Anuncios
U.S. markets open in 5 hours 4 minutes
  • F S&P 500

    5,685.75
    +21.00 (+0.37%)
     
  • F Dow Jones

    40,452.00
    +151.00 (+0.37%)
     
  • F Nasdaq

    20,624.75
    +100.75 (+0.49%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,185.70
    +18.70 (+0.86%)
     
  • Petróleo

    82.29
    +0.08 (+0.10%)
     
  • Oro

    2,412.50
    -8.20 (-0.34%)
     
  • Plata

    30.90
    -0.27 (-0.86%)
     
  • dólar/euro

    1.0909
    -0.0001 (-0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    4.1890
    -0.0040 (-0.10%)
     
  • Volatilidad

    12.79
    +0.33 (+2.65%)
     
  • dólar/libra

    1.2984
    -0.0006 (-0.04%)
     
  • yen/dólar

    157.8370
    -0.0110 (-0.01%)
     
  • Bitcoin USD

    62,994.70
    +2,740.42 (+4.55%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,309.40
    +40.45 (+3.19%)
     
  • FTSE 100

    8,238.63
    -14.28 (-0.17%)
     
  • Nikkei 225

    41,190.68
    -1,033.32 (-2.45%)
     

Cifras que preocupan: 1 de cada 4 personas tendrá un trastorno mental a lo largo de su vida

Los trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias (MNS) se han generalizado en América Latina y el Caribe. Estas afecciones representan cerca del 20% de la carga total de discapacidad, y solamente las superan las enfermedades crónicas no transmisibles, entre ellas, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes. De esta forma, crece la preocupación de la comunidad científica a revelar que 1 de cada 4 personas tendrá un trastorno mental durante su vida.

Las cifras de salud mental son desalentadoras, ya que, de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), cada 40 segundos, una persona se quita la vida en el mundo; y en un 17% aumentó el suicidio en los países de América desde el 2000. Más del 90% de las personas que tomaron esta decisión sufrían un trastorno mental crónico.

Ante esta situación, los expertos destacaron que, "los problemas de salud mental serán la principal causa de discapacidad en el mundo en 2030", razón por la cual, toma mayor importancia esta iniciativa que tiene como objetivo aportar a la tarea de los comunicadores sociales a la hora de informar sobre salud mental.

Esto se reveló en el marco de un Taller Regional de Comunicaciones y Salud Mental, donde reconocidos expertos en psiquiatría recapitularon junto a periodistas de la región, la presentación del libro ¡Las Palabras Importan!, para reflexionar sobre cómo transmitir contenidos periodísticos de salud mental que no caigan en la estigmatización o discriminación.

Los trastornos mentales son más comunes de lo que se cree 

Durante el encuentro se destacó que es primordial tener en cuenta que, "el 12,5% de todos los problemas de salud está representado por los trastornos mentales, una cifra mayor a la del cáncer y los problemas cardiovasculares, sin olvidar que, 450 millones de personas en todo el mundo se ven afectadas por un problema de salud mental que dificulta gravemente su vida".

PUBLICIDAD

Dado lo anterior, el Dr. Ricardo Corral, presidente de la Asociación Argentina de Psiquiatras (AAP), sostuvo durante el encuentro la importancia de dialogar con los comunicadores, quienes tienen una gran llegada a la comunidad, "nos ponemos a disposición para ayudarlos, por un lado, a conocer la temática de la salud mental, y también para reflexionar juntos sobre algunas dificultades que pueden generarse, quizás involuntariamente, a través de las palabras".

1 de cada 4 personas tendrá un trastorno mental durante su vida
1 de cada 4 personas tendrá un trastorno mental durante su vida

1 de cada 4 personas tendrá un trastorno mental durante su vida

Agregó el Dr. Corral, quien también es jefe de Docencia e Investigación del Hospital José T. Borda, que las palabras usadas de manera imprecisa pueden provocar "prejuicios en la comunidad y que la persona que padece una enfermedad mental y su familia perciban discriminación y estigma".

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), "a nivel global, 1 de cada 8 personas padece un trastorno mental, y la mayoría carece de acceso a una atención eficaz".

Salud mental: hay que evitar la estigmatización

Por su parte el Dr. Rodrigo Córdoba, médico psiquiatra y profesor de la Universidad del Rosario, Colombia, explicó que "cuando un hecho relacionado con la salud mental se convierte en noticia, quien la protagoniza debe ser tratado como una persona que ha tenido una enfermedad tan o más común que las enfermedades físicas. Lo importante es no seguir contribuyendo al estigma, que es esa situación de vergüenza o temor a ser marginado".

