U.S. Markets closed

China fabrica un ejército de robots para impulsar su economía

PIL01. PEKÍN (CHINA), 15/08/2018.- Dos asistentes observan varios robots en el ámbito del Congreso Mundial de Robótica en Pekín (China) hoy, 15 de agosto de 2018. EFE/ Roman Pilipey

Un robot se acerca a la mesa del restaurante y con una voz que se asemeja a la de un niño, aunque un poco distorsionada, dice “ya estoy aquí”, abre un compartimento a la espera de que el comensal tome el plato que ordenó y entonces le dice “buen provecho”, retirándose para entregar una nueva orden en otra mesa.

En Robot.He, un restaurante futurístico de Shanghai que abrió sus puertas en agosto, los robots reemplazaron a los camareros y son ellos los encargados de entregar los langostinos preparados para las personas que van al restaurante de alta tecnología.

Este es tan solo uno de los ejemplos del gigante ejército de robots que China está introduciendo con el fin de impulsar su economía.

El restaurante Robot.Hede Shanghai, donde los camareros han sido sustituidos por máquinas, es solo un ejemplo de hacia donde camina China desde el punto de vista del empleo. Foto: AFP.

La industria de la robótica experimentó un gran auge después de que en 2014 el presidente chino, Xi Jinping, pidió que se iniciara una “revolución de robots” en las fabricas y ubicó a la robótica y la inteligencia artificial entre las prioridades para el desarrollo de la china del futuro.

Aunque están lejos de poder cubrir su propia demanda de robots y dependen en gran parte de la tecnología extranjera, están creciendo a pasos agigantados, asegura Karel Eloot, socio de la consultora McKinsey & Company.

Hace tan solo una década, las firmas de robótica chinas solo cubrían el 5 por ciento de la demanda en China y en la actualidad cubren cerca de un tercio de las necesidades industriales del país.

“Todavía hay un largo camino por recorrer, especialmente cuando se piensa en los objetivos del gobierno del 50 por ciento en 2020 y el 70 por ciento en 2025”, asegura el experto a CNBC.

Dentro del plan del presidente Xi, bautizado “Made in China 2025”, existen 10 sectores que son claves para el desarrollo del país y el objetivo es ubicar a China al nivel de los rivales en tecnologías punta como Estados Unidos y Alemania.

Cada vez más robots en la economía

A principios de este año, los medios locales informaron que había más de 6.500 empresas de robótica en 2017. Las ventas de robots industriales de China durante ese año rondaron los 4.220 millones de dólares, un 24 por ciento más que hace un año, mientras que las ventas de robots de servicios aumentaron un 28 por ciento en comparación con el año anterior, ubicándose en los 1.320 millones.

Como colofón, China agregó alrededor de 87.000 nuevos robots industriales en 2016, ligeramente por debajo de Europa y Estados Unidos conjuntamente, según la Federación Internacional de Robótica, y pronto los superará.

La campaña gubernamental “Made in China 2025” también esta impulsando un incremento en el uso de robots industriales entre las empresas chinas. La compañía Foxconn, la ensambladora de iPhone, desplegó miles de robots en sus fábricas y planea continuar reemplazando a más empleados con los androides en la próxima década.

La compañía ya eliminó 400.000 puestos de trabajo gracias a los “Foxbots” y pretende automatizar el 30 por ciento de las actividades para 2020, gracias a que los robots presionan, ensamblan, desmontan, sueldan, empaquetan y rastrean productos las 24 horas, los 7 días de la semana, no requieren vacaciones y hacen lo programado, mejorando la calidad y reduciendo el riesgo.

Un trabajador pasea entre una fila de robots en una fábrica de Shanghai. REUTERS/Aly Song/Files

El problema social que no está previsto

Esto es una gran problema dado que según estima el Banco Mundial, la automatización puede amenazar un 77 por ciento de los empleos en China y no existen programas claros de capacitación para crear nuevos puestos de trabajos y nuevas habilidades.

La experta de la Universidad Politécnica de Hong Kong Jenny Chan asegura que en China existe una gran desigualdad en cuanto a los ingresos de los empleados y los robots pueden llevar a incrementarla aún más, especialmente para los trabajadores de bajos ingresos y nivel educativo.

Para 2020, el Ministerio de Educación de China planea inscribir a 23,5 millones de estudiantes en programas vocacionales de tres años diseñados para la nueva economía y muchas universidades están adaptando sus currículos para los tiempos por venir.

Las empresas han adoptado la automatización, aunque aún se encuentra en etapas iniciales comparadas con las de otros países, en Corea del Sur hay 631 robots por cada 10.000 empleados, en Estados Unidos son 189 y en China llegan a 68.

Aunque la creciente presencia de los robots en los puestos de trabajo es preocupante, según Eloot hay algunos resultados positivos dado que la automatización permite una mejor productividad y eso para China es importante porque fomenta las bases de un mayor desarrollo del país e impulsa su economía.

“Podemos ver que China quiere usar los robots, quiere usar la inteligencia artificial, herramientas digitales para dar el salto, saben que hay una brecha y quieren cerrarla lo más rápido posible”, puntualiza.

Artículos relacionados que también te pueden interesar:

Trump ya está perdiendo una ‘guerra’ con China…. por sus planes con la inmigración

El negocio de la industria armamentística de China en África

El lado oscuro del boom de la energía solar en China