U.S. markets closed

Cinco tácticas que usan los millonarios para pagar menos impuestos

Aunque la última reforma fiscal aprobada en Estados Unidos hace casi dos años por el gobierno de Trump redujo la tasa de los impuestos para los más ricos, ésta sigue representando un golpe a los multimillonarios, para quienes la planificación fiscal es una tarea a lo largo de cada año si quieren evitar pagarle mucho al Tío Sam.

Tras la reforma, los más ricos ahora pagan una tasa máxima del 37 por ciento en sus ingresos gravables, en comparación con el 39.6 por ciento previo.

Foto: CNBC

Si bien hay trucos y prácticas diversas mediante las cuales este sector privilegiado trata de reducir sus impuestos, estas son cinco de sus estrategias más comunes:

Donaciones caritativas

Donar dinero a organizaciones sin fines de lucro ha sido durante mucho tiempo una táctica de los ricos para obtener una deducción de sus impuestos. Bajo la nueva ley, la cantidad que pueden deducir ha aumentado hasta el 60 por ciento de su ingreso bruto ajustado en comparación con el 50 por ciento.

Otra táctica es creando servidumbres de conservación, dijo Lisa Featherngill, miembro del Comité Ejecutivo de Planificación Financiera Personal del Instituto de Contadores de EEUU. “Muchas veces puede trabajar con fideicomisos de conservación de tierras y puede hacer una deducción caritativa por el valor de la servidumbre de conservación que deposita en la propiedad”, explicó a CNBC.

Aumento de la exposición patrimonial, gestión de ganancias

A los ricos les gusta invertir en acciones porque cuando llega el momento de vender, los impuestos suelen ser más bajos que las tasas sobre los ingresos salariales, si su patrimonio se mantuvo con poco cambio durante más de un año. También pueden permitirse asumir mayores riesgos.

“Muchos de los que tienen mayor patrimonio neto también tienen preferencias de mayor tolerancia al riesgo y capacidad de riesgo”, dijo Ron Carson, fundador y CEO de Carson Group y coautor de “Avalanche: The 9 Principles for Uncovering True Wealth”.

Las tasas impositivas sobre ganancias de capital a largo plazo son 0%, 15% y 20% para 2018, dependiendo de sus ingresos. Los impuestos federales sobre los salarios van del 10% para los ingresos más bajos al 37% para el más alto. Los impuestos sobre las ganancias de capital a corto plazo sobre las acciones mantenidas durante menos de un año están vinculados a su categoría impositiva federal.

Los ricos también buscan administrar esas ganancias y pérdidas de capital para su ventaja fiscal, señaló Featherngill.

Por ejemplo, tiende a haber una “avalancha de actividad” al final del año, con personas que intentan asumir pérdidas para compensar algunas de las ganancias que obtuvieron a principios de año. También invierten en comunidades de bajos ingresos, como una forma de diferir las ganancias de capital.

Gestionar activos como un negocio

Una forma de ahorrar en impuestos es crear una estructura, como una compañía de responsabilidad limitada, o LLC, para administrar múltiples inversiones, dijo Featherngill. Podría incluir activos de cartera, bienes raíces o un negocio.

“Si la LLC es una compañía de administración que proporciona supervisión y asesoramiento a los propietarios de los activos, bajo ciertas circunstancias, los gastos incurridos por la LLC serán deducibles como gastos comerciales”, explicó Carson.

Exenciones de bienes y regalos

Las deducciones por donaciones y bienes ayudan a reducir los ingresos gravables, pero ahora hay más razones para aprovecharlas.

Gracias a la nueva ley tributaria, las deducciones se han duplicado temporalmente. Las personas ahora pueden reclamar hasta 11,18 millones de dólares, en comparación con el límite de 5,29 millones por individuo en 2017. La exención expira después de finales de 2025, por lo que los ricos se están aprovechando, dijo Featherngill.

Muchos de ellos están estableciendo fideicomisos a largo plazo, que permite que la riqueza se transmita de generación en generación. Si bien está sujeto a impuestos sobre la renta, no será gravado como un regalo si cumple con el límite y no estará sujeto al impuesto sobre el patrimonio cuando salga el dinero.

Sin embargo, dados los costos involucrados en la configuración y administración de un fideicomiso de múltiples generaciones, solo tiene sentido cuando tiene que comprometer 5 millones o más, explicó Featherngill.

Plan de beneficio definido

Un plan de beneficios definidos permite a los dueños de negocios contribuir una cantidad sustancial de dinero para la jubilación.

“Esta puede ser una excelente manera para que una persona de alto patrimonio neto que maneje un negocio exitoso reserve dinero con impuestos diferidos por encima y más allá de lo que puede dejar de lado en un 401 (k)”, explicó Carson.

Es particularmente atractivo para los ricos debido a las limitaciones en la deducción del 20 por ciento de ingresos de negocios calificados que forma parte de la nueva ley tributaria.

La contribución a un plan de beneficios definidos “ayudará a reducir el ingreso sujeto a impuestos de la persona, reduciendo sus impuestos para el año en curso”, señaló Carson.

Sin embargo, los planes de beneficios definidos no funcionarán para todos los dueños de negocios de altos ingresos.

“Debe asegurarse de que se ajuste a sus ahorros de jubilación y a las necesidades operativas de la empresa”, explicó. “Para otros, una IRA SEP, IRA SIMPLE o 401 (k) podría ser una forma más económica y efectiva de ahorrar y reducir su factura de impuestos”.