U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,841.94
    +73.47 (+1.95%)
     
  • Dow Jones

    31,496.30
    +572.16 (+1.85%)
     
  • Nasdaq

    12,920.15
    +196.68 (+1.55%)
     
  • Russell 2000

    2,192.21
    +45.29 (+2.11%)
     
  • Petróleo

    66.28
    +2.45 (+3.84%)
     
  • Oro

    1,698.20
    -2.50 (-0.15%)
     
  • Plata

    25.30
    -0.17 (-0.65%)
     
  • dólar/euro

    1.1916
    -0.0063 (-0.52%)
     
  • Bono a 10 años

    1.5540
    +0.0040 (+0.26%)
     
  • dólar/libra

    1.3834
    -0.0060 (-0.43%)
     
  • yen/dólar

    108.3600
    +0.3840 (+0.36%)
     
  • BTC-USD

    49,735.57
    +1,065.20 (+2.19%)
     
  • CMC Crypto 200

    982.93
    +39.75 (+4.21%)
     
  • FTSE 100

    6,630.52
    -20.36 (-0.31%)
     
  • Nikkei 225

    28,864.32
    -65.78 (-0.23%)
     

China puede estar espiando a través de cables y enchufes, también los de tu celular

J.F. Moreno
El temor por el espionaje tecnológico desde China ha crecido con fuerza en los últimos meses. Foto: CNBC.
El temor por el espionaje tecnológico desde China ha crecido con fuerza en los últimos meses. Foto: CNBC.

Las firmas estadounidenses de tecnología temen que el gobierno chino esté espiando su trabajo y desarrollos a través de los cables y enchufes eléctricos, en su mayoría fabricados en China.

Un informe de Nikkei Asian Review también llamó la atención a los usuarios que usan cables de carga rápida gratis en aeropuertos y espacios públicos sobre la posibilidad de que la información en sus dispositivos puede ser accesible en el momento en que los conectan.

Como resultado de esa amenaza a la seguridad corporativa, las compañías estadounidenses han pedido a sus proveedores taiwaneses que cambien la producción de la China continental hacia otros países, según aseguran ejecutivos de empresas taiwanesas encargadas de proveer esos materiales a firmas como Dell (DELL), HP (HPE), IBM (IBM), Google (GOOG) y Facebook (FB), entre otras.

Primeros movimientos para satisfacer a las empresas

Uno de los ejecutivos de la firma taiwanesa Lite-On Technology, entre cuyos clientes están Dell, HP e IBM, aseguró a Nikkei Asian Review que están construyendo una nueva fábrica en Taiwán para fabricar los componentes eléctricos para servidores a pedido de los clientes estadounidenses que han mencionado riesgos de ciberespionaje por parte de Pekín.

Entre tanto, otro directivo de la compañía Quanta Computer, que suministra servidores y centros de datos a empresas tecnológicas de EEUU como Google y Facebook, confirmó que ya se trasladó su producción a Taiwán y otros lugares, citando temas de seguridad como una de las principales razones.

“La ciberseguridad, los aranceles y los riesgos en materia de geopolítica son los tres factores principales que impulsaron la decisión de Quanta y sus clientes para mover la producción fuera de China”, indicó el ejecutivo, que no fue identificado por el informe.

La intensa campaña que llevan adelante las empresas del sector de la tecnología de Estados Unidos para erradicar las amenazas de seguridad del ciberespionaje chino, el cual ya ha sido puesto en evidencia múltiples veces en temas militares y tecnológicos principalmente, está llevando a que se fijen incluso en la producción de partes a las que no se les daba mayor atención anteriormente.

Artículos relacionados que te puede interesar:

Huawei reacciona ante acusaciones de Estados Unidos

El “ejército de los 50 centavos” con el que China quiere controlar el mundo

EEUU y China, en una carrera de armas cuánticas que puede transformar el orden mundial

Cables en una tienda de Taipei, Taiwan. Foto: EFE/EPA/DAVID CHANG
Cables en una tienda de Taipei, Taiwan. Foto: EFE/EPA/DAVID CHANG

Los fabricantes de estos cables y enchufes enfrentan una fuerte presión para producir esos elementos fuera de China, a pesar de que deben asumir un mayor costo de producción y trasladar sus fabricas a otros destinos.

El directivo de Lite-On indicó por su parte que a diferencia de otros fabricantes de tecnología taiwaneses “que diversifican su producción fuera de China para evitar los aranceles de Washington sobre los productos chinos, la principal prioridad de la nueva planta (de Lite-On) es abordar las preocupaciones de seguridad de los clientes estadounidenses”.

Es una amenaza factible

Expertos en seguridad cibernética confirmaron a Nikkei que las preocupaciones de que Pekín pueda aprovechar cables y enchufes para acceder a datos confidenciales es legítimo, aunque de momento ningún incidente de este tipo que involucre componentes eléctricos de los servidores ha sido reportado.

“Es totalmente razonable que las empresas estadounidenses tengan tales preocupaciones porque, técnicamente, es factible y no es difícil para los piratas informáticos usar el sistema de suministro eléctrico o los cables de alimentación para extraer datos almacenados en los servidores”, indicó a ese medio de comunicación japonés el director adjunto del Instituto de Tecnología de Seguridad Cibernética, Tien Chin-wei, con sede en Taipei,

En los servidores de las grandes empresas, la estructura del sistema de suministro eléctrico es más complejo que en los dispositivos caseros, lo que los hace más vulnerables y a la vez es más difícil detectar si se implantaron chips no deseados en la fuente de alimentación de poder durante la producción.

En caso de que haya un servidor que haya sido manipulado y el chip implantado en el sistema de suministro de electricidad se activa, “las líneas eléctricas pueden servir como un canal encubierto para transmitir datos”, advierte Philippe Lin, investigador principal de amenazas de la compañía de Ciberseguridad Trend Micro.

Tienda de suministros eléctricos en Taipei, Taiwan. Foto: EFE/EPA/DAVID CHANG
Tienda de suministros eléctricos en Taipei, Taiwan. Foto: EFE/EPA/DAVID CHANG

Las personas también podrían ser un objetivo

Además de los objetivos comunes de espionaje, como servidores, centros de datos o grandes infraestructuras de telecomunicaciones, estos ataques también pueden ocurrir contra dispositivos electrónicos personales.

Lin alertó sobre ciertos incidentes ocurridos con los cables de carga gratuita que hay en varios restaurantes y espacios públicos en China, lo cual permitió a los piratas acceder a los datos de los teléfonos inteligentes de las personas que conectaron sus celulares en esos lugares.

Lite-On invirtió cerca de 323,5 millones de dólares para construir un nuevo centro de investigaciones en la ciudad de Kaohsiung, el sur de Taiwán, e iniciará la producción en junio.

Quanta trasladó toda la producción de China a Taiwán y otros lugares, no solo debido a los riesgos de ciberespionaje, sino como parte de un plan para eludir los aranceles adicionales impuestos por Washington como resultado de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Pekín ha negado las acusaciones desde que un informe revelado en 2018 por Bloomberg aseguró que el gobierno chino apoyado por empresas tecnológicas chinas instalaron microchips en equipos fabricados para empresas estadounidenses como Amazon y Apple, cuyos directivos también negaron esa información.