo tiempo, los entornos rurales y urbanos se han deteriorado. La mayoría de las principales ciudades de China padecen de aire sucio y agua de baja calidad. Alrededor del 90% de los pastizales de China y el 40% de sus humedales principales están sufriendo degradación, según el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente.

En 2012, el presidente Xi Jinping comenzó a enfatizar su teoría de una “ecocivilización”, donde el desarrollo toma en cuenta los costos ambientales. La aspiración no siempre se ha traducido en políticas concretas. Las pautas del Gobierno sobre la construcción de nuevas ciudades contienen palabras de moda como “bajo en carbono” y “protección del medio ambiente”, pero pocos requisitos específicos en términos de eficiencia energética y materiales de construcción.

‘Ciudad parque’

Tianfu ha prosperado gracias al respaldo personal de Xi. En 2018, visitó Chengdu y comentó que su desarrollo debería “resaltar las características de una ciudad parque”. Los mandos locales rápidamente agregaron “ciudad parque” a su nombre oficial y colocaron pancartas que proclamaban su estatus. Se estableció un instituto de investigación para ayudar al proyecto a convertirse en “un modelo mundialmente famoso y exitoso” para la urbanización.

Wu Changhua, investigador principal del Centro para China y la Globalización, con sede en Pekín, cree que las políticas de China muestran que el liderazgo superior está decidido a restaurar el medio ambiente, pero eso no siempre es lo que motiva a los burócratas locales. “Un impulsor más profundo podría ser los subsidios exuberantes y el estímulo para el crecimiento económico”, asegura.

De los cientos de proyectos clasificados como desarrollos de “ecociudades”, muchos no emplean estrategias sostenibles como edificios de eficiencia energética, diseños de tráfico inteligentes y energías renovables, asegura Deng Wu, profesor asociado del Departamento de Arquitectura y Medio Ambiente Construido de la Universidad de Nottingham, Ningbo, China.

Los desarrolladores a menudo anuncian sus edificios como “ecológicos” porque mantienen niveles estables de temperatura, humedad y oxígeno en el interior, pero lograr eso realmente requiere consumir grandes cantidades de energía, dijo. “Equiparan ‘ecológico’ a comodidad, pero estos proyectos no tienen nada que ver con ser ecológico, e incluso pueden tener el efecto contrario”.

Para muchos residentes, el hermoso paisaje y los edificios modernos en Tianfu encarnan el espíritu de la “ciudad ecológica” y son una gran mejora de las ciudades mal construidas del pasado. En su opinión, el aire limpio, el agua y las calles son barómetros más importantes de la “ecocivilización” que la conservación de la energía en los edificios.

Atraer residentes

Pero las ciudades necesitan negocios y empleos para crecer, no solo bonitos parques. En el distrito financiero central de Tianfu, algunas compañías locales atraídas por los subsidios del gobierno y las exenciones fiscales se han mudado a los nuevos rascacielos, aunque el área está lejos de ser bulliciosa. Cadenas globales como Starbucks Corp. y Pizza Hut Inc. han abierto puntos de venta en la costa, donde los agentes inmobiliarios venden apartamentos a los peatones, hablando sobre la inversión del gobierno en el área.

Es demasiado pronto para decir si Tianfu atraerá suficientes residentes, dice Zheng de MIT. “Podría haber mucha más oferta que demanda si las personas no sienten la necesidad de mudarse a una ciudad de nueva construcción, especialmente donde la ciudad existente aún no se utiliza por completo”, dice, refiriéndose a Chengdu, que en los últimos años se ha convertido en un destino popular para los jóvenes que escapan de altos alquileres en lugares como Pekín y Shanghái.

Es una historia que ya se vio en China. La nueva ciudad Binhai de Tianjin, a lo largo de la costa este, se imaginó como una nueva potencia financiera cuando el exprimer ministro Wen Jiabao lanzó el proyecto hace más de 10 años. En 2019, solo 100.000 personas vivían y trabajaban en la Ecociudad de China y Singapur, el proyecto emblemático de Binhai, muy por debajo del objetivo del gobierno de tener 350.000 residentes permanentes para 2020.

A quince minutos en coche por una carretera recién construida que sale de Tianfu, los residentes de la aldea de Hongxiang jugaban mahjong un domingo por la tarde en julio, charlando sobre la metrópoli cercana. Rodeados de arrozales y bosques de bambú, se preguntaban cuándo sería demolida su aldea para dejar espacio a Tianfu y si serían compensados por renunciar a casas que se han heredado por generaciones. Una granjera de 67 años, que dio su apellido como Zhou, temía que no fuera elegible para una pensión o atención médica en la ciudad, a pesar de que habría perdido su único medio de subsistencia.

Wang Xuelian, de 33 años y madre de dos hijos, estaba perpleja por la noción de una ciudad ecológica. “Todos los días cuando abro la ventana veo la naturaleza. No sé por qué quieren demolerlo para construir algo de verdor falso”, dice.

Nota Original:China Is Building Green Cities, But Struggling to Find Residents

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.