En el libro ‘Las Palabras Importan’, los autores advierten que la estigmatización y discriminación pueden traducirse, por ejemplo, en dificultad de acceso a los servicios socio-sanitarios y al mercado laboral, al tiempo que generan "un riesgo elevado de que no se respeten los derechos humanos de las personas afectadas".

Durante la reunión el Dr. Pedro Rafael Gargoloff, médico especialista jerarquizado en Psiquiatría y Psicología Médica y Coordinador de la Mesa de Salud Mental de la Secretaría de Relaciones Institucionales de la Universidad Nacional de La Plata, afirmó que "si se quiere integrar a los pacientes que tienen un trastorno mental, es necesario entender el enorme poder de las palabras, por lo cual es importante acompañar a los profesionales de la comunicación en su labor de informar".

Algunas de las definiciones que brinda el libro mencionado anteriormente, disponible en: https://aap.org.ar/publicaciones/, son las de los términos ‘enfermedad’, ‘trastorno’ y ‘padecimiento’ mental.

De qué hablamos cuando se habla de enfermedad mental

En este sentido, el término enfermedad mental se refiere a procesos en los que la pérdida de salud tiene una causa orgánica, mientras que un trastorno mental es un término más amplio, utilizado cuando hay alteraciones genéricas de la salud, sea o no consecuencia directa de una causa orgánica o sospecha, en la que los determinantes psicosociales, tiene un rol en su génesis y evolución.

El Dr. José Ordóñez, ex presidente de la Asociación Ecuatoriana de Psiquiatría, destacó -por su parte- la importancia de utilizar el término ‘trastorno’ para referirse, por ejemplo, a la depresión. "Para combatir las etiquetas, debemos aprender a evitar términos como ‘bipolar’ o ‘depresivo’, y hablar -en cambio- de ‘trastorno bipolar’ o ‘trastorno depresivo’. El ‘trastorno’ no hace a la persona, ni la define, sino que es algo que puede presentarse en algún momento de su vida", explicó el Dr. Ordóñez, quien es especialista en psiquiatría por la Universidad de Cuenca, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Psiquiatría. Es fundamental entender que, "el 50% de los problemas de salud mental en adultos comienzan antes de los 14 años, y el 75% antes de los 18". A esto se suma que, "la depresión es un trastorno de salud mental común" y se estima que lo presenta a nivel mundial el 5 por ciento de los adultos, advierte la OMS.

 la estigmatización y discriminación pueden traducirse, por ejemplo, en dificultad de acceso a los servicios socio-sanitarios y al mercado laboral
la estigmatización y discriminación pueden traducirse, por ejemplo, en dificultad de acceso a los servicios socio-sanitarios y al mercado laboral

La estigmatización y discriminación pueden traducirse en dificultad de acceso a los servicios socio-sanitarios y al mercado laboral

Razón por la cual, el Dr. Roberto Sunkel, médico psiquiatra y jefe de la Unidad de Psicogeriatría del Instituto Nacional de Geriatría de Chile, señala la relevancia de estructurar el mensaje "a partir de una actitud empática, teniendo siempre en consideración que hay personas con problemas de salud mental que están recibiendo la noticia". Además, recomendó "no tomar los términos que se refieren a problemas de salud mental como adjetivos y decir, por ejemplo "sociedad esquizofrénica".

A lo anterior se suma, evitar ilustrar los contenidos sobre salud mental con imágenes que transmitan peligrosidad, sufrimiento, oscuridad y aislamiento social, o que motiven compasión o rechazo, ya que las personas con este tipo de trastornos o enfermedades rechazan y sufren al ser representadas visualmente de una manera diferente que el resto de la sociedad y acompañadas de una emoción negativa.

En este sentido, otra de las recomendaciones del libro es utilizar los términos de la salud mental sólo para hablar de salud mental, ya que emplearlos para adjetivar situaciones, personas o realidades que no tienen que ver con ese campo es perjudicial y peyorativo para la imagen de quienes tienen diagnosticado algún trastorno de este tipo. "La palabra ‘loco’ es una de las más usadas a lo largo del tiempo como apodo y de una forma peyorativa", ejemplificó el Dr. Ordóñez, y añadió que este término "ya no se usa en salud mental" y "no implica ningún trastorno específico".

Como parte de la iniciativa "Las Palabras Importan", también se celebró en septiembre de 2022 en Colombia el Acuerdo de Cartagena por la Transformación de la Salud Mental, que tiene entre sus objetivos el de "promover desde la ciencia y los medios de comunicación el uso de un lenguaje asertivo que permita el trato respetuoso y digno (...), y contribuya a la integración social de pacientes y familias que conviven con un diagnóstico de salud mental".